SEMLOR SEMI-INTEGRALES DE TRIGO Y ESPELTA [Accidentes]

CAL 236,8 · HC 40,0 · PR 7,5 · GR 6,1 [POR BOLLITO, SIN RELLENO]
CAL 451,0 · HC 57,3 · PR 12,5 · GR 21,7 [POR BOLLITO, RELLENO]

Semlor 3
 
 
Semlor 2

Esta mañana, mientras desayunábamos, ocurrió lo inevitable. Lo que antes o después, tenía que pasar.

Dentro de un apetecible panecillo, nos encontramos un invitado inesperado. Uno delgadito, y largo. Muy largo. Un cabello delatoramente negro. Enrolladito y escondido, que estaba.

El Soñador me miró con una media sonrisa y me preguntó discretamente si usaba productos en el pelo, aunque él sabe que no, que ni laca ni espuma ni colonia, na de na.

Y es que en casa somos tres, pero el pelo negro es patrimonio de una servidora. La gata por su parte tiene algún pelo negro en su cola tricolor, pero no iba a ser muy factible convencer a su señoría de que un pelo del largo de digamos… una media melena [ejem] sea de ella. Vamos que lo tenía claro, solo podía poner cara de culpable.

Y mira que me ato todos los pelos con cualquier tipo de pinza, goma o pañuelo antes de entrar a la cocina, pero tenía que llegar el día…

Menos mal que estamos en familia y aquí no pasa ná, se retira el cabello, se ríe uno y continúa desayunando.

Peor ha sido cuando me ha pasado fuera de casa, que alguna vez me he enfrentado a situaciones peliagudas.

En un restaurante [tirando a caro], cenando, me encontré un pequeño pelito de ceja o pestaña dentro de una bolita de coco. Vale, no quiero parecer exagerada, pero son cosas que no me gusta que me pasen. Lo que me molestó, no fue el pelo, ni mucho menos, esto puedo entenderlo [por supuesto que sí] sino la actitud arrogante y descarada de la camarera. Tardó casi 15 minutos en volver y en lugar de disculparse me soltó en un tono muy impertinente Entonces quiere otro postre o no quiere nada? No he vuelto, no tuvieron ni el detalle de no cobrarnos el otro postre o invitarnos a un café, qué menos.

Y donde como a diario [bar con menú del día, cortesía de mis jefes] van cuatro veces que saco un pelo del plato. Vale, en 7 años no es cosa de montar un pifostio pero no deja de mosquearme que la cocinera use el gorro de cocina como una boina francesa.

Mucho peor fue en una estación muy concurrida de Madrid, donde me encontré un bicho flotando en mi café con leche, y cuando se lo enseñé todo lo educadamente que fui capaz a la camarera, hizo un gesto de asco, lo tiró, dijo mierda, otra vez y me puso otro! Lo tiré en la primera papelera que vi. Que asco!

Y os podría hablar de un bar, al que, que a pesar de lo que os voy a contar, todavía voy a veces. El bar en cuestión es muy barato, y pone unas tapas muy generosas con la caña. Ya despertaba cierta inquietud el hecho de que a veces nos pusieran aperitivos [siempre fritos] y después de morderlos, masticarlos, saborearlos… siguiéramos sin tener la certeza de si estábamos comiendo carne o pescado. Pero ay el día… el día que nos salió una cucaracha corriendo por encima de la barra fue cuando nos empezamos a preocupar… tardamos un tiempo en volver. Desde entonces es el bar de las cuquis. Por ponerle humor al asunto.

Al que no hemos vuelto es a uno en el que nos encontramos un clavo oxidado que formaba parte de un pincho, eso nos pareció demasiado… no quiero saber en qué circunstancias acabó ahí.

Lo cual me recuerda a mis años de estudiante, al año en que viví en una residencia de monjitas… las comidas de ese sitio merecen una entrada para ellas, pero sólo os contaré que las monjitas, además de servir cenas, cosían. Y se ponían alfileres en la solapa de los hábitos. Los mismos hábitos con los que después nos servían la cena. Hasta el día en que un alfiler cayó en la ensalada. Y casi se lo come una chica. En fin.

Que me lío, y no os doy la receta. Los Semlor son unos bollitos maravillosos llenos de cardamomo, y os traigo la versión de Uno de dos, más ligera y con un toque integral, de espelta que me parece una harina aromática que combina a la perfección con los sabores cítricos como el del cardamomo, con las cantidades de líquido debidamente ajustadas para estas harinas que he usado. He sido un poco tacaña con la pasta de almendras, pero si sois unos viciosos le ponéis más.

Semlor 4

Semlor 1INGREDIENTES
[8 SEMLOR DE 80 GR]

Para los bollos
Harina blanca de trigo [panificable], 200 gr
Harina integral de espelta, 200 gr
Levadura seca de panadero, 7 gr [o 25 gr de levadura fresca]

Levadura química [tipo Royal], 4-5 gr o media cucharadita
Leche desnatada, 170 gr
Mantequilla, 40 gr
Fructosa, 30 gr [o 50 gr de azúcar]

Cardamomo, al gusto
Huevo, 1
Sal, 4 gr

 

Para el relleno
Almendra en polvo, 50 gr
Azúcar, 50 gr
Leche, 50 ml
Nata para montar, 200 ml
Azúcar, 70 gr [o sacarina equivalente]


MODUS OPERANDI

Lo primero primeroso, es calentar ligeramente la leche y disolver en ella la mantequilla. En un bol, preparamos la fructosa [o azúcar] y el cardamomo previamente reducido a polvo en el mortero.

Comprobamos que la temperatura de la leche no supera los 37º [si metes el dedito y no te quemas puede servir] y añadimos la levadura de panadero. Si la leche está pasada de temperatura, puedes arruinar la levadura y no sería una buena idea.

A esta mezcla, añadiremos el azúcar o fructosa con el cardamomo, y el huevo, y lo mezclamos todo bien.

En  un bol mezclamos las dos harinas, con la levadura química y la sal, y le añadimos todos los líquidos. Mezclamos hasta que se pueda amasar, y lo pasamos a la encimera.

Semlor PaP 1

Amasamos hasta tener una bola lisa y suave, y lo dejamos reposar dentro de un bol previamente aceitado, y tapado con papel film, hasta que doble su volumen. Tiene mucha levadura, si no estás atento te invadirá la cocina. Tardará entre 60 y 90 minutos [algo más si hace mucho frío en tu casa].

Cuando veamos que ha doblado su volumen [la mía triplicó el suyo] la desgasificamos suavemente, sin desgarrarla, y la dividimos por la mitad, cada mitad la volvemos a dividir en dos, y la dividimos una vez más hasta tener 8 porciones de unos 80-85 gramos. Usaremos una rasqueta afilada o un divisor de masas; si no tenemos, usamos un cuchillo afilado, nunca se desgarra una masa con las manos, ni se retuerce ni se tira de ella. Porfaplis. Tratemos con cuidado a nuestra pequeña.

Semlor PaP 2

Ya tenemos 8 porciones de masa del mismo tamaño. Vamos a bolearlas, con cuidado, las plegamos desde los bordes hasta el centro [en las instrucciones del roscón republicano tenéis un paso a paso de como hacer esto] y las rodamos sobre la mesa dejando las costuras en la parte inferior.

Las depositamos en una bandeja, las cubrimos con papel film y las dejamos levar por segunda vez. Tardarán poco, 30-40 minutos.

Pasado este tiempo, podemos pintarlas con mucho cuidado y un pincel de repostería, con huevo batido o con leche, y darles un acabado más brillante. No lo hice porque pensaba cubrir mis semlor con azúcar glas.

Los semlor se hornean a 200º unos 10 minutos, y se dejan enfriar sobre una rejilla.

El relleno 

Semlor PaP 3
 Mezclamos la almendra en polvo, el azúcar y la leche hasta tener una pasta densa. La leche la ponemos poco a poco, por si necesitara algo menos. El acabado es una pasta maleable pero densa, con la que se pueda hacer un relleno sin que se nos desparrame por los bordes.

Cogemos el primer bollito, y le abrimos el copete. Se puede hacer con un corte plano, en diagonal [el mío], en triángulo [los típicos] o como más te guste.

Con un sacabolas [si tenemos, si no, una cuchara nos servirá] retiramos un poco de miga del centro, para hacer sitio a la pasta de almendra. Si la pasta queda líquida y no hay manera de espesarla, podemos usar la miga para darle cuerpo. Si no… nos la comemos, que narices.

Rellenamos el hueco con la pasta de almendra, la cubrimos con nata montada y azucarada [si la aromatizas con un poco de cardamomo te mueres del gusto], ponemos el copete del semlor y lo espolvoreamos con azúcar glas.

Los semlor se comen tradicionalmente sumergidos en un tazón con leche. Cuando han absorbido la leche, se coge una cuchara y se disfruta sin fin. Que esto al fin y al cabo es como el pan migado de nuestros abuelos, pero en sueco.

Semlor 5

Receta para Bake the world

22 thoughts on “SEMLOR SEMI-INTEGRALES DE TRIGO Y ESPELTA [Accidentes]”

  1. Solo con ver las calorías me pienso en llevarme uno a la boca, jajaja. Pero están tan ricos que hace que las calorías se desvanezcan.
    Te han quedado perfectos.
    Un beso.

    Noelia – Petite Recette

  2. Jajaja, menudos casos te han pasado ya.Yo la verdad es que toquemos madera las veces que he salido todavía no me ha ocurrido nada de eso, pero leyendo todo lo que has puesto se me quitan las ganas de salir, aunque son cosas que nos pueden pasar a cualquiera, no dejan de no gustar. Lo de las cucarachas fatal, me dan un pánico y un asco, que hay si que te aseguro que yo no volvería, jaja. Pero en fin, al que no le sucede nada es al que no cocina, los que estamos en ella alguna vez nos pueden pasar cosas que evidentemente no queremos que pasen.
    Los bollitos se ven de escándalo, yo me apunto al desayuno. Un beso.

  3. Espectaculaaaaaaares babeando me tienes ,hoy la red esta llena de estos bollitos y estos tuyos integrales ademas de ser mas sanos seguro que estan de rexupete , como siempre las fotos del paso a paso , receta y presentacion de 10 points.
    Bicos mil wapa.

  4. Que preciosidad de fotos y que perfección de bollitos!!! Y el paso a paso, estupendo.La versión integral, me encanta !!Ha sido un placer preparar Semlor. Me guardé 3 en el congelador y espero al finde para tomarlos bañados en un plato con leche como se acostumbra… Menudo festival!!! Nos encontramos en el próximo reto panarra.. Besoss,

  5. A quién no le ha pasado lo de encontarse un pelo… lo malo es cuando te encuentras con reacciones como las que nos explicas, que tela! Mejor no te cuento yo las mías, que he trabajado durante 10 años de camarero en cocinas de todos los tipos, desde restaurantes de ‘alto standing’ hasta auténticas tascas que daban miedo!
    Pero a lo que íbamos! Me ha gustado mucho tu versión con harina integral, es muy buena idea! Y además, con fructosa y leche desnatada, uno se siente un poquito menos culpable cuando los devora, no? Yo por mi parte tomo buena nota, jeje!

    Un beso!

  6. Qué bueno verte de nuevo por aqui!! Y más cuando nos traes estos bollitos, que son para “semi” pecar… jajaja. Para nada me importaría si me encontrase un pelo en ellos, vamos, creo que con la pinta que tiene, ni me daría cuenta de que llevan sorpresa… Eso sí, yo si los tomo, a palo seco. Nada de remojarlos en leche (que no me gusta nada).

    Un besazo, guapa

  7. A todos nos ha pasado alguna vez cosas como las que cuentas, pero si las tenemos en cuenta no saldriamos de casa a comer en ningun bar ni restaurante…
    Te han salido unos bollitos muy ricos, seguro que estaban buienisimos.Bs.
    Julia y sus recetas.

  8. Madre mía, qué historias tienes para contar!! Yo no he tenido tanta mala suerte al comer fuera, pero jopé, algunos casos son para darles de comer aparte. Mi padre, que frecuenta tabernas casas de comidas, bares y demás locales de todo tipo, sí que tiene también sus historietas :P.
    Yo también intento que no se cuele ningún pelo en la cocina, me pongo cintas y me recojo el pelo, pero alguna vez se cuela alguno… pero eso, hay confianza :P.

    Al deleitarme con las entradas de Bake the World vuelvo a ti sabiendo que me consolarás con una versión algo más ligera, jajaja. Qué bien has adaptado la receta de Pam! Buenísimos.

    Un abrazo

  9. Vaya con las aventuras peludas en los bares, yo no he tenido tanta suerte como tu encontrando sorpresas, será que salgo poco, jejeje. bueno que tus semlor se ven deliciosos y así integrales más sanos si cabe.
    Saludos panarras.
    mirecetario.es

  10. Ay dios mío!! Nunca he entendido lo del gorro de cocina a modo de boina francesa!!! Qué feliz me hace sentirme comprendida!!!!
    Yo no soporto ver el programa pesadilla en la cocina. Me pone mala, pero de verdad, no en sentido figurado, me pongo que me duele la tripa. Porque empiezo a pensar en esos bares como los que comentas del aperitivo abundante, o siempre frito… me imagino esas cocinas y estoy segura de que son como las que salen en el programa de chicote….
    En fin, menos mal que la visión de tus bollitos arregla cualquier pelo en el plato. Qué cosa más delicada. Me encantan.
    Besitos.
    Beatriz
    Tengo un plan B
    http://tengounplanbeatriz.blogspot.com.es/

  11. Ana, creo que no hay quien pueda decir que no se ha encontrado con un habitante similar al tuyo en alguna ocasión. O peor aún, porque hay algunos visitantes que se las traen de desagradables que son. Sin ir más lejos: Escocia, verano de 2013. En uno de los B&B en los que nos alojamos, en el plato del desayuno, detrás de una tortita, un insecto volador gordo y peludo. Obviamente, se lo dije al dueño y señor y casi que hasta que me dio pena por habérselo dicho y lo sentido, sentidísimo que se mostró el buen señor.

    Cambiando de tercio, y a uno mucho más agradable, vayamos a tus semlor. Veo que sigues dándole a las masas integrales. Y mira que no ha de ser nada, nada fácil. Pero a estas alturas tú ya debes ser dueña y señora de todos los trucos habidos y por haber con estas masas, ¿a que sí?

    Pintaza de bollo, y pintaza de nata. Qué rico todo, madre.

    Besos y feliz semana.

  12. Fíjate si me gustaron los semlor que el Domingo volví a hacer…. y es muy buena idea haberlos hecho con harina integral o de espelta… la verdad es que la pinta es muy buena!!!!!

  13. Ana..lo siento pensaba que si que había pasado a ver tus Semlor…y no lo hice…
    Bueno nunca es tarde…y te han quedado de lujo, claro que después de ver las calorías que me metí pal cyerpo..uffffffff, me vas a tener que dar la dirección de uno de esos bares,restaurantes, como el de los cuquis, a ver si pierdo el apetito una temporada, jaaa, jaaaaa. Queee asquitooo. Xd!!!
    Un besite grande y muy feliz semana;)

  14. Buenísimos los semlor y la idea de hacerlos medio integrales también me ha gustado. Lo de los pelos… a veces aquí también ha pasado pero sobretodo me sabe fatal cuando llevo algunas galletas y aparece algún pelillo blanco de mi querido amigo gatuno… es que se cuelan por todas partes, es increíble!! pero en restaurantes no me ha pasado y si me ha pasado no me he fijado porque me hubiera dado un asco tremendo.

    besazos

Habla ahora o calla para siempre...