PASTA -PAPARDELLE- CON ALBÓNDIGAS [Y avena]

Me flipan las albóndigas.

Y desde que las hago con avena en copos, más. Fue por casualidad, un día que no tenía harina de garbanzos ni pan, y se me ocurrió que los copos de avena podrían funcionar.

Los copos necesitan un poco de reposo, pero si se lo das, absorben los líquidos, se hinchan y quedan melosos y ricos, hacen las albóndigas muy jugosas y tienen buen sabor. Todo ventajas. Hay que tener cuidado con no poner de más, porque cuando reposan compactan bastante.

Cuando hago albóndigas, lo normal es que si me lío ya me lío para hacer mogollón. No sé, medio kilo, un kilo, cosas así. Somos dos. Medio kilo es mucho. Un kilo es un disparate.

Suerte que las albóndigas son muy sufridas ellas, y no les importa ni un poquito que las congeles y las uses esos días tontorrones que llegas a casa tarde del aperitivo y no te apetece cocinar.

Las sacas, les pones un poco de arroz, o un plato de pasta, y tienes una comida estupenda en un momentín.

En esta edición del #asaltablogs, le he saqueado a Juna en la cocina una receta estupenda de papardelle con albóndigas, que ella deja muy abierta porque no especifica qué albóndigas ha usado o qué tipo de salsa de tomate usa; de modo que he hecho esta receta con las albóndigas que suelo hacer [pollo con avena] y mi salsa de tomate habitual [hago cantidades ingentes de salsa de tomate cuando es temporada, y la pongo en conserva]. Esta vez he preparado todo desde cero porque no tenía salsa de tomate hecha.

Y le he puesto unos papardelle, que nunca había cocinado, y me han encantado.

PAPARDELLE CON ALBÓNDIGAS DE POLLO Y SALSA DE TOMATE

INGREDIENTES

[4 RACIONES]

  • Albóndigas
    • Carne picada de pollo, 500 g
    • Huevo, 1
    • Copos de avena, 60 g [los que necesites para tener una textura adecuada, también puede ser pan rallado en lugar de avena]
    • Ajo, 1 diente
    • Sal, pimienta, perejil
    • Harina, 2-3 cucharadas, para rebozar
  • Salsa de tomate
    • Tomate triturado, 800 g
    • Cebolla, 1 mediana [unos 100-150 g]
    • Zanahoria, 1 [unos 75-100g]
    • Ajo, 2 dientes
    • Pimiento, medio verde y un cuarto de rojo [unos 50 g de cada]
    • Sal, pimienta, aceite
  • Resto de ingredientes
    • Papardelle, 300 g
    • Cebolla, media [unos 75-100g]
    • Vino blanco, medio vasito [50-75 ml]
    • Sal, pimienta

MODUS OPERANDI

Para hacer esta receta de pasta con albóndigas, podemos preparar todo o partir de algunas elaboraciones ya hechas. Yo he cocinado todas las partes de la receta, pero se puede usar una salsa de tomate comprada o un tomate frito; y las albóndigas también se venden ya hechas o puedes usar la receta que a ti te guste más.

Albóndigas

Para hacer las albóndigas, ponemos toda la carne de pollo en un cuenco y la movemos un poco con las manos para que se suelte. Añadimos un huevo ligeramente batido, y salpimentamos. Incorporamos el ajo muy picado, perejil también picado y los copos de avena. Podemos usar pan rallado si nos gusta más, o miga de pan mojada en leche. Yo uso avena porque me parece que absorbe bastante el líquido y las deja jugosas, pero es gusto personal.

La textura tiene que ser justo que se puedan formar albóndigas pero aún estén muy blandas. La avena absorbe líquidos en el reposo, y engorda un poco más conforme lo hace. Removemos, y dejamos reposar hasta que la salsa de tomate esté a punto de terminarse.

Cuando no falte mucho para que termine de cocinarse la salsa, formamos las albóndigas, y las enharinamos ligeramente [sacudiendo bien el exceso de harina]. Las reservamos.

Salsa de tomate

Para la salsa de tomate, empezaremos preparando toda la verdura: pelamos y picamos muy pequeño la cebolla, zanahoria, ajos y pimientos. Trituramos el tomate si usamos tomates frescos.

Ponemos una o dos cucharadas de aceite a calentar en una sartén, y pochamos a fuego medio-bajo todas las verduras hasta que empiecen a estar blanditas. Añadimos el tomate, lo tapamos para evitar salpicaduras, y lo dejamos cocinarse unos 20-25 minutos. Pasado este tiempo, reservamos.

[Normalmente yo el tomate lo cocino en la Thermomix, y cuando hago, preparo mucho y congelo lo que sobra para otras veces].

Papardelle con albóndigas

Ya tenemos las albóndigas formadas, y el tomate cocinado. Pasamos a terminar el plato.

Empezamos friendo las albóndigas. En una sartén, ponemos dos cucharadas de aceite, y vamos sofriendo las albóndigas en tandas hasta que estén todas doradas por fuera pero no hechas [se acaban de cocinar en la salsa, aquí solo hay que sellarlas por fuera]. Las reservamos.

En el mismo aceite, añadimos un poco más si hace falta, pochamos la cebolla cortada menuda a fuego bajo hasta que empiece a estar blandita. Añadimos el vino blanco, dejamos que evapore ligeramente, y por último incorporamos la salsa de tomate y las albóndigas. Dejamos que se cocine todo junto unos 15 minutos.

Mientras se cocinan las albóndigas, en una olla con abundante agua y una pizca de sal ponemos a cocer la pasta el tiempo que indique el fabricante.

Servimos la pasta cocinada, las albóndigas con salsa por encima, y espolvoreamos un poco de pimienta negra molida y un poco de perejil por encima.

9 Comments

  1. Hola Ana,
    No conocía el truco de la avena, tomo nota para el futuro.
    Te ha quedado una receta muy completa con esta pasta que tampoco conozco, más ahora que nos hemos pasado a la pasta sin gluten y no hay mucha variedad.
    La máquina de hacer pasta me la cargué haciendo el Pan Candeal, así que por ahora no hay pasta sin gluten casera, pero queda en pendientes parpadelle.
    Besos y abrazos.

    Reply
  2. Que ricas las albóndigas, yo también las hago con copos de avena desde que hace 10 años la use en una dieta y vi que quedaban espectaculares. Así que soy de las tuyas, y es verdad que así se ven poco. La receta me encanta, pasta y albóndigas, nada puede fallar.

    Reply
  3. Yo también he hecho alguna vez las albóndigas con avena en el relleno, le da un plus muy bueno y más saludable que la harina común. Me encanta la foto y la receta en sí , que se ve muy buena y equilibrada! Gran asalto guapa! Besotes

    Reply
  4. Otras Ana!! Nunca había leído lo de las albóndigas con copos de avena, lo tengo que probar :) Un plato completísimo el que has preparado, perfecta combinación con la pasta y esa salsa de tomate casera tiene que estar para rebañar mucho.

    ¡Un saludo!

    Reply
  5. Ideaza lo de los copos de avena. Tomo nota para la próxima tanda de albóndigas (para 4 lo de 1 kg. es la cantidad mínima si quiero que sobren para un aperitivo…) porque a mí lo del pan rallado no termina de convencerme.

    Reply

Responder a No me comes nada Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.