MOUSSE DE CAFÉ [Una pequeña estafa]

CAL 106,7 · HC 5,3 · PR 8,9 · GR 4,6 [POR RACIÓN] 

Mousse cafe 4Mousse cafe 3 Mousse cafe 5

Vengo a estafaros.

No os importa, ¿verdad? Yo creo que hay confianza.

La cosa es que yo, de entrada, no quería. Pero os tengo que timar un poco, nada grave. De verdad.

La estafa mejor planificada de la historia la empezaron a urdir los perversos fabricantes de yogures.

Yo estaba superando mi primer trance vital por aquel entonces. Era adolescente y mi existencia era ya demasiado complicada cuando además de ocuparme de cosas profundas de la vida como depilarme, tener novio y dejar de tenerlo más o menos al mismo tiempo, tuve que enfrentarme a que el mundo de pronto dejó de ser de yoplaitdefresa o de yoplaitdeplátano.

En aquella época, empecé a tener que enfrentarme a duras decisiones para elegir yogures. Pero eso no era nada con lo que hay ahora, que es de un high level executive que junto a los lácteos pronto veremos en los supermercados pequeñas cajitas de anxiolíticos con brillantes y coloridos envoltorios.

Porque ahora tienes que decidir si quieres yogur normal, desnatado o bio. Bífidus o no-bífidus. Fruta o no-fruta. Trozos o no-trozos. Muesli-sí o muesli-no. Natural o sabores. Sabores normales como fresa y plátano o yogur de tarta de arándanos con cobertura de láminas de chocolate bajas en grasa y trocitos de cookies, versión normal o light.

Y todo esto sin desviar tu mirada al estante de “otros postres lácteos” donde ya te entra una crisis de identidad y tienes que salir corriendo del super al diván de tu psicoanalista para hablar de tu madre. Que no tiene que ver con los yogures, pero con los psicoanalistas se habla de tu madre.

Y cuando ya te habías decidido tú a llevarte un yogur natural-desnatado-0%-bífidus activo-sabor tarta de arándanos-sin cobertura de chocolate bajo en grasas pero con cookies, te las encuentras.

Las mousse de yogur. El perverso plan de los fabricantes de yogures para que compres anxiolíticos. Demasiado cara para no ser sublime. Esponjosa, aérea… Sí. Aérea.

Me puedo imaginar la mesa de despacho de dirección de la fábrica de yogures, y a todos sus altos directivos frotándose las manos ante su depravado plan para cobrarnos más, por menos. Y sin que se note. Porque si llenas el yogur a tres cuartos, se nota. Y si haces el envase más pequeño, se nota. Pero… si lo llenas de aire… si sustituyes el yogur que te quedas en la fábrica por aire… eso nooooo se nota.

Y llegaron los ejércitos de obedientes consumidores y compraron como locos aquel nuevo invento, más caro y lleno de felices burbujas… de aire.

Si Rato se entera de esto a tiempo, se deja de mandangas y se pone a fabricar yogures.

Yo, como venía a estafaros un poco, os he traído una mousse de café que viene de la mano de Tía Alia, y que nos ha traído Neus.

Con ingredientes para dos postres se sacan cuatro y por si acaso le he metido un lingotazo de ron, así, si lo notas, lo olvidas pronto.

Ingenioso el plan, ¿eh?

Mousse cafe 1
 
INGREDIENTES
[4 PERSONAS]
 
Huevos, 2 [yemas y claras separadas. Si tienes claras sobrantes de otra cosa, úsalas aquí, hasta 4 claras está bien]
Maizena, 1 cucharadita
Queso cremoso light* o yogur griego, 200 g
Café bien cargado, 100 ml
Ron, 1 cucharada [15 ml]
Azúcar o edulcorante equivalente, 150-200 g
Gelatina, 1 hoja
 
* Si usas queso cremoso, ten en cuenta que es ligeramente salado y deberás corregirlo con algo más de azúcar
 
MODUS OPERANDI
 
Lo primero de todo, es hacer el café y dejar que enfríe. Al mismo tiempo, ponemos la hoja de gelatina en agua para que se hidrate. No es imprescindible, si vas a tomarla en el día no hace falta que la añadas, pero si la haces de un día para otro ayudará a sujetar las claras.
 
Una vez tenemos el café frío o al menos templado, batimos con un tenedor las yemas y la maizena hasta que no queden grumos, y las añadimos al café. Incorporamos el ron, el azúcar [si usas edulcorante añádelo a la mezcla fría y no ahora], la hoja de gelatina hidratada [sin el agua] y lo llevamos todo en una olla a fuego medio hasta que de el primer hervor.
 

A partir de aquí, bajamos el fuego y damos vueltas a la mezcla hasta que espese. Ten mucho cuidado y no dejes de remover ni medio segundo. La mezcla será muy líquida, comenzará a espesar de golpe y se quemará antes de que pestañees si no estás encima de ella. Una vez tenga consistencia de bechamel, la retiramos del fuego y la pasamos a un bol frío para que no siga cociendo [y se queme]. El edulcorante se añade ahora, si has optado por no usar azúcar como hice yo.

En un bol aparte, limpio y seco, montamos las claras y reservamos. No podemos tardar mucho en acabar la mousse, porque se bajan. A partir de aquí, trabajaremos rápido. La ventaja es que podemos usar las varillas sin limpiar de las claras y ahorrarnos algo de trabajo.

A la mezcla del café, le añadimos el queso crema o el yogur, y lo batimos con las varillas eléctricas hasta que quede homogéneo. Probamos de azúcar y rectificamos, especialmente si hemos usado queso crema.

Sobre esta mezcla, añadimos las claras montadas. Lo haremos en tres veces, la primera sin tanto cuidado y las dos segundas con un cuidado exquisito, de manera envolvente y usando una espátula [la primera vez las claras tan sólo aligerarán la mezcla, no conservarán apenas aire, las dos siguientes sí]

La ponemos en vasos individuales [si la mousse pesa mucho tenderá a aplastarse un poco el fondo y ser menos ligera] y los dejamos enfriar en la nevera al menos 2 o 3 horas.

La nata, si le ponemos, la añadimos en el último momento antes de servir, no es aconsejable guardarlos montados. Lo que veis en la foto sobre la nata, es un arándano deshidratado. Lo usé para ocultar el final del recorrido de la nata con la manga pastelera, que siempre queda un poco feo.

Mousse cafe 2

28 thoughts on “MOUSSE DE CAFÉ [Una pequeña estafa]”

  1. Eres la bombaaa jajaja

    Yo soy de las que se ponen delante del frigorífico con la difícil tarea de escoger un yogur entre los miles que hay.

    Y sino queda la opción casera, llegar a casa y hacerte el postre que realmente te apetezca y te guste, cómo esta mousse de café y con ese toque alegre y chisposo del ron.

    Gracias por participar
    Un beso

  2. Jajajaja, haz como yo y abandona los lácteos. Yo me he dado a la soja y de momento hay poco donde elegir, lo cual, para una personalidad débil e indecisa como la mía, es una ventaja. Soja sola (puajj), soja vainilla (puajj). soja frutas del bosque (vamos bien), soja chocolate (me gusta.
    Pero vamos, que sí, que lo de rellenar el envase de aire es digno del Profesos Moriarti! Y lo tuyo, te tengo que decir hija mía que es digno del mismísimo nuestro señor Jesucristo. Porque sacarte 4 postres de 2 yodures es el milagro de la multiplicación. Como te empiece a dar por los peces (que por los panes ya te ha dado) ándate con ojo que he oído que crucifican.
    Eres una genia.
    Besitos

    Por cierto, el otro día hice un pan. Mi primer pan. Lo uso para cuando abro las ventanas para ventilar y así sujeto las puertas para evitar los portazos por las corrientes… Me vine arriba y lo hice con harina integral de centeno, porque yo lo valgo.

    1. Jajajajajaaaaaaa pero que valiente!
      Madre mía la harina integral de centeno es un demonio hasta para los mismos panaderos, tiene una forma muy especial de amasado y una hidratación altísima.
      Pero oye, si cortas rebanadas ultrafinas y las tuestas… como lo ves?

  3. Ana ese toque de ron le va que ni pintado y seguro que tu mousse estaba deliciosa. He visto muchas variaciones y todas ellas se ven deliciosas, la tuya con sus toques de queso o de yogur estaría muy rica.

    Besitos,

  4. jajajajaja… me partoooo y me voy a estar riendo toda la tarde!!!
    Tengo que confesar que cuando he leído el título del post me ha dado miedo, conociéndote un poco como te conozco no sabía que me podía encontrar y en efecto lo que me esperaba, pero mucho mas sutil, tal y como tu eres jejejeje… pues yo me apunto a esta mousse con el chorrito de ron y que se nos pasen las penas y las preocupaciones y que los fabricantes de estos lácteos se forren a nuestra costa ¿acaso va a cambiar nuestra vida?
    Un besote
    Nieves

  5. Yo el dilema lo tengo cuando visito a nuestros vecinos franceses, como se puede tener 3 pasillos de lácteos y no quererlos comprar todos !! El toque de ron es un puntazo y como lo lea algún fabricante ya tenemos nuevo postre en las estanterías, jajjaja. Besos.

  6. Pero bueno… si por un momento parecía estar en el cine viendo una peli comica. Te he visto en el super en el pasillo de los lácteos jajaja.
    Has hecho una mousse de pelicula!! vaya rosetones tan bonitos que le has puesto y ese chupito de Ron ya ni digamos!!!

    Besos y encantada de conocerte!!!

  7. De veras!!! eres alucinante!!! me muero con tus historias, las escenificas, las cuentas, las creas de manera sublime!!! te estás convirtiendo en mi ídola!!!!!!
    Seguro que la mousse que hiciste es espectacular..pero te aseguro que tu relato, todo tus relatos..son brutales!!!!
    miles de cariños mi preciosa cuentista!!!!!!!! :)

  8. Dí que sí, qué tiempos aquellos en los que sólo había que escoger entre dos sabores y un tipo de yogurt… ahora tienes que hacerte todo un planning antes de ir a la sección lácteos. Aunque en Holanda son bastante más simplificados para estas cosas… creo que cuando nacen les implantan un chip especial de la simplificación :)
    Tus mousses son fantásticas… y chica, sí que te cunde a ti la materia prima!!! :)
    besos

  9. Ya no sé si te he comentado o no….que decía que me parece una versión fantastica de este postre. Yo me apunté al reto salado y ahora me estoy arrepintiendo, bueno….con la boca pequeña…
    Un besote fuerte,
    Mar

  10. ¡Chulísimo tu postre y divertidísimo tu post! Si a todos los tipos y variedades que has mencionado añades los que utilizo yo ahora (para consumo propio, nada de postres) que son los de cabra … hay para que nos de un chungo en la sección de yogures y lácteos varios!!!!!!!!!

    Un beso guapa

  11. Jajaja tienes más razón que un santo, cómo nos estafan y sin darnos cuenta. Lo de la gelatina no caí cuando hice la receta y al ir al día siguiente a la nevera para retratar a mi mouse me encontré que se había convertido en café, que coraje eh jeje. Un besote y tu estafa me ha encantado.

  12. Me gusta cómo estafas a la gente porque haces reír y haces que una pase un rato divertido cuando viene a leerte, sí, a leerte, porque me encanta leerte. Ya podían aprender muchos que hay otras formas de estafar. Sacando una sonrisa es una de ellas. ¿Es que no se dan cuenta los políticos de que aunque nosotros no nos percatemos de sus estafas lo que al final consiguen es que una se enrabiete ante tanto despropósito, abuso e injusticias? ¡Ana for president! Ja ja ja.

    De entre todo el repertorio de yogures se te ha olvidado incluir los cremosos. ¡Me cachis! Te perdonamos porque el estudio que has hecho es propio del resultado de un master y entendemos el sacrificio de tu tiempo para ello. Pero no te acostumbres, eh ;)

    Rica mousse donde las haya. No la he hecho, por eso de que el café, para mi, líquido y en taza. Pero me estoy arrepientiendo con tanta opción tan estupenda.

    Por cierto, que ya sé donde está la estafa: en el arándano. Yo pensaba que era un granito de café, y resulta que no. ¡Ahí me la has dado! Ja ja ja.

    Besos y feliz finde.

  13. Vaya, te dejo una parrafada y se interrumpe la conexión…
    En fin, resumo, que me ha encantado tu razonamiento previo y me he echado unas risas imaginando lo que hubiera podido hacer mi abuela con esa idea llevando una familia numerosa y regentando una pensión en un pueblo, ¿mousse de arroz con bacalao?, porque lo suyo era el arroz con bacalao.
    ¡Ah, si!, la receta fantástica y bien precisa, como siempre

Habla ahora o calla para siempre...