BIZCOCHO DE VAINILLA [De México]
CAL 284,6 . HC 36,0 . PR 10,3 . GR 12,1 [100 GRS]

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 
Hagamos justicia a un pensamiento mundial extendido y equivocado: apártense Madagascar y Thaití. Por favor… vayan a las últimas filas… sí, vale, ahora está mejor.

México, dé un paso adelante como país de donde es originaria la vainilla. Gracias.

Qué bonitas las orquídeas. Y qué inútiles, pensaréis algunos.

Pues no.

Las orquídeas no son meros adornos, al menos, no todas.

Hay una variedad de orquídea que produce las vainas de vainilla. Pero no vayáis a pensar en una delicada orquídea suspendida en la selva tropical de un delicado tallo…

Pensad en una mega-orquídea de hasta 35 metros de altura de tallos entrelazados con flores. Bonita, eso sí. Y Mexicana, como la Gloria Trevi o la Paulina Rubio y sus respectivos traseros.

Aunque las vainillas más conocidas mundialmente son las de Thaiti y Madagascar, lo cierto es que la vainilla es originaria de México, solo que las otras tienen más marketing y claro, con una buena campaña de promoción… se nos puede convencer hasta de que la Navidad es roja y blanca -y no es daltonismo que ya sé que el muérdago y los abetos son verdes.

Los conquistadores, empezando por Hernán Cortés, además de a otras muchas cosas de las que no hablaremos aquí, se aficionaron una bebida de cacao con vainilla enfriada con nieve de la montaña. Que con un buen filete de vaca y una tortilla de maíz debía ser lo que nuestros MacMie-perdón, el subconsciente se abre paso-MacDonalds de hoy en día.

Fue a mediados del XIX cuando se pudo cultivar vainilla en otros climas, vamos que la cosa no viene de lejos ni mucho menos. Un esclavo llevó vainilla a la Isla Reunión y encontró la forma de polinizar las orquídeas de forma artificial -ya que la plantita en cuestión es polinizada por una abejita que sólo vive en México- y de Isla Reunión pasó a la vecina Madagascar y aquí empezó la creencia de que la vainilla venía de allí. Pero no. Viene de México.

La inmensa mayoría de las vainillas que consumimos en nuestras cocinas son plantas-probeta sin sexo ni disfrute abejil de por medio y no tienen tanta gracia… eso cuando no son directamente vainilla sintética que en ese caso… vamos ya ni hablamos…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
 

INGREDIENTES [RINDE UNOS 350-400 GRS DE BIZCOCHO HORNEADO]

Mantequilla ligera, 60 grs
1 huevo
Edulcorante polvo equiv. 150 gr azúcar
Harina integral, 150 gr
Levadura, 2 ctas
Leche semi, 80 ml
Esencia de vainilla, al gusto
Mermelada light, al gusto [en mi foto, de fresas]

MODUS OPERANDI

Mezclar la mantequilla a temperatura ambiente con el edulcorante en polvo y batir bien hasta que espume ligeramente, añadir el huevo y seguir batiendo hasta que quede homogéneo.

Si tenemos Thermomix se pueden poner la mantequilla y el edulcorante a velocidad 3 1/2 un par de minutos o tres con la mariposa en las cuchillas, y añadir finalmente el huevo.

En un bol aparte, mezclamos harina y levadura con una pizca de sal, y preparamos el vaso de leche con las gotas de esencia de vainilla líquida.

Añadimos poco a poco y de forma alternada por un lado la mezcla de harina+levadura y por otro la de leche+vainilla sobre la primera preparación [edulcorante+mantequilla+huevo]

Metemos en el horno a 180º unos 25-30 minutos.

Mermelada: Le añadimos unas gotas de zumo de limón y otras pocas gotas de agua y al microondas más o menos 1 minuto, quedará líquida y la podremos usar para bañar el bizcocho.

*Yo lo horneé 30 minutos pero mi horno va algo fuerte de temperatura, y se quedó un pelín seco. Recomiendo hornear primero 25 minutos y comprobar, siempre podemos poner 5 minutos más si no está bien cocido.

Fuente: La Cocina Sana de Mery – que ya te debía un post, guapa, con lo que te copieteo!

Esta es mi contribución a HEMC 39 Dulces sin azúcar

 

10 Comments

  1. ohhh que rico bizcocho!!y ligerito!! tengo que buscar ese edulcorante para hornear, me urge, me urgirá sobre todo en pasar las fiestas, jejeje.
    La historia de la vainilla no la sabía, que bonita, casi tan romántica como la del la flor del azafrán.

    besitos!!!

    Reply
  2. Me encanta el bizcocho, la historia de la vainilla (que no tenía ni idea…) y el Hemc39 que no me había enterao!! El puente me dejó desconectada del mundo…jajaja Me apunto la receta!
    Un besote!

    Reply
  3. Que interesante lo de la vainilla, no lo sabia en absoluto !
    Y el bizcocho parece esponjoso y tiernisimo, para comérselo ahora !
    No conocia tu blog pero gracias al HEMC me lo apunto!
    Un saludo,

    Reply
  4. Pues por supuesto que me lo copio, guapa, ya sabes que yo NECESITO recetas sin azúcar.
    Ya veo que también estás en el HEMC, ¡vamos a hacernos un buen recopilatorio, jejeje!.
    Aunque sé de muy buena tinta que has “compensado” este bizcocho con unos alfajores que… ¡ojú!, jajaja.
    Un besote grande.

    Reply

Habla ahora o calla para siempre...