BIZCOCHO DE LIMÓN CON STEVIA [Mensajeros]

Bizcocho de limon con steviaBizcocho de limon con stevia

Bizcocho de limon con stevia

– Buenos días, la señora Ana Melm?

– Sí, soy yo [aunque lo de señora te lo podrías haber ahorrado, capullo]

– Mire, llamo de la agencia de mensajería. Le he dejado su paquete a su vecino del C, el Señor Fulanito, que me ha dicho que no había problema en recogérselo.

Señor Fulanito. Mi vecino del C. Ese vecino.

Vamos a ver. Vivo en un portal con 28 viviendas, la mía y 27 más. Y en cinco años, y considerando que vivo en un patio de corrala, que facilita la socialización vecinal, he cruzado palabras más o menos breves con 26 de mis 27 vecinos. Con algunos es hola y adiós, con otros hablamos del tiempo o de lo sucia que anda la azotea últimamente, y con los que menos nos contamos de todo y hasta nos regalamos esquejes de plantas y lechugas del pueblo. Queda uno, si habéis hecho las cuentas. El Señor Fulanito, mi vecino del C.

Que no es que sea antipático, o mejor dicho, no sólo es antipático. Es que es idiota. De verdad, y muy maleducado. Vivimos pared con pared, y en cinco años, todavía estoy esperando a que me devuelva el saludo una sola vez, aunque sea por Navidad.

Pues el vecino del C, tiene mis tres sartenes de hierro mineral que acabo de encargar a una web de menaje de cocina maravillosa. Unos seis kilos de hierro delicadamente envueltos en papel grueso con dibujitos molones y en montones de burbuja para hacer finalmente un paquete… digamos… enorme. Gigantesco. Que no sabía si me habían mandado mis sartenes o un quad, básicamente.

Y en lugar de mi adorable vecina Roge, que es un encanto, o la del tercero que es #amordelbueno y me regala esquejes y plantitas, se lo dejan al Fulanito, al tipo más antipático, insociable y maleducado de todo el edificio y parte del extranjero. Hay que joderse con la puntería del mensajero.

Total, que dispuesta a recuperar mis sartenes, mandé al vikingo en expedición a la puerta de al lado [no por nada, sino porque cuando el mensajero me llamó yo no estaba en casa y él tuvo la mala suerte de llegar antes que yo]. Volvieron. Vikingo y sartenes estaban en casa cuando llegué. El vecino, de pronto, estaba simpático. No sé, que lo mismo se le fue la mano con el whisky del relleno del pavo y estaba el hombre más feliz que de costumbre, pero la cosa es que fue majo y todo.

No hizo ningún comentario sobre las visitas que mi gata hace a su cocina [sí, lo sé, pero no puedo controlarla, la gata tiene su propio círculo social en el patio] ni comentarios hirientes sobre paquetes gigantescos dejados en su casa. Nada de nada. Que no quiere decir esto que me vaya a arriesgar yo a que me vuelva a pasar, entendedme. Que lo mismo ese día estaba el hombre contento y luego se le ha pasado. Yo voy a ir poco a poco, primero, cuando le vea, le saludo, y a ver que pasa.

Y si veo que sí, que me contesta, quien sabe, un día le invito a este bizcocho de limón que le he robado vilmente a Duly’s kitchen en el #asaltablogs de este mes y ya pongo su dirección en mis paquetes porque total, ¡a mí me vendría estupendamente que me los recogiera!

Bizcocho de limon con stevia
Bizcocho de limon con steviaBizcocho de limon con stevia

CAL 379.9 · HC 37,9 · PR 9,9 · GR 22,3 [100 G]

INGREDIENTES
Huevos, 3 grandes
Aceite suave, 90 g 
Yogur, 125 g [sin lactosa o de soja, salvo que tengas yogur artesanal, que no tiene lactosa]
Limón, zumo de medio y ralladura de uno o dos
Harina, 250 g
Levadura de repostería, 15 g
Stevia, equivalente a 200 g de azúcar*
Semillas de amapola, 1 cucharada sopera
 
*Consulta aquí como encontrar la equivalencia de stevia para el azúcar.
Nota importante:  La stevia NO endulza igual que el azúcar. Es algo más sosa y si usas mucha, puede ser ligeramente amarga. Si quieres que se note menos, puedes sustituir sólo una parte del azúcar, o usar bien los sabores del bizcocho para que no se note, poniendo más limón o añadiendo coco rallado, por ejemplo. Pero no esperes que sea exactamente igual al azúcar, la diferencia, uses la stevia que uses, se va a notar. Sobre todo con las líquidas.
 
MODUS  OPERANDI

Precalentamos el horno a 200 ºC. Pesamos la harina y la levadura, y las reservamos.

En un bol de buen tamaño batimos los huevos con una varilla eléctrica hasta que estén esponjosos y blanquecinos, y añadimos la stevia sobre esta mezcla. A los huevos incorporamos de uno en uno el aceite, el yogur, el zumo y la ralladura de medio limón y por último las semillas de amapola. Lo mezclaremos a velocidad muy baja y sólo hasta que esté un poco integrado, sin batir en exceso.

Por último incorporamos a la mezcla la harina, que iremos tamizando antes de añadirla. Lo haremos poco a poco, en cinco o seis veces, y la mezclaremos suavemente con una espátula y movimientos envolventes.

Bizcocho de limon con stevia

Volcamos la masa a un molde, y lo metemos al horno a 180 ºC. Tardará de 40 a 50 minutos, según el horno. El mío es muy rápido y estuvo listo en 35, pero lo normal es que tarde un poco más. De todos modos, la única forma de saberlo es pinchando el centro del bizcocho antes de sacarlo del horno.

31 Comments

  1. jajajjaj yo me he ido de una urbanización de 150 viviendas y solo tenía trato para hablar del tiempo y de que el ascensor se estropea mucho con dos vecinos o sea que no te quejes, la suerte que tenía que el portero me cogia siempre los paquetes, bueno mas bien el vaguera del mensajero que ni llamaba al timbre porque le costaba subir a un tercero CON ascensor y directamente lo dejaba en la garita, Y ahora? pues si no estoy en casa y es un bulto que pesa poco y no se puede romper le digo que me lo tire por encima de la valla con el siguiente salto de alarma pero bueno me apaño. Me encanta este bizcocho limon semillas de amapola sin azucar… q mas se puede pedir.. yo pongo el té y la mantita para taparnos las piernas jejehe q asi estoy ahora q va a ser q tengo q guardar el pijama de verano, besos

    Reply
  2. Elena

    Como tú dices, qué puntería el mensajero… yo también hubiera mandado al vikingo a recoger el paquete😂😂 Tu bizcocho tiene una pinta deliciosa, muy a gusto me comía un trocito.
    Un besote

    Reply
  3. Jajaja, es que me troncho contigo, mira que dejarle el paquete al único vecino que no saluda siquiera, aunque no te quejes si solo es uno, donde yo vivo hemos pasado de ser una escalera donde todos nos conocíamos y ayudábamos, a una escalera que te topas con alguien y dices ¿de que piso es? :((, y bueno si somos unos 25 vecinos y te saludan 4 ya puedes darte con un canto. Que triste por dios.
    El bizcocho de limón se ve exquisito, a mi todo lo de cítricos me pierde,jeje, y me ha gustado saber algo sobre la stevia, imagino que será distinta del azúcar pero bueno….será mejor que no hacer ningún bizcocho por no usar azúcar.
    Besote!!!!

    Reply
  4. Yo soy el vecino del C… bueno, en mi caso el del D. Soy borde, lo reconozco. Es más, lo hago aposta… no vaya a ser que den mi dirección para que me ponga a recoger sartenes de vecinos.

    Pues solo me faltaba!.

    PD, el bizcocho mola, con su crunchi amapolero y todo. Pero sigo siendo borde

    Reply
  5. Que bizcocho tan OMG! para la hora del té. O tan oh la lá! para desayunar. O tan Osti que bo! para merendar. Espero que la experiencia paquetera+ un cachillo de bizcocho permitan a tu vecino mirarte de otra manera… buena, me refiero! ;) :)

    Reply
  6. Victoria E

    Hola ……….hoy he publicado un bizcocho de vainilla con semillas de amapolas………….y como el tuyo esta de muerte¡¡¡
    Feliz semana ¡¡¡¡ Besitos’¡¡

    Reply
  7. Que rico!! Me encanta el bizcocho de limón, con stevia o sin ella. Y el crujiente que le da las semillas de amapola es genial. Si le das un trocito a tu vecino te sonreirá toda la vida… aunque mejor, no le des nada al antipático y me lo mandas a mí!! que soy la mar de salá

    Reply
  8. Yo nunca me he encontrado con la situación de que un vecino recoja mis paquetes, y eso que recibimos muuuuchos. En Madrid siempre hemos vivido con portero y ya procuramos dejar autorización firmada para que recojan todo, porque los mensajeros y carteros tienen la puntería de llegar justo cuando no estoy (que trabajando en casa tiene narices también la cosa, pero no falla).
    Lo de los vecinos antipáticos que no devuelven saludos es un misterio! Siempre hay uno, verdad? Y luego de repente descubres que pueden ser amables y majetes! O son ramalazos momentáneos y al día siguiente vuelven a su cara de vinagre xD

    Me chifla la combinación de limón y semillas de amapola en bizcochos :) Una de mis recetas favoritas es con queso crema en lugar de yogur, queda como una nube!

    Un abrazo

    Reply
  9. Vale, estupendo, el bizcocho está monísimo y se ve delicioso y apetecible, sobretodo porqué es de limón y esto siempre es un plus, pero yo me he quedado con las ganas de ver las súper sartenes molonas y lo que nos harás en ellas; o si me apuras, alguna de las plantitas o lechugas que intercambias con tus vecinas molonas :-)

    La Ley de Murphy habla en alguno de sus artículos de vecinos capullos y recogida de paquetes?

    Un beso, bonita!

    Blanca

    Reply
  10. Ji ji. Vecino simpático a la espera de que le hagas un bizcocho.

    Me encantan las relaciones que hacéis con el resto de la blogosfera, lo del asaltablogs y demás. Yo nunca sé dónde informarme de esas cosas… Que luego lo mismo no tengo tiempo de cocinar ni nada y no lo hago, pero al menos saberlo!

    Reply
  11. En mi casa tengo muchos “fulanitos” de esos. Deben ser descendientes de la pata del Cid, porque yo vivo en una urbanización un poco “pija” y no debo dar la talla.

    El bizcocho me encanta. Esas semillitas que se quedan entre los dientes y que me dedico a buscar para partirlas por la mtiad son de flechazo total.

    Bss

    Elena

    Reply
  12. Vaya punteria la del mensajero jajaja por lo menos tu vecino fue agradabel en mi edificio somos 8 vecinos pero como trabajamos todos siempre envio los paquetes a la zapateria de mi prima alli siempre se que se recoge.
    El bizcocho seguro estaba de rexupete no lo siguiente , te ha quedado de relujo la foto del corte es de lo mas tentador.
    Bicos mil wapa.

    Reply
  13. Patty Frattini

    Hola! Vaya peripecia, yo que tú le daria al del “c” un voto de confianza para que Amazon siga repartiendo sin miedo en tu casa.😂.
    Un bizcocho estupendo y te diré que nunca he usado ese edulcorante.
    Me ha gustado como siempre el prólogo de tu post. Muchos besos

    Reply
  14. LLevo muy mal el asunto de los edulcorantes y he hecho bastantes pruebas, pero la stevia de la marca Truvia no me disgusta, es la única que tiene un sabor medio normal.
    El bizcocho se ve muy rico Ana, con esas semillitas de amapola.
    Bss

    Reply
  15. Toñi Sempere

    Yo vivo alejada del vecinaje, mis vecinos laterales, (o colaterales) están a unos cuantos metros, como 100, y nos encerramos cada uno en nuestra guarida y sólo nos hablamos cuando hay un corte de luz, para comprobar que ha sido general y no se trata de algo de la casa. No se si sabré ya vivir en sociedad…
    Me gusta que destaques que endulzar con stevia es eso, y no se parece al azúcar. yo todavía no consigo aguantarla, no me gusta el sabor, y quería probar cocinar con ella para ver si consigo asi hacerme a su sabor, haré algo pequeño para ver si mi tropa se lo come,(y yo)
    Tu bizcocho se ve delicioso,y con esas semillitas aún más!

    Reply
  16. Te entiendo a la perfección con las empresas de paquetería. Yo compre mi cámara Reflex por Amazon, me llegó un mensaje “su pedido ha sido entregado” mientras estaba en el trabajo…cuando llamé me dijeron “se lo hemos entregado a su vecino X”…¿Gracias por preguntar y/o avisarme?

    El bizcocho tiene una pinta insuperable, me encantan los de limón, son super frescos. Y el toque de las semillas de amapola me ha encantado, creo que te lo voy a copiar….

    ¡Un saludo!

    Reply
  17. En la mayoría de las casas hay alguno como tu vecino Ana, pero seguro que ahora será más amable. EL bizcocho me encanta, se ve muy jugoso!! Me guardo tu receta que ahora no puedo tomar azúcar y me irá de perlas.
    Buen asalto guapa!
    Un bst.

    Reply
  18. Yo me llevo bien con casi todos mis vecinos pero recuerdo la historia de un paquete mio que entregaron a la madre de una vecina, que abrieron…y hasta que descubrí quién tenía mi paquete pasaron semanas, enfín sin rencor. Tu vecino del C merece un trozo de bizcocho pero cuidado igual ahora no te lo quitas de encima, jajjaja !!
    Te ha quedado de lujo, son de estos que en mi casa no llegan nunca a los vecinos. Besos.

    Reply
  19. Uauuuu!!! quiero esos sartenes de hierro, el vikingo te los rescato y el vecino de buena onda aquel día…., que más se le puede pedir a la vida, que un buen trozo de este pastel de limón, de mis preferidos en casa. Delicioso asalto Ana ;)

    Reply
  20. jejejeje yo hace seis años que vivo en una urbanización y sólo he conseguido saludar a dos vecinos, el resto son fantasmas o coches que pasan a velocidad de la luz hasta la cochera. El bizcocho riquísimo, tengo que probarlo con las semillas de amapola. kissess

    Reply
  21. Que hagan eso da mucha, mucha rabia. Tú imagínate por un casual que yo soy tu vecina. Llama el mensajero y me deja un paquete enorme, con un papel la mar de mono y relleno de sartenes que son la rebomba. No me considero mala persona, pero oye, que quizás no me vuelves a ver el pelo (ni las sartenes) :p Un bizcocho genial. Me encanta el limón con la amapola! ñam

    Reply

Habla ahora o calla para siempre...