GALLETAS DE MUESLI [Requiem por mi horno]

CAL 342,2 · HC 43,5 · PR 11,1 · GR 15,1 [100 GR]
 
Galletas muesli 3
Galletas muesli 1
 
 

El Soñador y la gata han decidido acompañarme en este paso de página de mi vida, del que os hablaba en mi entrada anterior.

 
Espaciadas, lo sé, últimamente escribo de higos a brevas porque las mudanzas son agotadoras, y si después de una mudanza, cuando te creías que todo iba a ser paz y tranquilidad y ya estabas tú cogiendo sitio para ponerte cual yogui meditante, te das cuenta de que te has pillado los dedos y de que tus compromisos blogosféricos se te comen… tienes que elegir sí o sí hacerte un #asaltablogs galleteril, que al menos puedas disfrutar de un café con galletitas y devolver tu karma a su sitio.
 
La cosa es que ando como desubicada. Mi horno, mi amado horno de los últimos 8 años, tuvo un fatal accidente en el traslado, y descansa en paz en el punto limpio. No era un horno muy especial, pero era el mío. Y yo lo conocía. Y él me conocía a mí. Y ambos sabíamos que 225º para nosotros significaba 200º y que función gratinado era una broma de mal gusto del fabricante. Pero eramos tan felices!
 
No pasa nada, en verdad, la casa a la que me mudé también tiene horno. Que no es el mío, pero es un horno. No tiene la puerta pegada por dos sitios con pegamento extrafuerte, y no tiene marcas en la base que no se quitan por más que rasques, y tampoco hace un ruido como de turbina de avión. Es más anodino, más del montón.
 
Pero funciona. Y no veais como. La primera tanda de galletas, carbonizadas. De lo bien que va [y de que olvidé bajar la temperatura y este horno tiene el límite muy por encima de los 225º]. Carbón carbón, del de la estufa, ni rascando con un cuchillo aparecía una galleta debajo.
 
La segunda, resuelto el error, quedó bien. Y es que este horno no se apaga solo, que esa es otra. El otro lo podía dejar programado y salir, que se apagaba solito. Con este ya nos hemos tenido que levantar una vez a la una menos cuarto de la madrugada para sacar un pan metido a última hora y que era nuestro desayuno del día siguiente.
 
La gata cree que se nos ha ido la olla. Cada vez que horneo algo, para calcular el precalentado, me veis con el termómetro de horno vigilando el cristal cada 5 minutos. Tengo que tener un temporizador que me avise de cuanto son 10 minutos en el mundo real y no en mi cabeza despistada y sin noción del tiempo.
 
Y hoy he vuelto a quemar ligeramente el pan, porque aún no controlo la altura más adecuada de la bandeja.
 
Pero todo va bien. En cuanto encuentre el lugar idóneo de esta casa para hacer fotos con una buena luz [estoy en ello…] será perfecto.
 
Así que aquí tenéis, las galletas de la segunda bandeja, las que sí se podían comer, las que son dignas de ser un asalto bloggero a Postres Originales
 
Galletas muesli 2
 
INGREDIENTES
[2 BANDEJAS]
 
Harina integral de trigo, 290 gr
Mantequilla, 75 gr
Muesli, 100 gr
Levadura, 7 gr
Azúcar, 120 gr [usé su equivalente en sacarina líquida]
Huevos, 2 ud
 
Galletas muesli PaP 1
 
Nada como un rodillo regulable para estirar masas… son divinos.
 
Galletas muesli PaP 2
 
 
MODUS OPERANDI
 
Cortamos la mantequilla en dados, y la dejamos atemperar un buen rato fuera de la nevera. No la necesitamos líquida, solo un poco blanda.
 
En un bol, ponemos la harina, el azúcar [si usamos sacarina líquida la pondremos con los huevos] y la levadura, y sobre la mezcla echamos la mantequilla. Mezclamos todo con las manos, hasta tener una mezcla con aspecto de arena gruesa.
 
Añadimos a esta mezcla los huevos, y amasamos hasta que se integren. Yo me ayudé de un robot amasador, pero se puede hacer con las manos.
 
Una vez lo tengamos, añadimos el muesli a la masa y lo integramos. Podemos añadir una gota de leche si vemos que es imposible trabajar la masa, pero sin pasarnos! Hacemos un rulo y lo envolvemos en papel film, lo metemos en la nevera y dejamos que pasen 30 minutos, no es necesario más.
 
Pasado este tiempo, sacamos la masa de la nevera, la estiramos [usé un rodillo ajustable y puse 1 cm de alto] y cortamos como más nos apetezca.
 
Para esta altura de galleta, se hornean a 180º unos 15-20 minutos, con el horno previamente calentado, claro!

44 thoughts on “GALLETAS DE MUESLI [Requiem por mi horno]”

  1. Mi horno también tiene esas marcas en la base… esas negras que no se van con nada…. Pero es mi horno y me pasa lo que a ti, que ya de tanto conocernos nos queremos.
    Mi horno me avisa cuando está precalentado, pero con una señal visual, no acústica, con lo que tengo que acordarme igualmente de mirarlo cada 5 min. y cuando esto no ocurre, pues nada, a pagar luz de más, que como está tan barata….

    Tus galletas, pues para ser con un horno desconocido te han quedado que ni que fueran en el de toda la vida!
    Me encantan.
    Me gusta mucho leerte. Me suscribo ya!
    Bss
    Tengo un plan B
    http://tengounplanbeatriz.blogspot.com.es/

  2. Cómo me gustan las galletas con muesli, cereales o semillas! Qué ricas :).
    Lo de hacerse con un horno nuevo o ajeno es complicado, sí. Yo también quemé varias cosas al mudarme a Madrid, hasta que tras comprar un termómetro y varias pruebas, ya lo tengo dominado. Es una relación muy íntima la que se tiene con este aparato :P.

    Un abrazo

  3. Me partode la risa leyendo tu “relación” con tu horno (que en paz descanse :P) jjjj
    A mi las galletas caseras me vuelven loca, bueno en realidad todo lo que lleve escrito detrás, integral, casero o muesli , también! Lo malo es que si me paso con lo integral o con el muesli… que suelo pasarme :)) me pongo mala malísima de la tripa. Aún asi soy reincidente, siempre me apunto estas recetas, siempre, porque me encantan.
    Tus galletas son una delicia, seguro!

  4. Yo llevo en mi casa 4 años, es mi primer horno, y también nos conocemos tanto, que me da miedo llevar masas hechas a casa de mi madre para hornear porque no lo controlo. De las galletas qué decirte, me encanta el muesli…
    Besooos

  5. Cada una nos llevamos como podemos con nuestro horno. Tenemos buenos días, malos días pero es nuestro y nos entendemos. Yo también estoy con un temporizador porque no me fío del que viene incorporado. Ya me ha hecho alguna que otra faena pero nos soportamos. La segunda tanda salió perfecta. Besos.

  6. El maravilloso mundo del horno…jajaja. Yo con el mío he aprendido a llevarme… que no es poco y creo que si cambiase lo iba a pasar mal… Pero vamos, a la vista de estas galletas y si no nos cuentas que son las de la segunda tanda, parece que tú te llevas estupendamente con el tuyo… Nunca he probado a hacer galletas de muesli y mira que me gustan… así que tendré que probar!

    Un besazo

  7. Es verdad que te acostumbras al funcionamiento de un horno y como se te rompa, para acostumbrarte al nuevo tiene que quemar unas cuantas recetas, jaja, ya os acabaréis conociendo bien. Las galletas desde luego te han quedado bien, a la segunda va la vencida, a sido bien pronto, se ven muy ricas y tienen una pinta estupenda. Un besazo.

  8. Poco a poco este horno lo harás también tuyo, terminarás llevándote con él lo mejor posible… es cierto que cada uno conoce el suyo. Una buena manera de ir cogiéndole el punto es preparar galletas como estas

    Abrazos

  9. Me han sorprendido mucho… las galletas de muesli suelen ser como un grumo horneado sin más, pero las de tu asalto son diferentes, haces la masa con el muesli integrado! Seguro que estaban de muerte eh? Que bien te han quedado:)
    Un besito:)

  10. Hola compañera de receta asaltada, la verdad es que son unas galletas muy ricas, y esa aventura con el horno hace que las tuyas tengan más mérito, yo al mío me costó mucho más de dos bandejas acoplarme, pero ahora tiemblo con la sola posibilidad de que nos separemos algún día. Enhorabuena, ha sido un gran asalto!

  11. las batallas que nos traemos con los hornos, bien podríamos escribir un libro con las aventuras y desventuras que no pasan! pero bueno al final han quedado estupendas y es lo que cuenta! Un besazo!

  12. Ay, como me siento de identificado. Recientemente he perdido a mi frigo ancho especial (DEP), donde me cabían holgadamante una bruja piruja y un principe valiente. Snif. Ahora adaptandome a mi nueva nevera, que mucha zona cero y mucha mandanga, pero no es lo mismo. En fin, que se me va el santo al cielo, las galletas riquísimas y la presentación “en cucagne” me ha encantado. Besísimos

  13. Bueno ten paciencia wapa en nada el horno y tu os entendereis a las mil maravillas por que las galletas se ven divinisimaaaaaaaaas y no dudo esten de muerte relentaaaaaa.
    Si te sirve de consuelo te dire que yo no se programar mi horno para que se apague asi que no es la primera vez que tengo que estar hasta las tantas levantada pendiente de terminar de hornear algo pero bueno eso no me preocupa por que soy de dormir pocas horas no suelen ser mas de 6 asi que nunca me he quedado dormida delante del horno como los del anuncio de la lavadora jajaja.
    Las fotos estan preciosas ,me encanta como te han quedado pero bueno cada una tiene sus manias respecto al lugar donde hacer las fotos asi que ya encontraras el tuyo en la nueva casa.
    Bicos mil wapa.

  14. jajajajajaja, perdona pero me ha hecho gracia tu entrada. Bueno mujer, ya os ireis conociendo y al final verás como os lleváis muy bien. TUs galletas, ahora que a mi me ha dado por hacer galletas, me han gustado mucho y te copio la receta.
    Un besito

  15. Pues la segunda tanda te quedó de lujo, a mi aquí me pasó lo mismo. Antes de venirme a mi casa (de esto hace 5 años aunque la casa la tengo desde hace 9) estuve de alquiler por motivos de trabajo en otro piso y aquel horno era una maravilla, una pasada!! había pasado del de casa de mi madre que lo churrascaba todo a la primera de cambio a uno con aire y que te hacía unos bizcochos que ole! jajaja bueno, luego me vine a mi casa y eso de primeras calidades no sé yo ehh… desde luego en cuanto pueda arreglar la cocina el horno se va fuera porque las temperaturas son orientativas y porque ya le tengo pillado el punto y ando vigilando que sino vaya tela… ajaja Nada, que me enrollo, que genial esta tanda.

    besazos

  16. Así es, la relación entre un horno y una puede llegar a ser una relación de amor, o de odio! jajaja! es lo que tiene cuando conoces de verdad a un horno, y,sabes todo de el, va y te deja, y, claro comenzar una relación con uno nuevo,pues cuesta! yo tambien cuando me mude, me tuve que hacer con el que estaba en la casa, y, para cuando ya habíamos conectado, ocurrió el triste desenlace,y, claro, a conocer a otro, que remedio.

    Pero chica, a pesar de los pesares te han quedado unas galletas muy dignas.

    Besos

  17. Me ha encantado tu entrada, y te entiendo perfectamente. Es que cuando conoces todos los secretos de tu horno se va, y al nuevo tardas en cogerle el punto.
    Gran asalto. Tienen que estar riquísimas.
    Besiños

  18. Pues aún con todos los inconvenientes, te han quedado unas galletas estupendas! Y es la que las mudanzas son un caos, sobre todo si tienes un blog de cocina y quieres seguir publicando…jejeje. Yo lo viví hace año y medio y menos mal que ya pasó ;)
    Muás
    Gallecookies

  19. Las galletas lucen deliciosas. Me encanta la combinación de cereales y el aspecto rústico que tienen. Exqusitas, sin dudas.
    En cuanto a los cambios propios de las mudanzas, tenemos para escribir libros… No deja de ser algo divertido (en especial cuando lo vemos de afuera) las andanzas que implican la relación con un nuevo horno (obligadas por una mudanza, una rotura o un desperfecto). Es que una conoce al suyo al dedillo, con sus mañas, sus vueltas y sus tretas, y de golpe iniciar una nueva relación con otro casi pone a prueba nuestras habilidades sociales (jajaja) y técnicas. Claro, cuando ya todo pasa (o podemos mirarlo con cierta distancia), somos las primeras en reírnos, recordando el último incidente, sin que los demás entiendan por qué…
    Saludos.

  20. ay las mudanzas, cuánto las odio… bueno, depende los motivos, pero es que las odio… más o menos, las odio… mira qué ensañarse con tu horno, mal, muy mal, mi niña…
    paciencia hasta que nos acostumbremos al nuevo… dale la oportunidad, ya verás que también tiene sus “cosas raras” que lo harán especial :)
    de momento, y aunque sé que no quedan, me tomo un café con tus galletas en modo virtual… qué ricas se ven!
    esperamos que vuelvas pronto y que ese horno no se te resista!
    un beso, reina!

  21. Los hornos tienen vida propia, sí y algunos una mala uva que ni te cuento, jaja, así que lo mejor es haceros amigos lo antes posible.
    Espero que de la mudanza ya estés más “relajada” y todo vuelva poco a poco a la normalidad, gata incluida, pobreeeee con lo que se estresan!

    Tus galletas me gustan, para la hora del té es estupenda y para cargar energías!

    Besotes guapa.

  22. Bueno, ahora ya tienes un nuevo amigo en tu vida: tu nuevo horno, aunque lo de “tu” es un formalismo, ya que llegado el momento, tú te irás por una vía y tu horno se quedará donde estaba, a no ser que vaya a descansar en paz antes de ese momento.

    Mira que son un mundo, eh, pero cuando se les conoce, el horno se convierte en un gran amigo en la cocina, para mi, indispensable. Todavía no entiendo como mi madre puede seguir usándolo como guarda sartenes, de verdad que no.

    Y tus galletas, aunque a la segunda, ahí están de vistosas y ricas. El muesli es normalmente uno de mis desayunos, de los que más me gustan. Y el aporte de fibra es realmente importante. Así que un olé por esas galletas de muesli.

    Besos y feliz semana.

  23. Ya tienes excusa para hornear a tutiplen, tienes que conocer a tu nuevo horno, así que a usarlo hasta que os conozcáis bien, ja ja ja.
    Aunque viendo estas galletas, yo creo que ya tienes mucho avanzado, están geniales. A mi me gustan mucho este tipo de pastas rústicas, tienen un sabor que ummmmm
    Un besito

  24. Adoro las galletas: hacerlas, comerlas, regalarlas… Tengo cientos de recetas hechas y para probar… Añado esta receta a mis listas, ja, ja. Se ven muy tentadoras y hasta sanas, ja, ja
    Besotes, Carmen.
    PD. Deseo que ya estés medio-adaptada a tu nueva vida.

  25. Ay, el horno! el mio es del montón, básico y me basta, y si tuviera que elegir otro también sería básico, aunque me gustaría digital, no sé un antojo, en fin! ay, el horno!
    Las primeras pruebas son arriesgadas y las galletas se hacen fácil y rápido, jajaja, yo también he quemado alguna que otra y eso que conozco el horno, jajaja, pero no importa, repetimos y degustamos tan ricamente, eh? y también poco minutero por si acaso, y eso que el horno me avisa, si es que…
    De muesli hice la prueba una vez, son deliciosas ;)
    Un besito

Habla ahora o calla para siempre...