CARPACCIO DE CALABACIN [Mascotas]

CAL 141,1 · HC 7,9 · PR 4,2 · GR 10,7 [100 G, SIN PAN]

Carpaccio calabacin 4
Carpaccio calabacin 2 Carpaccio calabacin 3

Feria del libro. Madrid.

Paseo disfrutando de un día de sol, hojeando libros aquí y allá y de pronto, la megafonía Atención señores visitantes, se ha perdido un perro, es blanco, tiene un collar rojo y responde al nombre de Sandokán.

Vaya, qué penita me dan los animales perdidos, pero digo yo que si tienes un perraco al que llamas Sandokán ya lo podrías llevar atado.

Atención señores visitantes, se ha perdido un perro, es blanco, tiene un collar rojo y responde al nombre de Sandokán.

Que sí, que sí, que ya me he enterado. Sandokán está perdido y su dueña está triste. Echo un vistazo a mi alrededor: no hay perros sueltos.

Atención señores visitantes, se ha perdido un perro, es blanco, tiene un collar rojo y responde al nombre de Sandokán.

Vale. Esto es una dueña histérica. No hay duda. El de megafonía está frito, que no dieron tantos avisos ni para encontrar a Chencho.

Llego al final del paseo, y en la caseta de megafonía me encuentro de bruces con la dueña histérica y… un caniche.

Sí. Sandokán es un caniche. Un perro-puntapié. Un llavero que ladra. Con todos mis respetos por los caniches. Pero es que si eres la dueña de un perro pequeño y con rizos, no puedes llamarlo Sandokán. Le llamas Lulú, Fliflí o Petisú. Pero jamás de los jamases Sandokán. ¿Estás de broma? Le vas a crear un trauma. El animalillo tiene un complejo que no se sujeta, acabarás dando anxiolíticos a tu perro y todo ¿por qué? Porque se te ocurrió que se sentiría más poderoso si lo llamabas Sandokán.

Y con un collar de strass que lo llevaba. Sí, strass, cristalitos de colorines en tonos rojizos para un caniche inquieto de ladrido agudo y molesto.

Después de esto, he pensado que por respeto a la dignidad animal, voy a proponer al Parlamento que cree una ley-tipo que proteja a las mascotas de dueños descerebrados y horteras, porque las mascotas no se lo merecen. Porque ellos no te lo harían a ti.

Tu mascota vigoréxica no te daría complementos proteínicos para desarrollarte músculos que no necesitas. Tu mascota vegana no te alimentaría con chorisano de soja. Y tu mascota con dos dedos de frente, no te llamaría Vladimir Illich si eres negro africano nacido en Mali.

Los animales nos quieren. Queramos a nuestros bichos, que por algo somos sus mascotas humanas y han elegido vivir con nosotros.

Y esta es mi aportación al #asaltablogs de este mes, con una receta de Rebuscando en la despensa

 Carpaccio calabacin 1
 
INGREDIENTES
[ENTRANTE PARA IR PICANDO UNAS CUATRO PERSONAS]
 
Calabacín, 300 g
Queso parmesano, 50 g
Pasas, 30 g
Piñones, 30 g
Aceite de oliva, 25 ml [5 elementos, de Finca La Pontezuela]
Sal maldon
Opcional: Pan de semillas tostado
 

 

MODUS OPERANDI

Esto no tiene mucho que contar, en verdad.

Cortamos el calabacín en láminas finísimas casi transparentes [con un cuchillo afilado y mucho pulso, o ayudándote de una mandolina… es obvio que yo no tengo ni mandolina ni pulso ejem…] y lo reservamos en agua con hielo para que esté crujiente y firme, salvo que vayas a darte mucha prisa en terminar el plato [yo me dejo todos los ingredientes listos y a mano, y me ahorro este paso… hago esta receta de vez en cuando]

En una sartén muy caliente y sin aceite, salteamos los piñones un par de minutos. Los apartamos en cuanto empiecen a tomar un poco de color: de ahí al carbonizado hay un pestañeo de tiempo. Los pasamos a un plato [si los dejas en la sartén: carbón]

Disponemos en un plato o sobre una tosta de pan las láminas de calabacín [secadas con un papel de cocina si las has puesto en agua con hielo], y añadimos por encima los piñones tostados, las pasas [puedes hidratarlas en brandy o en zumo de naranja, a mí me gustan secas], unas lascas de parmesano, y aliñamos con sal maldon y un chorrito de un buen aceite de oliva [este me lo regalaron en #GastroMad 2014].

Se toma crudo, tal cual, y un consejo: no demasiado frío, o no sabrá a nada.

Esta vez, opté por hacer pequeños bocaditos con un pan de semillas tostado y el carpaccio encima, estaba espectacular.

36 Comments

  1. Maritornes

    Si es que hasta cuando traes un plato sencillo, parece un plato sacado de una de las cocinas de los mejores chefs. Hoy sí que no me voy a quedar con envidia, porque me siento capaz de hacerlo en casa y de hecho, lo voy a hacer muy pronto (aunque me da, que los piñones los voy a quemar por lo menos alguna vez, jaja). Además, ya estoy pensando en la botella de vino que voy a abrir para acompañarlo.

    Un besazo, guapa

    Reply
  2. Jajaja, pobre Sandokán!! Aunque no sé si llamarle Flifí iba a mejorarlo jajajaja, me meeeooo!!!. Y de la receta, pues que genial, seguro que el sabor del calabacín se acentúa crudo. Besos!!

    Reply
  3. Idefix también vale para caniche.
    Yo tuve un pastor alemán, durante sus dos primeros meses se llamó López, hasta que se mudaron unos vecinos al piso de al lado y era una familia numerosa que se apellidaba López. Entonces pasó a llamarse Bufo, pero el resto de su vida siguió atendiendo al nombre de López.
    Lo del calabacín crudo con un buen aceite y sal, está en el código genético de los habitantes de paises que tienen costas mediterráneas y es que es infalible.

    Reply
  4. lakia53

    Me rio mucho con tus comentarios, son geniales. Yo tengo un perro adoptado que venia con el nombre de Coco. Pesa seis kilos y medio, blanco con manchas y motas negras. Con un cuello fuerte como el de un buey, torax ancho, cadera estrecha, una oreja caída y trece años cuando lo cogí. Y la verdad, Coco me parece un nombre tan fuera de lugar… Y le llamó así porque los primeros dias estuve muy atareada con los vómitos que traia de la perrera y no se lo cambié. No sé como se llamaria antes pero Coco seguro que no. Con todos mis respetos a Euskadi, a veces le llamo “chicarrón vasco”. Ahora va para los quince años y sigue siendo fuerte, no tiene miedo de ningún perro por grande que sea, solo ladra cuando hago la cama y la piso porque él anda debajo y no le veo. Anda que tienen buen ojo los de la perrera poniendo nombres… Y la receta, buenísima. El calabacín ya me gusta normalito, así queda muy bueno. Un beso!

    Reply
  5. Como dueña de mascotas te podría contar mil y una como esa. Lo único que puedo afirmar es que el mío no se llama Sandokan, ni le hace falta más autoestima.
    Respecto a la receta, me encanta la idea de presentarlo como un montadito, excelente idea. besos

    Reply
  6. Hooola Ana!
    mira, que no salgo de mi asombro. Que llevo desde el jueves con tres cachorros de setter en casa y solo oigo la palabra perro y fregona en mi cabeza. Llego a tus calabacines y… perrooooo! …menos mal que lo siguiente ha sido mandolina, calabacín , parmesano…!
    Bss

    Reply
  7. Jajaja. Pues debe de ser un mal endémico. El chihuahua de los vecinos de mi casa, la de mis padres, se llamaba Nerón. Y la mujer lo llamaba a gritos contínuamente (Neróooooooooon!!!!). Tremendo. Claro, que casi prefiero Nerón o Sandokán, a que un día lleguen mis tíos a casa con un perro nuevo que le acababan de regalar a la mimada de su hija única. “Ay, qué mono el caniche (también caniche, como Sandokán), cómo le habéis llamado” “Carolina”. No te digo nada el careto de mi hermana, que a la sazón, se llama Carolina. “Qué le han puesto mi nombre A UN PERRO!!” No podía con la indignación, les puso a parir cuando se fueron y desde entonces no les soporta. Jajaja. Así que prefiero Nerón o Sandokán…
    En fin, que si tienes mal pulso yo tengo el baile de san vito, porque sin mandolina no hago yo unas lonchas así de finas ni loca. Es verdad que a veces una cosa tan sencilla es un manjar. Y seguro que el pan hace mucho también, que tiene una pinta.. ¿es de los que haces tú verdad?
    Besitos

    Reply
  8. Madre del amor hermoso … Sandokán … Ja ja ja. ¿No dicen por ahí que el nombre nos condiciona? ¿O que las mascotas acaban siendo como sus dueños? Psicologías aparte, el nombre del caniche me parece de chiste. Es como ponerle a las mascotas nombres de personas. Sandokán lo será, pero a nosotros no nos dice mucho. Pero no te digo nada de Conchi, que ese es el nombre de la perra de una vecina que tuvo mi madre.

    Pobre Sandokán … en fin :(

    El carpaccio de calabacín … pues le tengo ganas desde hace tiempo, pero nunca me acuerdo. ¿Por algún motivo lo tienes en agua con hielo?

    Besos y feliz semana.

    Reply
    1. Hola!

      Pues sí… el agua con hielo sirve para que la verdura esté crujiente y muy firme, incluso se riza un poquito. No lo suelo hacer porque esta receta hace tiempo que la preparo y me organizo para tardar muy poco, así que no es necesario, pero si vas a tardar más de 10-15 minutos desde que comienzas a cortar calabacín, vale la pena para que no se ponga pochito.

      Reply
  9. Buen carpaccio de calabacin que con solo con este magnifico aceite de la Finca La Puntezuela que he tenido tambien la suerte de probar, ya es sublime,no veas con el queso,pan,piñones y pasas,tremendo.
    En casa nos gusta el calabacin asi en crudo.
    Buena semana
    Bss

    Reply
  10. Este verano hice por primera vez el carpaccio de calabacín y me encantó. Así como nos lo presentas con pan y todos los demás ingredientes, estará delicioso. Me gustan mucho las fotos porque me dan ganas de comerme uno.
    Sobre el tema perros-dueños, ni me pronuncio. En todo hay un límite y a veces se supera tanto, que me exaspera.
    Un beso y buena semana

    Reply
  11. Nunca había imaginado disfrutar del calabacín de esta manera!! Así que va directamente a la lista de pendientes Y decirte que una amiga mía tiene un chiguagua que se llama LEÓN, debo decirte que se lo regalaron con ese nombre y también decirte que se cree un león porque se va detrás de todos los perros grandes :)

    Reply
  12. Ana, mira que me gusta leer tus entradas.

    Nada que ver con la receta, la redacción de la historia del perrito, ya me hubiera gustado ver el aspecto de la dueña del pobre Sandokan, ella seguro que se llama lady……………….. Godiva?, jajajaj.

    Tu Carpaccio de Calabacin seguro que estaba delicioso, lo hice este verano y la verdad que me sorpendió gratamente, lo tengo que en tosta seguro que me encanta, el aporte de los piñones me parce un acierto, la verdad que el calabacin por si mismo tiene poco sabor, pero entre el aceite y demás aderezos, me imagino su sabor.

    Bss.

    Reply
  13. Jajajaja que bueno lo del caniche Sandokán, quería darle un poco de fuerza al peludín con semejante nombre,jejejej.
    Por cierto, señora receta la tuya y las fotos más bonitas no pueden ser, me encanta. Estupendo asalto, besitos!

    Reply
  14. Ana, el carpaccio de zucchinis/calabacines me encanta; de modo que tu propuesta me parece deliciosa y bien práctica. En cuanto a los perros y sus nombres (además, que me he reído mucho con tu anécdota), debe ser un mal pandémico porque aquí (otro continente, otro hemisferio) también se ven muchos casos de perritos de razas (o “cuzquitos”, aquí le decimos así a aquellos que no son de raza pura, pero son pequeñitos) a quienes sus dueños despiadados bautizaron con nombres ridiculos en el sentido proporciónperro-apelativo. Así una se encuentra con caniches, chihuahuas, mini schnauzers, etc. con nombres como Zeus, Conan, Thor… y, cuanto menos, tiene que hacer mucho control mental para no soltar una carcajada.
    Saludos.

    Reply
  15. jajajajajaja… Ana, tienes toda la razón… jajajajaja… me estoy desternillando de la risa… jajajajaja
    Pero estoy segura yo que todo esto nos lo cuentas para que nadie se percate del asalto de guante blanco que has hecho :)
    besos guapa!

    Reply
  16. Anónimo

    Me he partido con Sandokán hahahahahah. La verdad que me imaginaba mínimo un pitbull con ese nombre hahahahaha. Tienes mucha razón con los dueños horteras y descerebrados, pero, en fin, al menos lo del nombre es lo menos grave… La receta buenísima, soy muy fan del calabacín crudo y he probado carpaccios, pero con pasas y piñones no, así que me lo apunto. Un beso guapa

    Reply
  17. ANA

    Que divertida la anécdota del perro-chiguagua-Sandokán, si es que hay gente para todo. Yo me quedo con está bruscchetta de carpaccio que me resulta mucho más atractivo para una cena de picoteo. Besos!

    Ana

    Reply
  18. Laura Selene

    No sé porque visualizaba un husky pero un caniche ni por asomo, enfin cada uno pone el nombre que quiere a sus mascotas. El carpaccio un diez y más rápido imposible. Besos.

    Reply
  19. Jajaj..sabes como se llama mi perro???? :) se llama Mole y es un labrador negro..claro, la gente cuando lo ve, me dicen..la verdad es que el nombre le pega..lo que ellos no saben es que su nombre viene de la famosa salsa Mexicana y no lo que todos pensaban :)
    En fin…que hay dueños de mascotas que deberían pasar un examen antes de ponerles nombres a las suyas…pero yo jamás me pillaré un perrillo de esos y menos con collar de strass ;)
    A todo esto…el carpaccio me gusta mucho más que esos perrillos ;)
    besotes!!!!!!!!!

    Reply
  20. Lo que me he reido con la introducción. .jajaja…los nombres que se nos ocurre ponerle a las mascotas..quizás para aparentar que tenemos un perro fiero para protegernos. .jeje..A propósito de la receta..me ha gustado mucho su sencillez. .y la presentación digna de restaurante.

    Reply

Habla ahora o calla para siempre...