TORTAS DE TXANTXIGORRI

Si hay una guarrunería que me gusta a mí, es esta. Las tortas de txantxigorri. Más que comer con las manos.

Las tortas de txantxigorri son una cosa a caballo entre lo excéntrico y lo superrico. Unas tortitas dulces rellenas de chicharrones. Que son los restos de carne que quedan cuando se derrite grasa de cerdo para hacer la manteca. Una cosa que de normal se come salada, en plan torrezno, y aquí se mete bien troceadita en una masa dulce de pan. Una cerdada, para que me entiendas.

Yo cuando vi estas tortas de txantxigorri en el blog de Pekando con Eva, vamos, en picado me lancé. Ni seguí mirando. Para qué.

Si desde que era un mico ya se las pedía a mi madre cada vez que bajaba con ella a la panadería. Si me pierden por completo. Y las he hecho antes y no pocas veces. ¿Como iba a hacer otra cosa?

En casa generan sentimientos encontrados. El vikingo tuerce el morro, me dice eso de aiiinssss es que eso dulce con torreznos, no sé… y no, no son torreznos, son chicharrones. No es lo mismo. Se me hace raro [eso lo afirmó tras la segunda torta], es que sabe a canela, y de pronto, un trozaco de cerdo [creo que esto fue en la tercera, aunque pudo ser en la cuarta], y en fin, ya sabéis. Que dirá lo que quiera pero si no las escondo no llegan al día siguiente.

Lo que yo llamo protestar de oficio. No puedo explicaros en qué consiste en realidad el misterio de las tortas. Porque es cierto que es dulce con salado #tojunto y resulta sorprendente a los paladares no iniciados. A mí que las llevo comiendo toda la vida se me hacen tan normales como el chorizo con nocilla. ¿Qué? No pongas esa cara, sabes muy bien de que te hablo.

Luego viene lo de hacerlas fuera de País Vasco, Navarra y alrededores. Que es donde yo compro los txantxigorri cuando voy. Aquí en Madrid me he recorrido las carnicerías de mi barrio y no los he encontrado. Debo decir que aquí se llaman chicharrones. Los carniceros ni siquiera tenían muy claro lo que les estaba pidiendo. Así que he tenido que buscarme la vida. Porque yo ya tenía un antojo de tortas que no era negociable.

He comprado un trozaco de panceta, la más carnosa que he encontrado. Le he pedido al carnicero [atónito] que separara la grasa en lo posible, y redujera la carne a picadillo. Así es como me lo he llevado a casa. La grasa la derretiré otro día que me pille con ganas para hacer jabón. Y la carne la he calentado al fuego un cuarto de hora para que soltara la grasa que quedaba pegada. Normalmente se tiene mucho más rato, pero como he quitado la mayor parte de la grasa antes de empezar, ha sido rápido.

Una vez hecho esto, he escurrido bien los chicharrones de la grasa sobrante, y la he metido a un tarro, para juntar con la grasa sin fundir [ha salido una ridiculez, pero bueno, ahí está guardada]. Y estos son los que he usado para las tortas.

Así que una vez tenía el ingrediente principal, me he lanzado a ellas. He quitado la manteca de la receta [se pueden hacer con o sin, yo las he hecho de las dos maneras pero las suelo preferir sin] porque al ser chicharrones caseros, que me han salido más grasos que los comprados, me ha parecido que iba a ser excesivo. He ajustado la harina para tener una fórmula de pan adecuada, y ya está. Y he hecho un poco menos de cantidad, eso sí.

Y eso os cuento en esta edición del #asaltablogs. Que serán una guarrunería en toda regla, pero me gustan… ay lo que me gustan…

TORTAS DE TXANTXIGORRI

CAL 256,2 · HC 39,9 · PR 8,2 · GR 8,0 [100 GR, O UNA TORTA]

INGREDIENTES

  • Harina de panadero, 300 g
  • Agua, 100 g
  • Leche, 100 g [he puesto de soja, usa la que tengas]
  • Levadura seca de panadero, 5 g
  • Sal, 6 g
  • Azúcar, 80 g
  • Canela, una cucharadita
  • Txantxigorri o chicharrones, 150-200 g
  • Un par de cucharadas de azúcar y media de canela, para espolvorear

MODUS OPERANDI

A mano: En un bol, ponemos la harina, el agua, la leche, y la levadura y lo mezclamos hasta que cojan cuerpo y se puedan amasar. Volcamos todo a la encimera, y amasamos hasta que la masa esté lista.

En amasadora: Yo he usado una amasadora Kenwood y la he tenido unos 5-7 minutos a velocidad media.

Una vez la masa esté lista, la tapamos y dejamos que leve en un lugar cálido durante un par de horas hasta que doble su volumen. Si hace frío tarda más en levar, si hace calor un poco menos, tenlo en cuenta.

Con la masa levada, añadimos la sal, el azúcar, la canela, y los chicharrones. Amasamos hasta que coja consistencia de nuevo. Tardará un poco, hay que tener paciencia. He usado el método de amasado francés o Bertinet, y al cabo de 1-2 minutos he dejado que reposara 5, la he retomado otros dos minutos más y estaba perfecta.

Dejamos que repose 15 minutos, incluso un poco más, para que la masa se relaje y nos permita seguir trabajando con ella sin pegarse mucho. En este rato, aprovechamos para precalentar el horno a tope.

Cortamos la masa en 8 porciones [o las que queramos]. Cada porción la boleamos y formamos una torta aplastando la bola con la palma de la mano. Si se pega mucho, podemos mojarnos las manos para ayudarnos a tocar la masa.

Espolvoreamos con la mitad de la mezcla de azúcar y canela del rebozado, y horneamos a 200 ºC unos 15-18 minutos [vigila hasta que estén doradas, cada horno tiene unos tiempos diferentes]. Las dejamos enfriar en una rejilla y espolvoreamos con más azúcar y canela.

20 Comments

  1. Me encanta el nombre, qué palabra tan bonita!

    A mí no me parecen ninguna guarrada extraña, porque en Murcia las tortas de chicharrones son tipiquísimas de toda la vida (se nota es es zona donde la cultura del cerdo y la matanza sigue muy presente). Mi madre las recuerda siempre con nostalgia de su infancia, le encantaban a los chiquillos de antes, aunque ahora creo que son más bocado de adulto. Algunas confiterías las hacen con base de hojaldre, tampoco está nada mal. Yo hace siglos que no las pruebo porque ya no como cerdo, pero recomendaría a cualquier omnívoro probarlas. Y me quedo con las ganas de catar esta versión, con los chicharrones dentro de la masa, eso sí que no lo conocía!
    La miga tiene la pintaza habitual de tus masas :).

    Un abrazo!

    Reply
  2. Bea CH

    jajajja me suena eso de pedir chicharrones aqui en Madrid y que te miren muy muy raro, estas tortas o como las llamamos en mi tierra bollas de chicharrones son típicas hacerlas en época de matanza, y a día de hoy a mi madre le siguen regalando chicharrones, no llevan canela sino anis pero son una delicia, cuando no hay chicharrones se sustituyen por masa de pan y se pasan a llamar bollas de masa, esas cosas de siempre y estos dulces que han acompañado toda mi vida, poco dulces pero lo mejor de lo mejor para mojar, me acordaré de ti cuando allá por diciembre a mi madre le regalen los chicharrones ah si quieres en el blog tengo mi receta que era de mi abuela Besos y feliz mini semana ;)

    Reply
  3. En mi pueblo las tortas de chicharrones se hacen de toda la vida después de las matanzas, mis abuelos y mi madre las hacían y a mi me encantan!! Envidia me da verlas!!

    Reply
  4. Pero como lo cuentas, me parto de risa, lo del carnicero jaja…menudo trabajazo hacer tu los chicharrones, yo me acuerdo de pequeña que cuando había matanza de cerdo, se hacían chicharrones. Qué buenas estaban eran planas se hacían en una llanda rectangular y los chicharones encima, me resulta curioso en forma de tortas.
    Una receta laboriosa y que te ha quedado genial.
    Menudo asalto de 10 con corona y el nombre que curioso.

    Reply
  5. jolín estas no las vi, que pinta más rica y que vicio vicioso!! me encanta como te han quedado y el trabajazo de hacer los chicharrones, que pasada!! seguro que están buenísimas!
    un besito

    Reply
  6. jajajajjaa y lo buenas que están las guarrerias, jajajajja
    Yo esta torta no la conocía aquí se suele comer pero con hojaldre, y leyendo el libro del guardián invisible me llamo tanto la atención que en cuanto baje del bus que es donde mas leo me fui directa al super a comprar los ingredientes, jaajjaa con lo que me gustan a mi los chicharrones, te han quedado muy bonitas, ahora le pegaba yo un buen bocado, gracias por asaltarme , un beso :)

    Reply
  7. Holaaaaa ya estoy de vuelta por aqui.
    Las tortas te han quedado de relujo ademaas de estar de muerte relenta , se parecen mucho a la torta de chicharrones que se hace aqui para mi los chicharrones o roxones son un vicio me encantan aun tengo unos pocos en el congelador para hacer una torta de chicharrones cuando vengan mis tios en verano .
    Bicos mil y feliz semana wapa.

    Reply
  8. Aquí en el sur los chicharrones se hacen con recortes de grasa de cerdo y ternera, esos mismos recortes los dejas hasta que estén bien dorados.. y con la grasa que suelta pues se hace la manteca colorá.
    Me parece muy curiosa esta mezcla de sabores que presumo queda deliciosa.;) seguro te han sabido a gloria.
    ,

    Reply
  9. Ahí Dios, Ana, vaya aventura con la panceta para sacar los chicharrones jajaja Como bien dices, para mi estas tortas son un poco raras….en Cádiz son típicos los chicharrones aliñados y fritos (en plan torreznos como dices) y me resulta muy raro verlo en una receta dulce. Pero bueno, habrá que probarlos algún dia jajaja De hecho he conocido los dulces hace poco leyendo la trilogía del Baztán :)

    ¡Un saludo!

    Reply
  10. Por el Sur, sí son conocidos los chicharrones y se comen bien doraditos y crujientes, están muy ricos.. y sí, no tienen nada que ver con los torreznos! Lo que desconocía por completo son estas tortas, ni idea de cómo deben de saber to junto .. jeje Y tampoco he probado la nocilla con chorizo, no me atrae para nada la idea! El caso es que tus tortas tienen una pinta increíble, y habrá que darles una oportunidad algún día! Buen asalto guapa! Besitos!

    Reply
  11. Natalia Cortes

    La verdad es que esa mezcla de chicharrones con dulce es como las que mencionas luego para muchos gustos, que a veces con nombrarlo definitivamente como que no hacen clic, pero a la hora de probar la cosa cambia. Esta receta la tuve entre ojos, pero no me alcanzo el tiempo, tomo nota de tu receta.
    buen fin de semana

    Reply

Habla ahora o calla para siempre...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.