MUFFINS DE CAFE CAPUCCINO [Regalitos promocionales]

No esperaba gran cosa del sobre de cosa para hacer café capuccino que me regalaron en el metro, pero oye, han salido unos muffins de café la mar de apañaos.

Hay que decir que del blog de mi amiga Marga, Azafranes y canelas, sí esperaba mucho. Eso sí. ¡Menuda edición de #asaltablogs, asaltando justo a la organizadora!

Pero del sobre… en fin. Que lo tenía de casualidad. En algunas ciudades, donde se reparte prensa [o algo parecido] gratuita en el transporte público o en lugares públicos en general, a veces los mismos trabajadores que te dan la prensa te dan artículos promocionales de empresas que hacen campañas con productos nuevos.

Y de pronto vas tú al metro de par de mañana, detrás del personal del ayuntamiento que pone las calles para que puedas pasar, y te encuentras al repartidor [en mi estación es un chico] con una caja enorme de cosas que nadie sabe qué son pero todo el mundo hace cola para cogerlas.

Yo también pico algunas veces. Es gratis. Y eso hace un efecto llamada por el cual la gente que jamás de los jamases para a por la prensa o se digna a dar unos buenos días al muchacho, de pronto hagan fila para recibir… un batido de chocolate, un zumo, una chocolatina, unos chicles o un sobre de capuccino.

De todo lo que me han dado hasta ahora [a ver, que todos los días no vienen, digamos que esto ocurre una vez al mes, dos como mucho] creo que no he podido probar… nada… o casi nada. Me han encasquetado para probar donuts que tienen leche en polvo y en todo caso no me gustan, chocolatinas que no puedo comer por la misma razón, o batidos… de leche. Vamos, que hasta la fecha todo lo que me dan tiene leche y azúcar. Anda que me regalan algo que pueda comer, no se, un tallo de brócoli, unas avellanas, una manzana. Pues no. Sólo chucherías y comida de dudosa composición. En fin.

Pero mira, que un par de veces me han dado sobres de estos de café soluble que aunque yo no los gasto, luego me arreglan algunos bizcochos o unos muffins, y me vienen bien.

De hecho cuando vi los muffins en el índice de Marga, llevaba este sobre de capuccino soluble en el bolso porque lo había cogido la misma mañana, tenía en el congelador un poquito de ganache de chocolate y café de una tarta de cumpleaños… y me vino de maravilla todo. Receta, capuccino, ganache. Win win.

MUFFINS DE CAFÉ CAPUCCINO

INGREDIENTES

  • Mantequilla en pomada*, 125g
  • Azúcar glas, 100g
  • Huevo, 1
  • Leche, 3 cucharadas
  • Harina, 100g
  • Levadura, 1 cucharadita [unos 8-10g]
  • Café capuccino soluble, 1 sobre
  • Decoración al gusto [en las fotos, ganache de chocolate y café]

*En pomada es a temperatura ambiente, blandita pero no derretida

MODUS OPERANDI

Lo primero primerísimo que haremos será encender el horno a temperatura infierno [no pirólisis, que os veo! al máximo que tenga para cocinar] para que esté precalentado cuando lo vayamos a usar. A tope. Ya lo bajaremos.

Y empezamos a preparar los muffins de capuccino.

Si no hemos ablandado antes la mantequilla, podemos cortarla en daditos y dejarla un rato sobre un radiador, o al sol, o darle unos segundos de microondas, sin fundirla.

En un bol batimos con varillas eléctricas [altamente recomendable usar varillas eléctricas, aunque se puede hacer a mano y con mucha energía] la mantequilla y el azúcar glas hasta que la mezcla comience a blanquear. A esa mezcla añadimos el huevo ligeramente batido, y seguimos con las varillas hasta que coja volumen.

En este punto, que la mezcla sea cremosa y voluminosa, incorporamos dos cucharadas de leche y seguimos batiendo.

Y cuando lo tengamos ya integrado, añadimos la harina tamizada con la levadura, y la mezclamos en movimientos envolventes. Ya tenemos la mezcla para los muffins, sólo falta añadir el sabor a café.

Para ello disolvemos la mitad del sobre de café en una cucharada de leche, un poco caliente para que se disuelva sin problemas, y lo añadimos a la masa. Incorporamos también la otra mitad del sobre sin disolver para que haya puntitos de sabor repartidos por los muffins.

La masa está lista del todo. La ponemos en cápsulas de muffin, que colocaremos en un molde para muffins para evitar que se abran demasiado, y lo horneamos todo a 180ºC durante unos 15-20 minutos, según el tamaño de las cápsulas y la potencia del horno.

Cuando las saquemos, ponemos el molde en una rejilla y esperamos 5 minutos sin sacar los muffins, y pasado ese tiempo los pasamos a la rejilla para que enfríen.

Decoramos al gusto. Yo he utilizado un ganache de chocolate y café que tenía en el congelador de una tarta de cumpleaños que hice hace poco. Lo he puesto en una manga, y lo he gastado en estos muffins.

7 Comments

  1. Win Win! Lo tenias todo! Como me alegro que te haya encajado a la perfección la receta, de eso se trata, de saber darle uso a ingredientes olvidados, aunque sea una muestra de café entregada por un chaval cabizbajo en la esquina del metro….(con gorra azul, mochila bandolera y muy diligente, repartiendo «prensa» de forma automática con una mano y con la otra lanzando sobres de capuccino a la plebe que tiene que madrugar y montar en metro)

    Ni que decir tiene que te han quedado de lujo, y es que esta receta es sencilla y con un resultado bastante bueno. Pero el mérito no es de la receta, es tuyo porque tienes unas manos de oro en la cocina, sobre todo en materia panarra y territorios dulces.

    Querida amigo, solo me queda decirte que muchi-si-si-simas gracias por asaltarme, estoy encantada que te hayas paseado por mi cocina a tus anchas. La dejo abierta para que vuelvas cuando quieras, siempre te estaré esperando con la cafetera puesta lista para tomar café. Besazos.

    Reply

Responder a Hirma Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.