Pulla, pan sueco de cardamomo

PULLA O BOLLO FINLANDÉS DE CARDAMOMO

CAL 360,4 · HC 62,5 · PR 8,7 · GR 9,7 [100 G]

Pulla, pan sueco de cardamomoPulla, pan sueco de cardamomo

Invierno.

Es invierno en marzo. Hace frío en los tejados, frío en los parques, frío dentro de mis zapatos.

Siempre he pensado que Madrid es un laberinto de tejados sembrados de antenas. Y bajo esos tejados, en las casas, hay todo un universo de vidas que se mueven a la vez, que encienden y apagan hornos, radios, luces; que cogen y dejan bicis o patines; que comen o beben o bailan.

Y en invierno, aunque ya sea primavera porque es lo que nos han dicho [bajo mi piel es invierno], la gente guisa despacio legumbres, hornea galletas de mantequilla y prepara maravillosos bundts especiados, y bollos.

El invierno, aunque caiga en primavera, huele a vino tinto, a canela, clavo y cardamomo.

Y tiene su recorrido por las calles. El frío me lleva a los puestos de castañas, a los boniatos asados envueltos en papel de aluminio dispuestos para comer por la calle mientras miras escaparates y sueñas con el calor de los abrigos de lana de los maniquís. También a las cafeterías con mesitas de madera antiquísimas y sillas destartaladas donde puedo tomar un café con soja y escribir tranquila.

Las calles se limpian en la lluvia, y la ciudad huele algo parecido a bien. Y cuando el sol sale de entre las nubes, la gente sonríe.

Y aunque esta que os escribe ama el verano por encima de todas las estaciones, he de reconocer, que el invierno también me puede reconciliar con la vida a media tarde, cuando tengo un café en taza grande, y un bollo con cardamomo.

    Receta asaltada a Mandarinas y miel para el #asaltablogs de este mes.

    Pulla, pan sueco de cardamomoPulla, pan sueco de cardamomo

     

    INGREDIENTES

    [UN BOLLO DE UNOS 600 G]

     

    Harina panadera, 350 g

    Leche de avena*, 125 g

    Levadura seca de panadero, 5 g [o 15-20 g de levadura fresca]

    Sal, 7 g

    Azúcar, 60 g

    Mantequilla**, 50 g

    Huevo, 1-2 ud [Uno para la masa, y otro para el brillo final, que es opcional]

    Cardamomo, 5 bayas [molidas]

    Semillas o frutos secos, para decorar

    *Si no eres intolerante a la lactosa, puedes usar leche de vaca sin problema. También leche de soja, de arroz…

    **Esta receta es apta para intolerantes a la lactosa. Casi todos los intolerantes podemos tomar mantequilla ya que la lactosa presente en ella es residual, pero si no es tu caso y tienes alta sensibilidad, hay en el mercado mantequillas sin lactosa.

    MODUS OPERANDI

    Esta es una masa de pan de leche muy sencilla. 

    Lo primero que hacemos es pesar la harina en un cuenco, y reservarla.

    Preparamos un prefermento corto para activar la levadura. En un bol calentamos la leche muy ligeramente, a 37 ºC [si no tienes termómetro sonda, mete el meñique en la leche y si no te quema, está correcto]. Disolvemos la levadura, batiendo un poco con la varilla.  Incorporamos una cucharada de la harina reservada y una cucharadita de azúcar.

    La harina usada en el prefermento se descuenta del total [por eso te he hecho pesarla antes], el azúcar en cambio no importa tanto. Tapamos el prefermento con papel film o un paño de algodón, y lo dejamos tranquilo entre media hora y una hora, hasta que veamos que hace burbujitas [a más calor ambiente, menor tiempo de fermentación. Yo cuando tengo prisa, tapo el bol con una mantita polar y el levado se agiliza infinito].

    Una vez el prefermento esté feliz y burbujeante, incorporamos al bol el resto de los ingredientes [mantequilla, sal, cardamomo molido, azúcar, huevo ligeramente batido, harina]. 

    Mezclamos en el bol hasta que sea posible volcarlo a la encimera, donde haremos un amasado fuertecito, hasta tener una masa lo más lisa posible. Podemos amasar en tres tandas de 2-3 minutos, separadas en el tiempo por descansos de 5 minutos, eso ayuda al gluten y nos permite amasar con más comodidad. Pero cada harina tiene un desarrollo, guíate mejor por el aspecto de tu masa.

    Devolvemos la bola de masa al bol, y lo dejamos levar tapado hasta que doble su volumen. En verano puede tardar una hora, y en invierno si hace frío, podría ser hasta tres o cuatro.

    Una vez levada, sacamos la masa del bol, la desgasificamos con cuidado plegando la bola desde los bordes hacia el centro. La dividimos en tres porciones lo más iguales que podamos.

    Cogemos una porción, y la rodamos en la encimera hasta tener  un churro de masa alargado. Esta operación hay que hacerla despacio, y sin desgarrar la masa ni enrollarla, ten paciencia. Presionamos la masa en el centro, usando ambas manos con las palmas abiertas y los dedos extendidos al máximo, y según presionamos la rodamos ligeramente y estiramos hacia los extremos. Se hace poco a poco, con cuidado de que no se formen pliegues.

    Repetimos la operación con las otras dos porciones. Y las trenzamos. Para hacer la trenza, unimos los churros de masa en un extremo y replegamos un poco el borde, para que no se abra en el levado. Formamos la trenza, y terminamos igual, replegando un poco la costura y remetiéndola bajo la masa.

    Colocamos la trenza en la bandeja del horno, y la tapamos con un film o un paño de algodón, hasta que leve de nuevo. Esta vez tardará un poco menos, entre 45 minutos y una hora y media, según la temperatura ambiente.

    Al tiempo, precalentamos el horno a temperatura máxima.

    Una vez la tengamos lista, pintamos la masa con un huevo batido y absoluta y total delicadeza para que no se desinfle, y espolvoreamos frutos secos o semillas a nuestro gusto.

    Lo horneamos a 190 ºC unos 20-25 minutos, según el grosor de la trenza.

    Sólo nos queda hacer café…

    36 thoughts on “PULLA O BOLLO FINLANDÉS DE CARDAMOMO”

    1. Y de que vamos hablar?, me encanta como escribes, las fotos que les haces a tus creaciones, yo ama de casa hago mis pinitos en algunas cosas de las muchas que se publican, porque me encanta la cocina y por su puesto comer. Por cierto me llamo Susana.

    2. Cómo me gusta saber que te reconcilias con el invierno madrileño ;). Es que la imagen que has descrito es precisamente la que a mí más me gusta, qué te voy a contar yo! Mmmm, el Pan Pulla lo hice yo para Navidad hace unos años y desde entonces he repetido en casa cuando llega el primer frío, me pierden los panes semiducles con buen aroma y en forma de trenza (será porque me recuerdan al Zopf suizo). Y es que son ideales para el frío!

      Un abrazo

    3. Menuda pinta tan rica tiene este bollo, se ve muy esponjoso y tierno. Me lo apunto para hacerlo, para moler las bayas de cardamomo, ¿qué utilizas? Veo muchas recetas que usan cardamomo molido y no he sido capaz de encontrarlo en ninguna tienda en Madrid.

    4. Pues yo , debe ser porque vivo en una zona donde el verano dura demasiado, (y es muy muy verano) , prefiero y disfruto mucho del invierno, de calor de chimenea, de infusiones calentitas que calientan manos y cuerpo, y de bollos, magdalenas y demás “hornerio”
      Tu bollo con cardamomo me encanta , son fan de ambos, del cardamomo y de los brioches , no dejaba ni las migas

    5. Y yo que nunca he probado el cardamomo..
      La mujer de mi abuelo era de Finlandia, y tenía un tarro enorme de mezcla de especias de allí, yo era muy peque y ni idea de lo que llevaba.. pero me volvía tan loca esa mezcla que le pedía que lo pusiera por todo. Recuerdo la lasaña… ahí sí que estaba rico…
      Recuerdo el sabor, aunque nunca lo identifico con una especia en concreto.. ¿sería cardamomo?

    6. Pues sí, nos ha llegado el invierno así, a traición, y el sábado casi me da un jamacuco yendo con la bici a trabajar… Con lo que feliz que estaba yo con la idea de que ya era primavera… Pero bueno, eso nos da excusas para seguir horneando cual posesas, ya llegarán épocas en las que no queramos ni oír hablar del horno.
      Me encanta esta receta y cómo te ha quedado. Yo tendría que probar a hacerlo con aceite en lugar de mantequilla, ya que mi problema no es la lactosa, sino otro azúcar presente en los lácteos. Pero seguro que se puede hacer y queda genial.
      Buen asalto! Muás
      P.D. Lo que me preguntabas en el comentario del blog sobre la nata vegetal para montar, la compré por internet en una tiendas de estas de repostería. Pero no te la recomiendo, es un brick de 1 litro, que lo congelé en bolsitas para usar a pocos, pero para usarla muuuuuy de vez en cuando, ya que básicamente es aceite de palma con un montón de conservantes y mierdas. Así que no es muy saludable, la verdad. Mejor usar nata de coco.

    7. No sé cómo explicártelo, pero, leerte, me da sueñito.

      “Siempre he pensado que Madrid es un laberinto de tejados sembrados de antenas. Y bajo esos tejados, en las casas, hay todo un universo de vidas que se mueven a la vez, que encienden y apagan hornos, radios, luces; que cogen y dejan bicis o patines; que comen o beben o bailan.
      Y en invierno, […], la gente guisa despacio legumbres, hornea galletas de mantequilla y prepara maravillosos bundts especiados, y bollos.”

      :) Me da gustico leerlo, es como si me taparas con una mantita y me dieras una enorme taza de té. Ainss…eres la caña.

      Con este bollo de cardamomo desde luego que da igual que el invierno se esté resistiendo a irse. ¡También puede encontrarse la felicidad!

    8. Querida Madrid es un sembrado de todo lo imaginable, tejados, antenas y gente, mucha gente de los más variopinta. Es la esencia y el encanto de Madrid.

      Encantada quedo yo con este pan, cosa que no me sorprende viniendo de tu horno y bajo tu tejado.

      Perfecto como bien dices con una taza de café de las grandes, que el pan merece eso y mucho más.
      Bss

    9. Esta posiblemente habría sido una de las recetas que habría seleccionado para asaltar pero como la eligió mi costillo pues me tendré que llevar la tuya jejeje
      Soy de las tuyas, me encanta el verano pero tengo que reconocer que el invierno tiene momentos que me encanta disfrutar, aunque ya podían tomar nota por aquí y además de castañas vender boniatos asados (madre que buenos están)
      Besos

    10. Pues a mi me gusta mucho el sol el verano y el calorcito, pero últimamente le he cogido carño a las estaciones menos cálidas y disfruto de un rico trozo de tarta (o de pan dulce) ..tu receta es de prueba obligatoria! se ve un gran asalto!!
      un besote
      Flor

    11. El invierno no me ghusta mucho ultimamente antes me gustaba mas ahora si puedo estar en casa y no salir soy feliz , pero oiga si me invitas a un cafe o infusion con este fantastico bollo filandes de cardamomo, salgo de casa a la de yaaaaa y no dejo de hacerte la ola .
      Te ha quedado de relujo y seguro que sabia infinitamente mucho mejor.
      Bicos mil wapa.

    12. Jo! que añoranza me ha dado de Madrid, de Chamberí, de los inviernos, del frío, de las ocho de la tarde saliendo de casa para ir a Malasaña y encontrarse con los amigos…ainshss.
      Ay Ana Melm, que labia tienes!!
      Y por cierto el pan bollo: bien rico!
      (le puse las semillas de las bayas de cardamomo; tu cuando dices las bayas molidas… ¿incluyes la cascarita verde??

    13. Yo, que adoro el invierno, me ha encantado la descripción que has hecho… casi he vuelto a tener la sensación de estar tumbada en mi sofá, envuelta con una manta y mis gatos alrededor… Uff, lo que daría por estar así y tener una taza de té y un buen bollo como el que nos traes entre las manos, porque menuda pinta más buena!!! Y el sabor tiene que ser riquísimo… Me va a costar seguir trabajando esta tarde jejeje.
      Besos

    Habla ahora o calla para siempre...