PAN POLAR INTEGRAL AL 65% [TUNNBRÖD] [Suecos]


CAL 193,1 · HC 40,2 · PR 6,6 · GR 1,2 [POR PAN]

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Hace demasiado tiempo que me gusta amasar pan. Demasiado.

Sentir una masa pegada a mis dedos es algo casi pornográfico, o gastro-pornográfico, es el sueño sucio de mis desparrames culinarios.

Tengo tanta devoción a los pegotitos de masa bajo las uñas, que me gusta amasar incluso cuando me involucro sentimentalmente en un ménage-à-trois con harina de trigo y centeno [vosotros que habéis amasado el centeno lo sabéis bien].

No he usado cebada, como hacen los suecos en algunas versiones de este pan, [me he hecho la sueca-europea-despistada por esta vez]. Trigo y centeno está bien. Muy bien.

Tengo una buena amiga que ha vivido durante muchos años en Estocolmo, hasta hace muy poco, que se mudó a Belfast. Cuando volvía a España, de vez en cuando se quedaba uno o dos días en mi casa, en Madrid.

No es fácil convivir con las pocas horas de luz solar, el frío eterno, los suecos y su carácter distante y excesivamente medido, los palazos de nieve, los arenques, las albóndigas suecas y el ponche. Si eres una española alegre y extrovertida, a la que gusta bailar y salir de cañas, estás perdida. No es tu país.

Hemos compartido cenas agradables en Madrid, siempre con jamón y un buen vino en la mesa, en las que me ha hablado sobre su vida allí, su relación con los suecos, con el sistema fiscal, las comidas a lo europeo a las que nunca se acostumbró, y con las horas de luz.

Y he llegado a la conclusión de que los suecos no son fríos y distantes, sino que expresan sus emociones de diferente manera a nosotros, que somos ruidosos y expresivos y sin conocernos apenas ya nos abrazamos y nos gritamos y nos saludamos a la voz de Puriiiiiiiii pero cuanto tiempooooooooo niñaaaaaaaa!

Los suecos se expresan, en parte, a través de sus panes. No todo, claro, solo un poco. Panes intensos, llenos de sabores muy especiales, panes oscuros, integrales, a veces planos. Son una de las cosas que me hacen compartir un trozo de realidad con los suecos.

Y yo siempre he sentido una cierta fascinación por todos los panes que vienen de porahíarriba, todos esos panes intensos que saben a centeno, a cardamomo, a alcaravea, a piel de naranja.

Así que al ver la propuesta para Septiembre de Bake the World, me encantó [siempre me encantan].

Me da un poco de pena que mi amiga no haya podido estar aquí estos días para compartir este pan polar, me guardo con mimo la receta por si un día se viene desde Belfast y decide quedarse unas horas conmigo. Quien sabe, algún día echará de menos este país del que acumula tantos años de recuerdos, y lo podremos sentir una vez más aunque solo sea con un trocito de pan polar y un arenque.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

INGREDIENTES
[2 PERSONAS. 4 PANES EN UNA SARTÉN DE 18 CM]

Harina blanca de trigo, panificable, 75 gr
Harina integral de trigo, 75 gr [se pueden poner 150 gr de harina blanca en lugar de mitad y mitad]
Harina integral de centeno, 75 gr
Levadura fresca de panadero, 15-20 gr [o levadura seca de panadero, 4 gr]
Agua tibia, 100 ml
Yogur natural, 2 cucharadas [unos 30-40 grs]
Miel, 1 cucharada
Semillas de hinojo, opcionales [o alcaravea, cominos, o cualquier otra cosa que se nos antoje]
Sal, media cucharadita [3-4 gr, lo correcto sería 4,5 pero yo personalmente pongo siempre un poco menos]

*En las fotos: queso fresco, salmón marinado, aguacate, pepinillo solo en algunas, y eneldo.

MODUS OPERANDI

*Aviso a navegantes: Si no has amasado nunca centeno, no te asustes cuando la masa se empiece a pegar a las manos, encimera y en general a todo lo que encuentre a su paso. Es normal.

En un bol, tamizamos juntas las tres harinas, y añadimos la sal y las semillas de hinojo previamente espachurradas [ligeramente, en el mortero].

Incorporamos la levadura, la miel, el yogur y casi todo el agua [dejamos unos 25 ml para más adelante]. Amasamos y poco a poco incorporamos el agua que hemos reservado. El centeno agradecerá este detalle y se pegará un poco menos.

Amasamos el conjunto unos 10 minutos, más menos, hasta tener una bola de masa razonablemente lisa y manejable*. Dejamos reposar la masa en un bol previamente aceitado o enharinado y cubierta por un paño o con papel film. Esperamos hasta que doble su volumen. Esto dependerá de la temperatura que tengamos en casa, tarda entre una y dos horas.

Al cabo de este tiempo, dividimos la bola en cuatro porciones iguales, las estiramos con ayuda de un rodillo, y las pinchamos con un tenedor [o un rodillo de pinchos para masas, si tienes uno] para evitar que se hinche el pan durante la cocción.

Inmediatamente lo ponemos en una sartén sin engrasar, y lo dejamos 2 minutos por cada lado.

*Las masas de pan dependen en gran medida de la cantidad de agua que absorbe cada harina, y podemos necesitar una pequeña rectificación de harina o de agua. Yo tuve que añadir harina, pero creo que fue porque me pasé poniendo yogur… y dejé demasiado hidratada la masa.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

35 thoughts on “PAN POLAR INTEGRAL AL 65% [TUNNBRÖD] [Suecos]”

  1. Me ha encantado tu post de principio a fin, me he reido y he disfrutado de lo lindo. Y además con ese enchufe directo los panes te han quedado de miedo. A mi el patrón casi no se me marcó y creo que los aplané demasiado, pero el resultado a pesar de lo finos que los hice resultó sorprendentemente tierno. Una maravilla. La proxima vez trataré de darle un poco mas de grosor y probar. Bss

    Virginia “sweet and sour”

  2. Como me he reído con tu post, y debo reconocer que secretamente también tengo un sentimiento gastro-pornográfico con la masa entre mis manos, jajaja!!

    Me ha encantado el pan que has preparado, yo hice una versión más gruesa, pero creo que cuando los vuelva a hacer, intentaré esta versión más finita, y el relleno con aguacate me ha gustado mucho!

    Me quedo por aquí visitándote!

    Besos!

  3. Qué bonitos recuerdos de tu amiga y de sus experiencias viviendo en Suecia. Yo no sé si me acostumbraría a la vida allí, pero sobre todo por lo de la poca luz solar, a pesar de que me gusta el invierno…
    Me ha gustado mucho el concepto de expresar emociones a través del pan, y el concepto gastro-pornográfico :). Yo también adoro amasar y pringarme las manos y los pegotitos de masa… Por eso me resisto a comprar una panificadora, necesito sentir las masas con mis manos.

    Me apetece mucho probar esta receta, es un tipo de pan que me gusta mucho.

    Un abrazo

  4. Pero qué difícil debe ser vivir durante meses y meses en un país donde el sol brille precisamente por su ausencia. Yo estuve viviendo en Irlanda cinco meses y lo llevé bien, aunque a veces me venía un cierto bajón por lo poco que veía el sol. Pero sé incluso de una persona que después de estar viviendo años y años en Londres, tuvo que volver a España por una depresión. No soportaba más la vida sin sol.

    Desconozco por completo la gastronomía sueca. Así que no puedo dar nada a cambio en mi comentario, pero sí te puedo decir que me he quedado con ganas de participar en el reto. ¡No ha podido ser! Tú has disfrutado mogollón y has fortalecido tus relaciones sentimentales con la masa. Hay un cierto aire erótico más que latente en tu entrada ;) je je je.

    Un beso y feliz semana

  5. Bonito post, es un bello canto a la amistad y una reflexión muy interesante sobre los suecos, yo he estado de visita y el país es precioso y ellos me parecen muy amables y extremadamente educados…y no cabe duda que sus panes y su bollería es muy rica, sobre todo a los que nos gustan las especies.
    Tu pan ha quedado fantástico, lo que no es extraño teniendo en cuenta tu relación con la masa.
    Me he divertido leyendo tu post
    Un bico

  6. Me ha encantado el post y seguro que si tu amiga viene de nuevo hacerte u.a visita y le preparas el pan no se querra ir de tu casa a Belfast.
    Te ha quedado de relujo y aunque ya he tomado nota de la receta en otro blog me llevo tambien la tuya estas harinas las tengo siempre en casa ya te contare cuando lo haga.
    Bicos mil wapa.

  7. Ana, llevaba tanto tiempo sin pasar por aquí (demasiado) que no sabía que habías cambiado el nombre del blog ni la imagen. Y, oye, que te ha quedado todo la mar de bonito aunque a mi el nombre “mis vacas flacas” me gustaba muuuuuuucho y me sigue gustando. Me he sentido despistada al aterrizar en Migas en la mesa pero no he tardado en ubicarme :)

    Lo de que los escandinavos se expresan a través de sus panes me ha parecido una gran verdad. Son grandes amantes de ellos y están muy aferrados a sus masas que encuentro exquisitas.

    Espero que la próxima vez que te reunas con tu amiga le prepares este pan polar porque seguro que te lo agradece de corazón y, quién sabe?, lo mismo hasta te da un abrazo !!!

    Bss

  8. Cary! a mi me gusta amasar pan pero de ahí a que lo vea como algo pornográfico….jajaja! lo tuyo es muy fuerte!
    Me ha gustado la receta de este pan y el acompañamiento que le has puesto también, así que me animare a hacerlo un día, pues ademas es fácil de hacer. Besos

  9. Muy buenas, estoy encantada de haber descubierto tu blog, he estado curioseando un poquito y tengo que decirte que me quedo por aquí porque me gusta y mucho. Este pan tiene una pinta realmente apetecible, un beso de la dulce Ali

  10. Hola preciosa, perdona por tardar tanto, llevo dos dias un poquito mala por el tema del azucar, ya se sabe, un poco de descontrol y mi cuerpo falla muchisimo, pero bueno, ahora ya me empiezo a encontrar mejor. Pues que te voy a contar, de todas las recetas y entradas que he visto de este pan, esta tuya es la que más me ha gustado, me has encantado con tus explicaciones, de verdad, me has hecho querer descubrir lo panes de “alla arriba” jjajaja De verdad, me ha encantado, ahora si que tengo ganas de probar este pan, y gracias por avisar con el centeno, creo que eso es un gran aviso!! Porque cuando no hemos utilizado harinas asi, y nos encontramos con un panorama como el de… no hay por donde no se enganche la masa, si no nos avisan… va directo a la basura jajajaja

    Encima me gusta mucho como lo has combinado con el salmon y el aguacate, me encanta chiquilla! un gran olé por tu receta! Un besote enorme

  11. tu entrada ha empezado de una forma que me ha hecho reir y se ha ido convirtiendo en algo dulce, definiendo la relación con tu amiga, me ha gustado mucho y eso que no siempre hay tiempo de leer las entradas tranquilamente….y el pan rico rico…besos

  12. tu entrada ha empezado de una forma que me ha hecho reir y se ha ido convirtiendo en algo dulce, definiendo la relación con tu amiga, me ha gustado mucho y eso que no siempre hay tiempo de leer las entradas tranquilamente….y el pan rico rico…besos

  13. Me ha encantado tu entrada toda llena de esos recuerdos. Una entrada con miga, la que no desarrolla este tipo de pan, jejjeje.
    Yo también soy de meter las manos en la masa y sentirla bajo las uñas y con la harina de centeno… uffff, solo de pensarlo se me poner los pelos de punta, una verdadera gozada. Algo que solo los muy panarras pueden entender.
    Un besazo

Habla ahora o calla para siempre...