ARROZ CON CODILLO [RECICLAJE EXPRÉS]

Arroz con codillo Arroz con codillo Arroz con codillo

No sé comprar. Sí, a estas alturas de la vida, lo sé. Pero no sé comprar.

En casa comemos muy poca carne, y cuando lo hacemos, viene de una granja sostenible que la sirve a domicilio a través del grupo de consumo. Compramos ternera, que viene envasada al vacío por porciones de medio kilo, y pollos que llegan enteros. Por lo general sólo vamos a la carnicería si tenemos gente a comer y necesitamos puntualmente algo más; el resto del tiempo si no tenemos carne organizamos un pedido al productor, y mientras llega, simplemente comemos otras cosas.

Un día, invitamos a un buen amigo a comer en casa. Este amigo es un carnívoro devoto que ha vivido hasta hace muy poco con una vegana estricta. Y aunque las penas no se quitan con asados, hay que reconocer que esto siempre le alegra a uno el día. Así que decidimos que vamos a hacer un codillo asado con repollo, que es lo más gore, carnívoro y crujiente que se nos ocurre, un plato sencillo pero contundente y lleno de sabor. Hasta aquí, todo en orden.

Yo, que nunca he comprado codillo, ni lo he cocinado, me voy a la carnicería y veo unas bolsas donde hay envasados al vacío unos hermosos codillos en salmuera. Y en lugar de preguntar al carnicero qué me recomienda para tres personas, tomo una decisión. Mi lógica absurda de compradora inexperta piensa lo siguiente: A ver un codillo, sin el hueso, y ya cocido… muy grande no creo que sea, y por algo los venden en formato individual… y pido tres codillos. Tres. Para tres personas, claro. Porque en mi cabeza, un codillo era algo que se sirve entero con un poco de col asada como guarnición. Cuando el carnicero los echó a la báscula y vi que pesaban 2 kilos 700 gramos, ya era tarde para cualquier otra cosa. Casi a kilo por cabeza. Ea. Por si quería codillo.

Mi plan de servir un codillo con guarnición por comensal pasa a cocinar sólo dos codillos para los tres, ponerlo todo en una bandeja y vamos sirviéndonos de ahí, que hay confianza y se puede. Bien. Aso el codillo, con una base de patatas, su guarnición de repollo y un buen adobo de miel y mostaza. Preparo una ensaladita para equilibrar un poco. Viene nuestro amigo… cervezas… codillo asado… café… y cuando se va hay algo menos de medio codillo en la bandeja con otro montón de repollo que ha sobrado. Puf. Ya asado, y con el adobo. Lo meto en la nevera dispuesta a olvidar, pero al día siguiente abro la nevera de nuevo y el codillo me mira desafiante. ¿No querías codillo, bonita?

En esos momentos recuerdo mi máxima culinaria, que es: Si un resto no sirve para hacer salsa para pasta, servirá para saltear con arroz. Que es una máxima con la que suelo liquidar todo resto de comida que termina por la nevera, incluidas salsas sobrantes de guisos y asados. Descarté la salsa para pasta porque además de llevar repollo, tenía un adobo muy potente de miel y mostaza. De modo que me quedó saltearlo con arroz. Y oye, que estaba tan bueno que el codillo que me quedó sobrante, lo terminé cocinando igual. Con arroz tiene un sabor potente y no resulta fuerte ni pesado. Me pareció una forma muy interesante de comer codillo, casi más que comerlo entero, a lo bruto.

Y no podía dejar de compartirlo en #ReciclandoSabores, de mi amiga Rossgastronómica, porque esto ha sido un reciclaje en toda regla, nacido de mi inconsciencia cuando hago la compra, que no es poca.

Arroz con codillo Arroz con codillo

ARROZ SALTEADO CON CODILLO

CAL 556,7 · HC 53,0 · PR 43,4 · GR  18,6 [POR RACIÓN, PLATO ÚNICO]

INGREDIENTES

 [2 RACIONES GENEROSAS]

Codillo ya cocinado, con guarnición de repollo*, [300 g de codillo y 100 g de repollo aprox]
Arroz basmati, 60 gramos por persona
Aceite, una cucharada
Cebolla, media
Ajos, dos dientes
Hinojo, media cucharadita [pueden ser cominos o alcaravea]

Sal, para ajustar

MODUS OPERANDI

El codillo

Os voy a explicar brevemente como se asa el codillo, aunque he partido de restos de uno que tenía ya asado. Lo primero que hacemos es cocerlo sólo con agua y si quieres una hoja de laurel, media cebolla y unos clavos, en olla exprés, en torno a una hora [cada olla maneja unos tiempos en función de la presión que alcanza, cuidado con esto, mira las instrucciones de la tuya]. El codillo en salmuera se cocina SIN SAL, porque ya viene salado.

Lo pasamos al horno. Preparamos una bandeja de horno con una base de patatas en láminas [opcional], y sobre ellas acomodamos el codillo. Lo pincelamos con un adobo de miel y mostaza, y asamos todo a 200 ºC unos 45 minutos o hasta que esté crujiente y tierno. Mientras se asa, cocemos ligeramente medio repollo cortado en cuatro o cinco trozos en agua con sal, unos 5 o 10 minutos. A falta de 15 minutos para sacar la carne del horno, lo incorporamos a la bandeja y lo terminamos de cocinar asado.

El arroz con codillo

Partimos de los sobrantes de codillo con repollo, a los que hemos retirado las patatas [las serví todas, porque no aguantan bien si se guardan]. Deshilachamos los restos de codillo con las manos, hasta tener todo bien desmenuzado, y picamos ligeramente el repollo. Reservamos.

Preparamos el arroz. Como os decía, por cada persona calculamos 60 gramos de arroz, y la cantidad de agua serán 75 ml. En este caso, preparé 120 g de arroz y 150 ml de agua. Lavamos el arroz con agua abundante, lo escurrimos y lo ponemos junto al agua y una pizca de sal en la olla. Lo cocemos partiendo de agua fría, y cuando hierva bajamos el fuego al mínimo, tardará unos 14-15 minutos en estar listo. No he usado especias en la cocción del arroz, porque las usaré después. Una vez cocido el arroz, lo reservamos.

Arroz con codillo

Picamos la cebolla y los dientes de ajo muy menudos. En una sartén calentamos una cucharada de aceite y los pochamos a fuego medio-bajo hasta que la cebolla esté transparente. Hecho esto, añadimos un puñadito de semillas de hinojo, las tostamos 30 segundos, y añadimos el codillo con el repollo, lo salteamos un minuto y por último incorporamos el arroz cocido, y lo salteamos dos o tres minutos más, hasta que se integre y coja temperatura. Si no tenemos hinojo, la alcaravea o los cominos son una buena opción. Las especias ligeramente picantes y anisadas le sientan estupendamente al codillo, y no entran en conflicto con el adobo previo, que además quedará muy sutil en este plato.

Servimos.

8 Comments

  1. Madre mía que pinta!!! Yo uso tu máxima también, normalmente con el arroz, salsa que me sobra, al día siguiente un arrocito, y tan ricamente, que no están las cosas para tirar!!. Un beso preciosa!!!

    Reply
  2. Uauuu!!! será de sobrante pero está de vicio, al menos eso es lo que se adivina a través de tus magnificas fotos. Yo también soy de las de reciclar con pasta, arroz o patatas los sobrantes y a veces, hasta yo me sorprendo de ciertas combinaciones. Genial!!! Bss

    Reply
  3. Te ha quedado con pinta “profesional absoluta” Nadie se hubiese enterado que era un resto que te había sobrado de casi un kilo… ja ja ja
    A mí también me pasaban esas cosas exageradas como una vez con un pavo, “nooooo… demasiado grande, compra mejor una pavita que son más pequeñas” y ¡zas! Voy y compré dos por si acaso, no veas, comiendo pavita una semana.
    En fin, tu arroz maravilloso, te lo copiaré, me ha gustado mucho.
    Besos

    Reply
  4. Uummmmmmmmmmm de buena gana metia la mano y daba cuenta de un plato ,seguro esta de rexupete, te ha quedado un plato de reciclaje de relujo.
    Bicos mil y feliz inicio de semana wapa.

    Reply
  5. jajajaj, me siento muy identificada con tú compara masiva. A mi me cuesta y mucho cocinar para dos y siempre me paso tres pueblos en las cantidades.
    Ana un arroz que me encanta y si es cierto un buen salteado con arroz o pasta es una solución estupenda para reciclar pequeños restos.
    Gracias guapa, me ha encantado tu reciclaje.

    Reply
  6. Ja ja que buena compra de codillos, si te pones no te pones por poco ala 1 kilo por persona, bromas aparte con las sobras se pueden hacer siempre ricas recetas que luego salen divinas y desde luego con la carne de un asado de codillos allá donde la pongas triunfas de calle como este arroz.
    Bss

    Reply
  7. Te pasa como a mi, ya te cuento el domingo, el sabado vienen a comer mis cuñados y siempre me parece poca comida, el lunes voy a tener mucho reciclaje para Rosalía jejejej Este salteado perfecto y ya me contaras lo del codillo, que quede tierno y crujiente por fuera que tengo ganas de hacerlo, bss ah y que hicieste con el tercer codillo?

    Reply

Habla ahora o calla para siempre...