CARRILLERAS DE TERNERA GUISADAS CON VINO TINTO [Ovejas]

CAL 459,9 · HC 5,1 · PR 30,5 · GR 20,3 [POR RACIÓN, SIN GUARNICIÓN]

Carrilleras vino 1Carrilleras vino 5Carrilleras vino 4

Después de esto, yo a ti no te cambio ni por 30 ovejas

Esa es la primera impresión que me devuelve el vikingo de este plato. Que yo, me lo tomo como un halago.

Voy a hacer una aclaración con respecto al vikingo.

No hay nada más diametralmente opuesto a la irrespetuosidad y al machirulismo que él. No solo no me considera una propiedad, sino que además, una amiga me contó que se le ocurrió preguntarle: 

Vienes solo? Y donde has dejado a tu chica? 

…y se llevó esta respuesta:

…Ella no es nada mío, ella es suya y, en todo caso, ha decidido compartir su vida conmigo
…No la dejo ni la llevo a/de ningún sitio, a todas partes va ella solita, acompañándome o no
…Ha quedado y por eso no ha venido

:)

Mi amiga aún se ríe cuando nos acordamos.

Por eso me hizo tantísima gracia ese arranque ovejil.

Y es que al vikingo la ternera no le dice mucho, pero este plato es tan tierno, tan increíblemente meloso, tan jugoso, y tiene un sabor tan dulce a especias, que le ha conquistado.

Y no es casualidad. Este plato se empieza a preparar el día anterior. Se cocina el día anterior, de hecho. O casi.

Es uno de esos guisos que yo me tomo casi como un ritual. Que lo planifico con tiempo, sé que debo estar en casa para mimarlo y atenderlo, aunque en verdad da muy poco trabajo, solo hay que dejar que se cocine, y que nos deleite con su olor.

Para tomar con un trozo de pan ácido con semillas, y una cerveza ecológica y artesanal que me ha traído Perico, también ácida, densa y oscura.

Carrilleras vino 3

Carrilleras vino 6

INGREDIENTES
[4 PERSONAS]

Carrilleras de ternera, 3-4 piezas deshuesadas
Vino tinto, 500 ml [Gástate 2 eurillos… la tacañería se paga cara]
Coñac, medio vasito pequeño [50-75 ml]
Zanahorias, 2-3 uds
Cebolla, 1 grande
Ajos, 4 dientes enteros y sin pelar
Canela, 1 rama
Clavo de olor, 1
Pimienta negra, 6-8 bayas
Laurel, 2 hojas
Aceite, 2 cucharadas [30 ml]
Sal, al gusto

*Guarnición: Patatas cocidas, espachurradas con el tenedor, y salpimentadas.

MODUS OPERANDI

DÍA DE PUCHEROS

Empezaremos a preparar esta receta un día antes de disfrutarla. Tiempo. Ssssh. Merecerá la pena.

Dos horas antes de liarnos a guisar, limpiamos las carrilleras de telillas y grasas, las salpimentamos y las colocamos en una fuente, junto a las zanahorias peladas y cortadas en rodajas, y todas las especias excepto el laurel, y cubrimos todo con el vino. Dejamos que macere dos horas. Pueden quedarse más tiempo, pero si ves que va a ser mucho [o es verano y hace demasiado calor]… usa la nevera.

En una olla ancha como para que las carrilleras quepan cómodamente, calentamos el aceite, y rehogamos la cebolla y los ajos [espachurrados de un golpe, pero enteros y sin pelar] a fuego medio-bajo.

En este tiempo, sacamos las carrilleras a un plato, y colamos el vino para separar las especias y la verdura.

Ahora tenemos:
…Olla con cebolla y ajos, rehogando a fuego medio-bajo
…Especias + zanahoria, en el colador
…Carrilleras, en un plato
…Vino, en un bol

Añadimos a la sartén la zanahoria y las especias, y lo dejamos rehogar todo junto unos minutos. Cuando veamos la zanahoria blandita, subimos el fuego, añadimos las carrilleras, y al cabo de 5 minutos, el coñac.

Dejaremos que reduzca el alcohol durante unos 5 o 10 minutos más, y añadimos el vino y el laurel. Cuando empiece a borbotonear el guiso, lo bajamos al mínimo, lo tapamos y nos buscamos una ocupación para las próximas dos horas y media, que es lo que va a tardar. No nos olvidamos de dar vuelta a la carne a mitad de tiempo, y de añadir un vaso de vino si vemos que va muy corto de líquido.

[No te agobies si sientes que el olor a vino es fuerte, la sensación desaparecerá casi por completo al final del guiso, y mañana ya ni te acordarás de esto]

Cuando hayan pasado las dos horas y media, apagamos el fuego y no hacemos nada más hasta el día siguiente. Dejamos que se enfríe despacio sobre el calorcito que queda en la lumbre [bueno, o en la vitro…] y si no hace excesivo calor, podemos dejarlo toda la noche fuera de la nevera [ojo, si es verano, no te arriesgues!].

No sufras, no va a salir corriendo. Déjalo estar, que este guiso es agradecido y mañana estará mejor.

DÍA DE DISFRUTE

Retomamos nuestra olla. La ponemos al fuego, a temperatura media, hasta que se caliente lo bastante como para que se disuelva la gelatina que rodea las carrilleras, y las podamos retirar limpiamente.

Una vez retiradas, sacamos del guiso el palo de canela, el laurel y el clavo [ya han cumplido su función, se pueden desechar], y trituramos todo lo que queda hasta dejar una salsa muy fina.

Calentamos de nuevo la salsa, junto con las carrilleras, hasta que estén a punto. Recuerda que todo está ya cocinado, ahora solo necesitamos que se ligue bien la salsa, que reduzca si vemos que es muy líquida, y que la carne esté a una buena temperatura.

Cortamos la carne, y la servimos con la salsa. Las carrilleras tienden a deshacerse, es importante cortarlas en el sentido de la veta y usar un cuchillo afiladísimo para no destrozarlas. Pero si ocurre esto último, pues tampoco es ninguna tragedia, hacemos trozos irregulares y lo servimos como si fuese un ragout. Asunto resuelto.

 Carrilleras vino 2

23 thoughts on “CARRILLERAS DE TERNERA GUISADAS CON VINO TINTO [Ovejas]”

  1. Cuida bien a ese vikingo Ana, porque es una joya.
    Y del plato, que te voy a decir, lo podría despachar con el mismo adjetivo…. o con cualquier otro, eso si, nunca se me ocurriría llamarle oveja.
    Biquiños

  2. Me encanta tu manera de explicar las recetas,vamos tienes un “don” especial para el MODUS OPERANDI,dia de pucheros, dia del disfrute…
    Estos guisos son unicos y divinos, una gozada cuando llega el dia del disfrute y para los que nos gusta cocinar una “liturgia” sensacional mientras lo preparamos.
    Bss

  3. Ana me encanta esta receta,,es tan deliciosa esta carne,,mi marido también me hace halagos cuando se la preparo,jajajaj,,,me gusta la manera de ver la vida de tu chico,,un beso

  4. Jaajjaaa anda que no me rio con tus post me encanta como cuentas las cosas si es que el vikingo tiene que ser lo mas ,yo tampoco te cambiaria ni por 1000 ovejas ya se que eso no cuenta porque ni somos nada ni te conozco nada mas que virtualmente pero seguro que comer en tu casa es una delicia para el paladar y para los amantes del buen comer como esta menda eso no tiene precio .
    Las carrilleras te han quedado de relujooooooooo y me imagino lo ricas no riquisimaaaaaaaaaas que tenian que estar .
    Bicos mil y feliz puente wapisimaaaa.

  5. Tengo unas carrilleras en el congelador esperando una buena receta. Esta me ha gustado cantidubidubidubi cantidubidubidá.

    Bss

    Elena

    P.D. Como me ha gustado la respuesta del vikingo. Cuando yo me casé, haoce muuuuuuuchos años, al hacer las invitaciones de boda encargamos unas tarjetas de visita (todo el mundo las usaba), al tomarnos nota pusieron José I…… S….. y Elena M…… de I…. Los gritos que dí los debieron de oir en África, me imagino que el pobre hombre todavía recuerda mis gritos diciendo: yo no soy de nadie ;)

  6. Este hico es caso aparte……..normalmente a los hombres les gusta mucho el “mia”….el dia que mi mantecoso le dijo a alguien refiriendose a servidora “mi señora” debió desintegrarse al instante con mi mirada asesina…. pero ahí sigue ……jejeje.
    Yo tambien he visto a la señora japonesa del perro pero he visto cienes y cienes de videos tambien….el bizcocho tiene su aquel pero no le tengas miedo ni de lejos.
    Besitos

  7. Querida Ana. Tú eres un solete y tu vikingo una joya. Me voy a copiar y pegar su respuesta para leerla de cuando en cuando porque es genial. Cuidaros bien y disfrutaros juntos y separados.
    No soy carnívora pero reconozco que la carrillera de ternera queda jugosa y está rica. Me encanta tu receta y sé de uno en casa que no dejaría ni rastro en el plato.
    besazos

  8. Yo tampoco te cambiaría ni por 1000 ovejas ni por dos dromedarios y menos después de haber visto cómo tratas las carrilleras, que leyendo cómo las has preparado casi, casi que hasta las he difrutado yo. Buen acompañamiento esa rica cervecita…Un abrazo.

  9. Buff! No me extraña que el vikingo haya decidido no cambiarte por nada. ¡Vaya punto le has dado a la carne! A mi me encanta la ternera, pero realmente apenas la compro, y nunca la he preparado así. Yo soy más de verduritas y como mucho algo de pollo algún día. Pero es por hábito, supongo, porque siempre voy corriendo en la cocina, removiendo la cuchara con una mano y sujetando la cámara a la vez que aprieto el disparador con la otra. Pero vamos que me ponen delante esto y lo devoro sin piedad de arriba a abajo, y la cerveza artesanal también. Me lo apunto como asignatura pendiente para un fin de semana sin prisas (a ver si viene ya alguno, jeje) ¡un beso a tí y al vikingo!

  10. A mi esta carne es de las que mas me gusta a la hora de hacer un guisado, es muy tierna y gelatinoso, queda estupenda. Y con esta salsa al vino tinto ya ni te cuento!! Bs.

  11. Madre mía, con canela y clavo. ¡Lo has clavado!, (sí, lo sé, no estoy muy inspirado ahora mismo). En serio, me ha gustado mucho. Hasta hace poco yo era de carne a la parrilla y en plan troglodita y no se por qué (me niego a decir que son los años) voy cambiando mis gustos hacia los estofados, las largas cocciones… en fin que queda apuntada.

  12. Mucho hambre vais a pasar con 600g. de carrilleras de ternera (sucia) para 4
    Debes corregir eso.
    Una vez limpia y guisada, se te queda en un 57%
    Y eso viniendo bien limpias, que no tengan mucho desperdicio
    :)
    Por lo demás, bien

Habla ahora o calla para siempre...