HAMBURGUESAS DE ESPELTA [La lista de la compra]

No es fácil hacer la compra en tiempos de cuarentena.

Desde que vivo enclaustrada, me he entretenido en hojear todos mis libros de cocina y he hecho lo siguiente:

  • Los he hojeado todos, y he marcado con post its y papelitos todas las recetas que quiero hacer.
  • Los he vuelto a hojear. He descartado las que engordan demasiado. Que en cuarentena no movemos el culo y no es cosa de ponernos forrondroscos.
  • Tercera hojeada. Fuera todas las que tienen ingredientes inalcanzables en las actuales circunstancias. No tengo hojas de lima kaffir, raíz de loto deshidratada ni galanga. No entiendo por qué, pero no tengo y en mi barrio tampoco lo venden.
  • Cuarto repaso. Venga, va, fuera el brownie de plátano y las cookies de avena [que parecían saludables pero llevan 250 gramos de mantequilla].
  • Quinto repaso. Sí, la tarta de limón y arándanos también se queda fuera. Jo.

He hecho una lista con las que quiero hacer, para organizarme mentalmente y cada día ir eligiendo una, y también para comprar lo que hace falta.

Con eso he ido haciendo listas de la compra semanales. Cuelgo en la nevera un papelito sujeto con un imán, y apunto las cosas que se van terminando, para la siguiente compra, más los ingredientes de las recetas que quiero cocinar esa semana [nada mucho más loco que traer jengibre fresco, leche de coco o ají].

Cuando salí hace dos semanas a la compra, cogí el papelito, compré todo lo que ponía, más cerveza, patatas fritas, un par de botellas de vino y unos boquerones [que no lo ponía pero me dio igual], y me volví a casa.

La semana pasada fue el vikingo quien hizo la compra. Sí, sabemos que debe salir siempre el mismo, pero él tenía que salir por otras razones y ya de la que volvía, compró. Cuando empezamos a sacar productos del carrito, me encuentro con café [que teníamos de sobra], aceitunas que había comprado yo la semana anterior para hacer caponata siciliana, y otro envase de maíz para palomitas.

Bueno. Supongo que vamos a hacer muchas palomitas. Y que tal vez deba poner la fecha en las listas de la compra para evitar llevarnos la misma lista dos veces. Digamos que ahora tengo muuucho café, muuuchas aceitunas, una cierta cantidad de maíz y me falta harina integral y también huevos. En fin.

Nos las arreglaremos.

Que con el estrés que nos da hacer la compra, yo no salgo hasta que se acaben las reservas de carne. No sé vosotros, pero yo entre que salir de casa ya es un estrés, tengo que hacer colas en todos los sitios donde compro [carnicería, pollería, frutería, herbolario, super], me quito la ropa cuando vuelvo casi en el umbral de la puerta y la trato como si fueran residuos nucleares, y desinfecto con lejía rebajada todos los envases, a mí comprar me da pereza.

Así que aquí me tenéis, con mogollón de maíz de palomitas, mogollón de guisantes congelados, dos paquetes de panecillos de hamburguesa y estas deliciosas hamburguesas que he hecho hoy para comer.

HAMBURGUESAS DE ESPELTA

INGREDIENTES

  • Espelta en grano, 200 g
  • Guisantes, 200 g
  • Zanahoria, 100 g
  • Cebolla, 150 g
  • Ajo, 2 dientes
  • Salvado de avena, 50 g
  • Harina integral de espelta, 30 g
  • Pipas de calabaza, 50 g
  • Sal, pimienta
  • Opcional:
    • Panecillos de hamburguesa
    • Mayonesa o veganesa, con un poco de mostaza y eneldo
    • Tomates, lechuga, cebolla… esas cosas que se ponen con las hamburguesas… a tu gusto

MODUS OPERANDI

Cocemos la espelta en agua con sal durante unos 40-50 minutos, hasta que esté tierna. Reservamos.

Picamos la zanahoria, la cebolla, y los ajos. En una sartén con un poco de aceite [yo usé la Thermomix] lo pochamos todo a fuego bajo hasta que esté blandito. Añadimos los guisantes y un poco de agua, justo para cubrirlos, y lo dejamos que se cocine unos 15 minutos. En Thermomix usé un cubilete de agua, y lo dejé a temperatura Varoma y velocidad 1.

Una vez cocinados los guisantes, añadimos a un robot de cocina toda la verdura y la espelta, y lo trituramos groseramente, no muy fino, para que queden granos enteros. Añadimos a la mezcla el salvado de avena y la harina, ajustando la cantidad hasta que tengamos una textura un poco ligada. Salpimentamos, y dejamos reposar media hora. El reposo es importante para que se ligue bien la mezcla.

Y por último sólo nos queda formar las hamburguesas. Para ello cogemos una porción de masa, hacemos una bola y la aplastamos ligeramente. Si se nos pega mucho a las manos, podemos mojarlas para facilitar el trabajo. Las podemos hacer a la plancha o al horno.

One Comment

  1. Que burguers tan ricas!!!!! Las he de probar, jeje, a ver si me salen ricas y enteritas, jajajaja, estoy probando a hacer cosas así vegetales para variar de vez en cuando y que ni modo, que cuando las cocino se deshacen todas y se convierten en picadillo para tirar sobre pasta o sobre lo que se me ocurre :P
    Y si es un tedio salir a la compra, siempre mirando que no se te pegue nadie, pensando que no te lleves invitados indeseados pegados a la ropa, haciendo colas….a ver si pronto volvemos a la normalidad :D
    Besote!!!!

    Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.