SALMOREJO DE MANZANA [Sin gluten, más ligero]

CAL 237,1 · HC 18,3 · PR 6,1 · GR 19,5 [POR RACIÓN, GUARNICIÓN INCLUIDA]

Salmorejo manzana 1Salmorejo manzana 3 Salmorejo manzana 4

A mí esto de las modas en la alimentación no me parece especialmente mal. Es decir, que se pongan de moda ciertos alimentos lo puedo entender, porque está en la naturaleza humana: Descubres una cosa nueva, te vuelves loco y ya te sale ese niño interior al que han regalado un juguete nuevo.

Y ya sólo quieres comer arroz rojo, o algas wakame, o bimi broccolino, o el superalimento de moda que toque. Y te ves haciéndote zumos de cebada, comprando panko para rebozar los mejillones tigre de tu tía Puri, o poniendo ese estiloso golpe de esencia de agüilla de erizo de mar en la paella.

Luego ya se te pasará la tontería y dejarás de usarlo, como hiciste con aquella reducción de módena que se puso tan de moda y que a ti te sabía a caramelo agrio [como a mí, no te creas] pero la ponías hasta en el sandwich mixto de la merienda de los niños.

Porque las modas en alimentación, se entienden. Es lógico, todo llega, tiene su momento y se supera. Como aquella mantequilla de colores, la nocilla blanca o los refrescos tang.

Pero las modas en las dietas se me escapan. La nutrición es una ciencia, y como tal, debería avanzar, pero lanzar tendencias… no sé yo!

Que una cosa engorde ahora y luego no, a mí no me cuadra.

Y cuento esto porque lo del gazpacho sin pan, y el salmorejo sin pan, no viene de una necesidad expresada por las personas con celiaquía, viene de los carbofóbicos, que se convirtieron en una legión allá por los años 60, cuando Atkins y su loca dieta hiperproteica.

Y el pan ha sido una víctima propiciatoria de todas estas dietas locas que basan su saber en la demonización y supresión de un alimento, o grupo de ellos.

Y os hablo de pan, o de los hidratos de carbono, en general. Y de la carbofobia. Hasta un palabro se han inventado para definirlo, ya ha cundido la cosa.

Porque hasta hace muy poco, los hidratos, engordaban, y comer pan venía a ser el sacrilegio máximo de cualquier dieta [de adelgazamiento, que la nutrición no iba de comer bien] que se preciara.

Pero claro, con lo que somos nosotros de comer pan…

Y como lo echamos de menos, nos inventamos cosas loquísimas como el pan de soja [puajs], los panes sin hidratos de las tiendas de dietética [una especie de galletas crujientes insípidas que no se parecen al pan ni de lejos y tampoco sirven para hundirse en salsas #gordor y deliciosas] y las cosas que llevan pan, sin pan.

Gazpacho sin pan, salmorejo sin pan, pudding sin pan, pan sin pan. Que el gazpacho pase, pero el salmorejo… ejem.

Y lo más surrealista de todo esto, es que además los carbofóbicos [entre los que me conté en algún momento de mi vida, gracias a un monitor de gimnasio que iba de nutricionista y nos prohibía comer hidratos a partir de las siete de la tarde] tienen horario.

Es decir, la teoría de los hidratos era la siguiente: Si tú comías hidratos [véase pan] antes de las siete de la tarde, no pasaba nada porque tu cuerpo lo quemaba. Y nadie te preguntaba si antes te habías comido una hamburguesa de tres pisos con extra de bacon, o dos pizzas familiares con un litro de bebida de cola, porque la teoría era antes de las siete, los hidratos no engordan.

Luego ya te tenías que comer la panceta sin el pan. Porque lo que engorda, a ver si me estoy explicando, es el pan.

Y a partir de las siete… terreno libre de hidratos de carbono. Los sandwiches te los hacías con dos tortillas finas donde metías la lechuga, el filete y el tomate, o con pan de ese del que ya hemos hablado…

Pero pan, no. Que engorda.

Por suerte, todos estos mitos están desterrados y se ha demostrado la inconsistencia de muchas tonterías sobre relojes corporales que convierten los hidratos de carbono en grasa sólo a partir de las siete de la tarde, en plan Cenicienta, que si no… ay madre.

Pero una cosa es cierta: y es que para mantener una alimentación equilibrada hay que tener en cuenta el balance de hidratos, proteínas y grasas que ingerimos al cabo del día.

Y punto. Ni más, ni menos.

Yo os he confesado hace unas líneas que tengo un pasado carbofóbico. Sí. Y tengo ciertos hábitos que no me quito ya. Uno de ellos, es hacer el salmorejo con manzana.

Me viene bien, porque es más ligero [y eso, nunca viene mal] y porque en casa gastamos el pan integral multicereales que hago para desayunar, y ya os podéis imaginar hacer un salmorejo con pan de centeno casi negro y tropezones de lino y sésamo. Un poco raro iba a quedar, no os parece?

Una manzana bien ácida hace las veces, aporta la textura necesaria y si la eliges bien, el sabor es perfecto. Y bonus track: libre de gluten, por si a alguien le venía bien.

Receta vilmente asaltada a Mi cocina y otras cosas para el #asaltablogs de este mes

Salmorejo manzana 2

INGREDIENTES
[2 RACIONES]
 
Tomates maduros, 400 g
Manzana ácida, 200 g [granny smith o reineta]*
Aceite, 30 ml [2 cucharadas]
Ajo, 1 diente
Sal, al gusto
 
Guarnición**
Jamón ibérico, 2 lonchas
Huevo, 1 ud
 

*Es importante que no escojas una manzana dulce, o tu salmorejo sabrá un tanto extraño. Esto no es como hacer gazpacho de cerezas.

**He etiquetado la receta como vegana, porque el salmorejo lo es, sin la guarnición. Se puede acompañar de pan tostado, frutos secos o unos germinados.

MODUS OPERANDI

Lo primero que tenemos que hacer es poner el huevo a cocer. Para salmorejo yo lo hago bien cocido, 10 minutos, pero esto ya a tu gusto. Lo pelamos y reservamos.

Sobre el salmorejo, no hay mucho que explicar aquí. Lo único que tienes que hacer es poner todos los ingredientes [tomates, manzana, ajo, sal, vinagre, aceite] en la máquina de triturar cosas, y darle caña.

Si tu máquina no es ultrapotente, puedes pelar los tomates [yo uso Thermomix y no los pelo].

Y si pones el aceite al final con todo triturado, y le metes un golpe de turbo,  queda muy requetebonito todo, porque quedan pequeñas bolitas de aceite en suspensión y eso le da un puntito muy molón.

En el momento de servirlo, se añaden el huevo duro cortado en láminas o picado, y el jamón en tiras o taquitos.

28 thoughts on “SALMOREJO DE MANZANA [Sin gluten, más ligero]”

  1. Que rico, esto lo he de probar, jeje, la manzanas ácidas me encantan hasta lavadas y a mordiscos :P . Y puesto en la nevera fresquito me hace una cenita estupenda. Por cierto soy incapaz de pensar en no comer hidratos de carbono, madre mía con lo que me encanta la pasta y las patatas en ensaladas de verano, jeje. Lo de las 7 de la tarde creo que aún rio con ello, jooooo, así estariamos todos como silfides, jiji
    Besote!!!!!

  2. Que conste que soy panarra total y el salmorejo sin pan no lo concibo, pero la textura se ve buena… voy a tener que probarlo
    Lo de las modas en la alimentación es de traca, ahora está de moda la chia y la quinoa que parece que traigan la paz en el mundo, pero antes estuvieron las bayas goji, que han dejado un reguero de señoras inmortales que las tomaban a puñaos.. a este paso no vamos a morir nadie… valgamelseñor.
    Lo dicho, voy a probar tu salmorejo, a ver que tal…

  3. Si hija, si… todos hemos tenido en algún momento un pasado carbofóbico, menos mal que las tonterias pasan rapido jejeje Me apunto este salmorejo que me viene que ni pintado para este veranito.
    Por cierto tienes por el blog la receta de ese estupendo pan multicereales que desayunas? Me encantaria probarlo
    Besoss

  4. Mira que no soy de cremas dulces por eso cuando he leído manzana y después dices que no sea dulce mucho mejor, ahora estoy intrigada por probar, buen apunte!

  5. Madre!!!!!!!!!!, yo le tengo la guerra declarada a los hidratos y si, por la noche procuro no tomarlos. Mira que ahora después de leerte, me siento un poco bobalicona.

    De cualquier modo, (ya veré si me hago amiga de los carbohidratos), este salmorejo me parece genial, en verano consumo gazpacho en cantidades industriales ( sin pan por supuesto), salmorejo menos y mira que me gusta. Ahora haré más salmorejo con manzana, me parece un sustituto del pan estupendo.

    Bss.

  6. Yo es que llegó un momento en que no sabía ya qué leer ni a quién creer. Lo que para los vegetarianos es la dieta perfecta, para los paleo es la muerte, y para Susan Powell todo es satánico.
    Así que al final decidí hacerme caso a mi misma, y a lo que me sentaba bien y a lo que no, y dejar de que me comieran la cabeza los diferentes mesías de las dietas sanas.

    El salmorejo con manzana está super bueno, pero el que yo he probado llevaba las dos cosas, un poquito de pan y la manzana. ¡¡Probaré tu versión!! Y a poder ser con unos taquitos del jamón ibérico ese que tú dices, :)

    ¡Besako!

  7. Son las 20:54 y creo que me haré pan con tomate para cenar y … no me va a partir un rayo gordor! Óle y óle! Liberación, se acabó cenar con paraguas !!! Y mañana a probar ese salmorejoflamencoManzanita.
    Ay Ana, cuantísimas cosas se aprenden con migas en la mesa. ;)

  8. Me gusta la disertación que te has marcado con las modas y los carbofóbicos. Tengo que decir que a mí tampoco me cuadra que hoy sea malo y mañana bueno, pero tendremos que fiarnos de nuestro sentido común. Besos

  9. Je… me has recordado a una compañera de trabajo carbofóbica que no los probaba a partir de, en su caso, las 18:00 horas. Lo mejor de todo es que era de turno de tarde, salía del trabajo a las 22:00, se iba al gimnasio, cenaba a eso de media noche y se iba a la cama como a las 3 de la mañana. En fin…
    Que tengo que probar yo esto de sustituir el pan por manzana y que yo soy muy fan de la grany smith y siempre tengo

  10. Tienes más razón que una santa! Yo también sufrí las ínfulas de dietista de un monitor de gimnasio que me tuvo, un día a carne, otro a pescado, otro a verduras, y así todos los días menos uno que podía comer de todo. El caso es que cuando llegué al viernes casi me caigo redonda y me dije que yo iba a seguir comiendo como las personas… de todo, pero en poca cantidad.
    Nunca he comido salmorejo o sea que con manzana ya me viene bien :)
    besos guapa

  11. A mi me falta el pan y me falta todo ademas de comermelo solo no me puede faltar para mojetear en la salsas que se le va hacer si una es una pecadora pero le perdono el mal que me hace por lo bien que me sabe.
    Tomo nota de tu salmorejo me va a encantar seguro yo hago un gazpacho de manzana y me rechifla asi que este no sera menos.
    Para no variar te ha quedado de relujo.
    Bicos mil wapa.

  12. La receta me parece fabulosa, riquísima, y, además, siempre viene bien que sea más ligerito.
    Sobre las modas de las dietas se podría escribir, no ya un libro, sino la Enciclopedia Británica, jajaja. Es tremendo.
    Todavía me acuerdo de cómo, cuando era pequeña, les dio por decir que el aceite DE OLIVA era malo, y que había que consumir girasol (claro, había que implantar ese cultivo sí o sí). Desde entonces, cada vez me creo menos todo ese rollo de que si tal alimento engorda, es malo por sí mismo, y tal, y me fío más de los nutricionistas que dicen que, salvo alergias o intolerancias, hay que comer de todo pero con moderación.
    Besotes.

  13. Hola Ana,
    El pan no engorda, engordamos nosotros, y a no ser que seas una tía “palo seco” con los años vamos acumulando más grasa.
    La receta me parece deliciosa, más ligera y refrescante con la manzana.
    Excelente asalto final.
    Besos y abrazos.

Habla ahora o calla para siempre...