TARTA DE PICOTAS, INTEGRAL E INVERTIDA [Pausa]

He encendido el horno.

A 41ºC.

Sí. Fui yo.

Tenía picotas. En plena ola de calor, con el mercurio desatado y las aceras fundentes, yo tenía una caja de picotas. Y una tarta en la cabeza…

Decir que hace calor es un tópico y yo esto lo sé, que no queréis que os despache aquí una conversación de ascensor sobre el cambio climático [que además no es el responsable de que haga calor: los responsables, queridos, somos nosotros]. Pero lo cierto es que tengo los sesos un poco fundidos.

Así que os voy a contar que me estoy tomando un respiro. Y que por eso cada vez espacio más las publicaciones. No he dejado de tener un interés real en hacer cosas ricas y traerlas para compartir las recetas, pero el blog lleva abierto desde 2008, que ya son años, y de un tiempo a esta parte ha descendido un poquito en mi orden de prioridades. Es agotamiento. No es otra cosa.

Es tan simple como que ya no tengo tantas cosas que contaros, y que he descubierto otros terrenos que también me suscitan gran interés y en los que encuentro placentero invertir un tiempo que quito de aquí.

He empezado a escribir. En serio, digo. A escribir con conciencia de escribir, a tomar unas clases de escritura de verdad, con un tipo que escribe libros de verdad y me enseña cosas muy útiles y me estimula para que pase algún tiempo frente a la pantalla vertiendo líneas de tinta virtual que dicen de todo.

También he empezado a tejer. Y no es ninguna tontería. Yo llevo un estilo de vida un tanto disparatado de ir de un sitio a otro y me costaba mucho poner orden y ajustar mis tiempos y mis tareas. Y tras intentar infructuosamente yoga, meditación, mindfulness o actividades más dinámicas como el gimnasio, he descubierto que tejer me relaja a niveles de ensueño. Me permite colocar la mente en un estado de quietud relativa, que hace posible que me ordene y me sitúe. No tejo para hacerme ropa, tejo para hacerme un favor y colocarme. Que falta me hacía.

He perdido un poco el interés por el mundo blogger. No por la cocina, os leo y sigo todos vuestros blogs, pero ahora lo hago desde el móvil usando los trayectos de metro, y por ese motivo ya hace tiempo que no comento a nadie, desde el teléfono me resulta muy engorroso y rara vez tengo algo que aportar de verdad. Pero esa vida social un poco forzada, de te comento y me comentas, ese de mirar las estadísticas, de estar pendiente de las publicaciones… ya no me aporta tanto. No me dedico a esto profesionalmente, ni lo pretendo por ahora, así que creo que tengo que soltar un poco de cuerda.

De modo que en lugar de hablaros del calor, os estoy contando el por qué de mi bajón de actividad. También es verdad que últimamente he andado en un proceso vital complejo [nada serio, sólo algo que exigía mucho de mi tiempo, pero todo bien] y no he tenido momento para escribir ni para cocinar, casi. Llevo un mes alimentándome de lo que pillo cocinado al momento de cualquier manera.

Pero todo llega. Y con la caja de picotas que la gente maja de Picota del Jerte me ha enviado, ha llegado esta tarta.

La tarta rondaba mi cabeza desde que vi una nectarine upside-down cake en un libro de King Arthur flour, Wholegrain baking. La idea es muy sencilla: Se pone en un molde un montón de fruta embadurnada de mantequilla, azúcar y especias; y sobre esa fruta se echa una masa de bizcocho bastante líquida, que queda a medio camino entre el bizcocho y el pudding. Y se mete al horno.

Fácil. Excepto la parte de encender el horno.

TARTA DE PICOTAS, INTEGRAL E INVERTIDA

INGREDIENTES

  • Base de fruta
    • Picotas del Jerte, 450 g [peso enteras, 350 g deshuesadas]
    • Manzana reineta, 1 [200 g entera, 150 g limpia]
    • Mantequilla*, 25 g
    • Azúcar, 50 g
    • Nuez moscada, una pizca
    • Canela, media cucharadita
  • Masa
    • Harina integral de trigo, 200 g
    • Levadura, 6 g
    • Sal, una pizquitina [1/8 de cucharadita]
    • Mantequilla*, 50 g
    • Azúcar, 150 g
    • Huevos, 2
    • Leche de avena, 125 g [puedes usar leche normal]

La receta está etiquetada sin lactosa. La mantequilla tiene cantidades muy pequeñas de lactosa, y algunos intolerantes podemos tomarla. Si no es tu caso, hay mantequillas sin lactosa en el mercado.

MODUS OPERANDI

Para hacer esta tarta upside-down de picotas, lo primero que hacemos es precalentar el horno a tope. Y lo siguiente, lavar las picotas y deshuesarlas, pelar la manzana y cortarla en láminas o en daditos, como prefieras.

Si usamos un molde metálico, lo encamisamos con mantequilla y harina. Ponemos toda la fruta en un bol, y añadimos la mantequilla fundida, y el azúcar mezclado con las especias. Movemos para embadurnar la fruta y la volcamos al molde. Si el molde es de silicona podemos hacer todo esto directamente sobre el molde y moverlo con una cuchara para embadurnar la fruta [yo lo hice así].

Pasamos a la masa. En el vaso de un robot amasador [o en un bol] ponemos el azúcar y la mantequilla ligeramente fundida, y batimos hasta que se integre bien. Añadimos los huevos de uno en uno, el segundo cuando el primero esté del todo integrado.

Pesamos la harina, y añadimos la levadura y la sal.

Añadimos a la mezcla de líquidos la mitad de la harina, y mezclamos bien. Añadimos toda la leche, mezclamos hasta tener una masa fina y completamente integrada. Añadimos el resto de la harina y terminamos de mezclarlo todo.

Volcamos esta masa sobre la fruta.

Horneamos la tarta a 180 ºC unos 40 – 50 minutos. El tiempo depende del ancho del molde, a más ancho más extendida queda la masa y antes se hornea. Y de tu horno! Lo único fiable es ir pinchando para ver como va.

4 Comments

  1. Aunque yo no he encontrado de momento nada que me relaje tanto como cocinar, se que llegará y pasaré un poco del blog. Me alegro de que estés bien y hayas encontrado algo que te llene y te apasione, aún así te echaré de menos, no dejes de asomarte de vez en cuando para deleitarnos con tus recetas.
    Un abrazo 😘

    Reply
  2. Bueno siempre hay momentos para todo y si ahora el blog no esta en esos momentos pues no pasa nada ,hay que hacer lo que auno le gusta y si tejer te relaja y has descubierto que escribir es lo tuyo en estos momentos pues bien venidos sean.
    Yo tampoco enciendo el ordenador todos los dias y os leo desde el movil y es verdad que escribir un comentario desde el segun en que blogs es tarea complicada y luego alomejor ni se llega a publicar.
    Uummmmmmmm como tenia que estar esa tarta de picotas de muerte relenta no lo siguiente quien pudiera dar cuenta de un trozo ,me has puesto los dientes largos largos.
    Disfruta del verano y nos leemos cuando te apetezca compartir una de tus maravillosas recetas .
    Bicos mil wapa.

    Reply

Habla ahora o calla para siempre...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.