MAGDALENAS CON MANZANA CARAMELIZADA [Aprobadas por la gata]

Mi gata opina que estas magdalenas están buenas.

Sí. He escrito mi gata opina que. Porque en esta casa, la peluda es un miembro de pleno derecho de la comunidad de convivientes formada por ella, el vikingo y yo misma [los dos últimos, está claro, a su servicio incondicional].

La gata suele exigir que se le de a probar todo lo que se cocina y/o come en la casa. Y ya decide ella lo que le gusta y lo que no.

Os puedo contar que no le gusta el rape y tampoco los langostinos, ni los carabineros o cosas similares. La cena de nochebuena… psa. No triunfó. En general el pescado le hace poca gracia. Con la excepción del atún y de los mejillones.

Cuando en casa se abre una lata de atún [cualquier atún que no sea en escabeche] la gata se lanza en picado desde donde esté y aterriza de un salto en tus brazos.

Le flipan los mejillones en escabeche [sí, atún en escabeche #esmal y mejillones en escabeche #esbien. Ella no se somete a ninguna norma de coherencia].

La última vez que aterrizó de un salto durante la apertura de una lata de mejillones, le pudo el ansia, metió la cabeza bajo mi mano [mano que sostenía la lata a medio abrir] y el líquido rojizo lleno de escabeche aceitoso se desparramó completamente sobre su cabecita blanca de orejas naranjas.

Vivimos un drama para limpiarle aquello de la cabeza. Ella no se llegaba, y para quitar aquel pringue hizo falta un poco de champú… y un poco de agua corriente… seguidos de toalla [tras sacar a la gata de debajo de la cama bufando como un troll] y de secador puesto en la velocidad más silenciosa y menos potente de todas.

Sí le gusta la carne, aunque no toda. Filete no. Pulled pork sí. Pollo según el día.

Come algunas frutas [ya os dije que las convenciones no van con ella] y bollería o bizcochos. Le encantan los dulces.

No todos, matizo. Pero en general, los bizcochos le encantan. Bizcochos, magdalenas, bollos. Cuando era más pequeña pegaba un salto a la mesa mientras desayunábamos y limpiaba las migas que iban cayendo. Ahora ya no hace eso, si te ve cortar un trozo de bizcocho va directamente, se mete entre las manos y te quita un trozo.

Para qué andarse con rodeos.

Cuando el vikingo, sentado en el sofá, abrió la cápsula de la primera magdalena, justo después de la sesión de fotos, la gata saltó a su regazo, metió la cabeza entre sus manos y exigió probar. Le encantó. Se comió dos o tres trozos de magdalena [chiquititos, no le damos mucha porque no le conviene].

Sí, ya sé que los gatos no deben comer dulces. Pero es tan adorable cuando algo le gusta! Y estas magdalenas con manzana caramelizada de Trasteamos en mi cocina? le han encantado.

Igual que a nosotros. ¿Quieres una?

MAGDALENAS CON MANZANA CARAMELIZADA Y CANELA

INGREDIENTES

[10 MAGDALENAS GRANDES]

Para la manzana caramelizada

  • Manzanas reineta, 2 uds [las granny smith también son una buena variedad]
  • Azúcar moreno, 2 cucharadas
  • Canela, media cucharadita

Para la masa

  • Huevo [grande], 1 ud
  • Azúcar moreno, 100 g
  • Yogur de almendra, 125g [en la original, yogur griego]
  • Leche de almendra, 125 g [o leche normal]
  • Aceite, 50 g
  • Harina de trigo, 250 g
  • Levadura, 1 sobre [15 g]
  • Canela, media cucharadita
  • Sal, una pizca

MODUS OPERANDI

Para hacer la receta de magdalenas con manzana caramelizada y canela, haremos primero la manzana caramelizada, y una vez lista, la reservaremos y prepararemos la masa de las magadalenas.

Manzana caramelizada

Pelamos y cortamos en láminas dos manzanas pequeñas o una grande. Las ponemos en un recipiente apto para microondas, y les añadimos dos cucharadas de azúcar moreno y media cucharadita de canela. Mezclamos para que se embadurnen bien, y dejamos reposar 15 minutos. Pasado este tiempo, las metemos al microondas, a potencia máxima [unos 800w] alrededor de 5 minutos. Tienen que estar blanditas y cocinadas, pero enteras.

Este proceso se puede hacer en un cazo al fuego, la ventaja de hacerlo al microondas es que la manzana no se rompe porque no hay necesidad de removerla. Si lo haces al fuego, quedará algo más rota, pero estará buena igual.

Reservamos la manzana.

La masa

Antes de comenzar, precalentamos el horno a tope. Calcula que tiene que estar al máximo cuando metamos las magdalenas, cada horno tiene sus tiempos.

Ponemos en un bol el huevo y el azúcar moreno, y lo batimos con unas varillas hasta que la mezcla comience a blanquear y espumar un poco. Te aconsejo hacerlo con varillas eléctricas [de hecho yo usé un robot] pero si no tienes, no pasa nada, puedes batir a mano [tardarás un poco más, eso sí].

Sobre esta mezcla, añadimos el yogur, la leche y el aceite, y seguimos batiendo hasta que se incorpore totalmente. Una vez tengamos todo integrado, incorporamos la harina con la levadura y una pizquinina de sal. Mezclamos con una espátula, en movimientos envolventes, hasta que la harina esté totalmente incorporada a la masa.

Preparamos las cápsulas de magdalena. Yo uso una bandeja para magdalenas, de esa forma evito que se abran durante la cocción.

Ponemos la masa con ayuda de una cuchara o un cazo pequeño en los moldes, hasta 3/4 partes de su capacidad aproximadamente. Sobre la masa, dejamos caer láminas de manzana caramelizada que teníamos reservada.

Horneamos, a 180 ºC entre 15 y 25 minutos [El tiempo depende del tamaño de los moldes. Estos de la foto, son grandes y tienen bastante capacidad, han tardado exactamente 22 minutos]

10 Comments

  1. jajajajaj como me he reido con tu texto sobre tu gata!! En casa también lo prueba todo mi gata. Y…(por curiosidad) Le podrías dar a probar remolacha cocida? Mi Winky es una entusiasta del atún, de los quesitos, del jamón dulce…pero la remolacha es otro nivel!! literalmente no me la puedo quitar de encima cuando tengo remolacha cocida por la encimera!
    Las magdalenas las tengo que probar porque ya sé de antemano que me van a encantar!!
    un beso guapa

    Reply
  2. Iván Pérez Polaino

    Ni te cuento lo que me he podido reir con las historias de la gata. Yo tengo una panterita traviesa que come todos los lácteos carne y pescado que pilla, aunque si está marinado ya no le gusta.

    Aprovechando que lo verde y lo dulce no le convence, intentaré hacer las magdalenas para mi chica que es de Madrid y por lo tanto otra gata 🤣🤣🤣🤣🤣🤣

    Reply
  3. Me ha encantado la historia de tu gata , al final va a ser una diabética acelerada . Pero dejando a la gata a un lado relamiendose te diré que la comprendo porque esas magdalenas tienen que estar para lanzarse a por ellas

    Reply
  4. No es justo!!! Por qué tengo que tener alergia a la manzana!!??? Tienen una pinta brutal!! Y comparto con tu gata mi ansia cuando se abre una lata de mejillones en escabeche, son mi perdición! Aunque yo no acabo con ellos en la cabeza, cómo me he reído, os he imaginado a los dos detrás de ella para lavarle y secarle. Besos

    Reply

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.