ENSALADA DE PUERROS Y NUECES [Es pecado]

CAL 165,4 · HC 10,1 · PR 3,6 · GR 12,4 [100 G]

Ensalada puerros 6Ensalada puerros 5Ensalada puerros 1

Los puerros son una llamada al pecado.

Sí, como lo oís.

Son el aldabón para llamar a las puertas del infierno y convocar a los demonios de la concupiscencia.

[Ffffssss fuego y llamas y esas cosas que hay en los infiernos]

Cuando yo era universitaria y moza de mejor ver, viví un tiempo en una residencia de estudiantes con una chica [que va a sonreír mucho rato leyendo esto] que trabajaba ayudando en tareas de comedor y cocina en otra residencia, también de estudiantes, de carácter religioso y regentada por adorables monjitas de mirada angelical.

La residencia en cuestión, estaba originariamente destinada a albergar únicamente alumnos de género masculino, de esos que tienen alguna cosa colgando por alguna parte. Lo normal en el género biológico masculino.

El edificio de la residencia era tan sumamente inmenso que, con la llegada masiva de las chicas a la vida universitaria y la apertura de residencias de signo más liberal en la ciudad, a la fuerza la hicieron mixta. No la llenaban solo con muchachos, y tuvieron que admitir en sus instalaciones a jovencitas.

Por supuesto, en plantas separadas con estrictos controles de acceso.

Llevaban tan a rajatabla la división por sexos, que tenían un salón de señoritas y otro de caballeros; zonas de esparcimiento separadas y la lavandería se utilizaba a horas distintas, no fuera a ruborizarse alguna adolescente al ver algún muchacho en la fila para la lavadora. Además las coladas se tendían en patios separados, donde las braguitas impúdicas quedaran fuera de la vista de los revoltosos muchachos.

El comedor, que era común, tenía un sistema de turnos. Primero comían las señoritas, abandonaban el recinto por una puerta que daba al patio, y entonces, se revisaba que no quedara un atisbo de mujeres en la sala y se abría la puerta interior, donde hacían cola los caballeros.

Mi amiga trabajaba como camarera, una de las pocas actividades donde mujeres [ajenas a la residencia siempre] y jovencitos podían verse.  Preparaba la comida y la servía, en los dos turnos.

Me contaba que el exceso de celo y el extremado pudor que tenían las religiosas que regentaban la residencia, las llevaba a no servir nada que tuviera connotaciones remotamente sexuales o pudiera hacer referencia a los genitales de ningún tipo, en ninguno de los dos turnos.

Es decir: Nada de mejillones, almejas ni higos, porque chupetear una almeja o comerse un higo era poco decoroso. Y nada de servir vegetales largos. En todo caso, se servían a rodajas.

Puerros y espárragos cortados, salchichas guisadas en trozos y los plátanos, se servían en cuencos, pelados y partidos en dados. Para disimular el ridículo exceso de celo [que hasta las cocineras se daban cuenta de lo absurdo] al plátano cortado le ponían un chorretón de sirpoe de chocolate por encima, para simular un postre y obviar que lo que servían era una pecaminosa fruta en dados.

No es elegante ver a una señorita comerse un plátano entero, eso es una falta de pudor inadmisible.

No digamos ya la imagen de un puerro siendo comido por una tierna y modosa universitaria con los churretones de agüilla cayendo por la comisura… no, no y no.

Tierna y modosa universitaria que, ya que es mayor de edad, acabará a las cinco de la mañana durmiendo la mona en un parque tras haber retozado con quien le haya apetecido, que una tiene 20 años para pasárselo bien, y estará esperando paciente a que abran las puertas de la residencia tras una noche de desmadre [norma no escrita: todas abrían a las ocho de la mañana. Los  universitarios nos apilábamos en las puertas de las residencias religiosas, con cara de haber bebido mucho y vomitado más] para entrar a dormir la mona en una cama como está mandado.

Pero en el comedor, no comían puerros enteros.

Por supuesto, a las camareras les estaba estrictamente prohibido acercarse, hablar o tocar a los estudiantes. Si un estudiante quería algo, se lo decía al jefe de salón y éste a la camarera. El turno de chicas era más relajado, las camareras de hecho comían con ellas.

Los estudiantes, fuera del recinto y en cualquier horario [siempre y cuando acataran la norma de si llegas más tarde de las diez, cerramos las puertas y no entras hasta mañana a las ocho habitual de estas residencias] se comían lo que buenamente podían y se reían entre el humo de marihuana y los vapores de la borrachera de los cuencos de plátano con sirope.

Cómo echo de menos mis años de estudiante. Ser mayor es más rollo. Puedes hacer lo que te de la gana desde hace tanto que ya te da un poco lo mismo, y encima si comes puerros no tiene ni gracia.

En fin, me queda agradecer a Rosalía de El caldero de Nimué esta receta redescubierta para el #asaltablogs, porque si los puerros en vinagreta me gustaban ya desde siempre, con nueces y mostaza… me han parecido lo más! Lo he servido como una vinagreta, porque me parece que los puerros así quedan preciosos, pero si os parece impúdico… 

Ensalada puerros 2
Ensalada puerros 4
 
 
INGREDIENTES
[2 PERSONAS]
 
Puerros, 3 uds [300 g]
Pimiento rojo, un trocito [25 g]
Cebolla morada, un trocito [25 g]
Nueces, un puñado [25 g]
 
Vinagreta
Aceite de oliva, 3 cucharadas
Zumo de limón, 1 cucharadita
Vinagre de manzana, 1 cucharadita
Mostaza antigua, 1 cucharadita
Azúcar, 1/2 cucharadita

Sal, pimienta

MODUS OPERANDI

Lo primero de todo, es cocer ligeramente los puerros. Para mi gusto como mejor quedan es al vapor, porque mantienen la textura crujiente y no se deshacen. Tardan unos 10-15 minutos en la vaporera, y si tienes un estuche de vapor para microondas, en 2-3 minutos los tendrás listos [es lo que hice].

La idea no es recocerlos y que se queden blandurrios y fláccidos, sino que se mantengan un punto crujientes.

Mientras se cuecen, cortamos muy menudo el pimento y la cebolla, y vamos troceando ligeramente las nueces.

Preparamos la vinagreta simplemente mezclando todos los ingredientes y emulsionando con unas varillas.

Y sólo queda servir el plato. Los puerros se pueden servir a cualquier temperatura, aunque muy calientes no es su mejor punto, y yo soy enemiga acérrima de servir las ensaladas frías de la nevera. Entre tibios y temperatura ambiente [de un país normal como España, no de Siberia que es como el fondo de tu congelador] son perfectos.

Ensalada puerros 3

39 thoughts on “ENSALADA DE PUERROS Y NUECES [Es pecado]”

  1. Por dios!!!! Ni en lo mas remoto de mi ser se me habría ocurrido esa imagen de los puerros, mira que le echaban imaginación en aquella epoca por favor!!!!
    Tienen que estar ricos, a mi tampoco me gustan muy blandengues los puerros, jeje, por eso los hago al grill, solo los lavo y tal cual y cuando la piel de fuera de todo está bien quemadita la saco y de dentro salen cociditos pero no blandengues, jajajaja, no se si lo has probado :P
    Me gusta porque es un plato fácil de hacer y tiene que estar muy rico :D
    Besote!!!!!

  2. Jajaja jamás habría pensado que tenían esas ideas sobre la comida en las residencias religiosas!! Creo que ahora me va a entrar la risa cada vez que me coma un espárrago o unos ricos puerros como los que nos traes jajajaja por que es verdad que viendo las fotos, podríamos decir que están de vicio!! ;)

  3. Jajaja, lees esto y parece sacado de algún libro de otro siglo, jajaja. Lo importante es lo rico que está el puerro, entero o partido, o como sea, así con la vinagreta me parece mucho mas tentador.
    Besos

  4. Hola, hola. Con lo joven que eres y aún te tocó saber de ese mundo. Yo lo viví a base de bien y de mano de mi abuela materna que no sé ni cómo se casó, ni la tuvo a ella. Por suerte, fui a un insti público que no tenía nada que ver con el mundo horripilante de los coles de monjas. Y si se escandaliza alguien con mi comentario, con tu entrada y con esos puerros tan maravillosamente acompañados, pues que se chinche.
    Por cierto, no tenía ni idea de que la asaltda se llamaba Rosalía. Ya ves, al final, me he enterado.
    Y por cierto, una lástima que no tengas zanahorias como las mías. Yo tuve la suerte de que mi hermana me las regalara.
    Besos y abrazo.

  5. Que razón Ana tienes que ser mayor es más rollo, somos nosotras mismas las que nos prohibimos cosas.
    Siempre llego a la conclusión de que los religiosos ven maldad en todas partes, quizás sean malas personas por naturaleza.
    Yo tampoco he comido el puerro en ensalada, así que me quedo con la idea, que la receta te ha salido bordada. Enhorabuena.
    Besos y abrazos.

  6. Mira yo debo ser de las púdicas, mis puerros los serví troceados, jajajajaj, me parto y me mondo con el tema chicos/as, con razón había tanto embarazo y bodas exprés ( en aquella época).

    Bueno nena una ensalada que a mi me encantó y en cuanto vea unos lindos y tiesos puerros, me hago otra y esta vez enteros y chorreantes.

  7. Si te digo la verdad nunca había pensado eso de los puerros pero está claro que hay gente que se ruboriza por todo, así que me parece un asalto genial para compartir con todos nosotros esta delicia de plato de lo más sana y deliciosa. Un beso

  8. Hasta donde podía llegar el retorcimiento de mentes de aquellos tiempos, porque realmente el que tenía la mente sucia es el que pensaba que dar de comer mejillones o puerros a adolescentes les iba a poner a mil… de verdad que “gentuza”

    Y en cuanto a la ensalada me parece deliciosa, super sana y rica, me la apunto porque en casa comemos mucho puerro jejejeje…
    Besos
    Nieves

  9. Madre mía que manera de reírme con tu entrada… jajajajaja!!! Es que me lo imagino tal cual y me troncho… jajajajaja!!! Que buenísima… jajaja!!!
    Sobre tu receta, a mi chico le encantaría porque es muy fan de los puerros!!!
    Besitos!!!

  10. Ser mayor siempre es un verdadero rollo…tengo un amigo que hace unos puerros similares a estos, la primera vez que los vi pensé; bueno, puerros son puerros, pero, debo de decir que me gustaron tanto, es una maravilla de receta, igual que esta, sencillez sí, pero qué rico!

  11. Tú serás la culpable de que cada vez que me coma un puerro, zanahoria, espárrago o algo de tamaño similar, piense en el pecado!! Aunque creo que eso hará que aún lo saboree con más placer jajaja. Que vivan los puerros enteros, sí señor!! Besos!!

  12. Si es que… a mentes retorcidas, ¡a las monjitas no les gana nadie! (yo estudié en un colegio de monjas!!!)

    Me ha encantado tu presentación. La próxima vez que haga esta ensalada, los dejo así alargaditos, aunque sea solo por reírme un poco a costa de la hermana María y la hermana Getsemaní. (jejeje)

    Un placer saber que has estado por mi cocina, GUAPA!!!

    Y un gustazo volver a verte el Sábado. Al final no hubo tiempo extra, porque había mucha familia que visitar, pero ya te tengo fichada. ¡La próxima vez que vaya a Madrid nos tenemos que ver!

  13. Menuda historia para no dormir, y es que cuanto más restrictivas son algunas normas, más fácil a veces es saltárselas, o incluso más estúpidas son, verdad?

    No soy yo muy fan de los puerros, pero viendo tu receta robada quizás me anime a probarlos así.

    Besos!

  14. Me encantan los puerros en ensalada. Muy bueno el consejo del microondas. En cuanto a la intro… jejeje. Yo siempre fui a un colegio mixto y a comedor y por mucho que pulsaran las hormonas, lo cierto es que no recuerdo referencias sexuales con la comida.
    El patio ya era otra cosa… ;)

  15. Mwuhahawhawhaa , ensalada venida de facto del Caldero de Nimüe y de mente del Caldero de Pedro Botero, es la más sana y divertida de las que he visto últimamente! En cuanto vea un puerro me va a pasar lo que uno más puede temer cuando va en un ascensor con un vecino… que te entre la risa incontenible y no poder explicar de qué te ries!
    (la próxima ocasión que nos veamos, voy a pasar de rendir pleitesía a la familia, elegiré ir de copas con vosotros!)
    Bueno, la receta es para resolver el momento “ni idea qué hacer de primer plato”!
    Petons!
    Marisa

  16. Lo único de impúdico que veo en este plato es no comerlo y lamer luego el plato. Qué lujo de fotos!! y cómo me ha recordado tu post a mis años de “duro” internado. Mis monjitas no tenían nada de angelicales, ni miradas, ni gestos, ni caras…que parecían sacadas todas ellas de una película de terror y puestas a vigilarnos cual buitres en busca de algún cadaver…aún así, fueron buenos tiempos. Lo de el “afrodisiadismo” de los puerros, cuando lo leí en un libro, qué quieres que te diga? también me sorprendió. Bss y gracias por tu post.

  17. Nunca había pensado yo en el puerro como un objeto concupiscente, jajajaja. Vaya tiempos aquéllos en que todo era pecado y vaya tiempos éstos, en que nada lo es.
    Con respecto a tu ensalada, me ha encantado. Los ingredientes me molan muchísimo y la presentación es preciosa. Un asalto lujurioso y de matrícula. Besitos

  18. Esto es lo que se llama “tener la mirada sucia”. Hay que jo…se que alguien vea algo cerdo en un puerro. Me entra la risa pero en el fondo es muy tremendo que eso fueran lugares en los que se “educa” a la gente. En fin.
    A mí los puerros a la vinagreta me gustan muchíiiisimo también. Tenía esta receta entre mis elegidas. En general los puerros me gustan mucho. No hay guiso en los que no den un sabor increíble. Aquí me arruino porque cada puerro vale $3.50…
    Prepárame ese viaje a Madrid yo sola de soltera total que me voy contigo a un concierto! Y luego nos vamos de copas!
    Besos

  19. jajajja, que me meo! jajajja yo también he ido siempre a un colegio de monjas y se de lo que hablas, aunque tengo que confesar que las mias no eran tan estrictas jajaja, pero si que me has hecho recordar mogollón de momentos allí. No soy mucho de puerros, pero tu entrada me ha encantado.
    Besoss

  20. Jjajaja lo que me he reido con las normas de las monjitas lo que han cambiado las cosas gracias a dios , yo estudie en un colegio de monjas y era mixto podiamos comer juntos en el comedor eso si estabamos sentados en diferentes mesas a un lado las niñas y a otro los niños y el platano nos lo daban entero eso si la comida era horrible hasta habia que hacer numeros para comer unos simples huevos con patatas fritas nunca las comi tan malas y mira que yo era de buen comer .
    Mi primer año de instituto lo pase interna en una residencia de monjas ,si tambien ,que es lo que se llevaba entonces en la empresa en la que trabaja mi padre pues tenias una beca al estudiar alli y estar interna de lunes a viernes , alli no habia chicos pero tambien cerraban las puertas a las 10 de la noche y abria a las 8 de la mañana y a las 7 tocaba diana para ir a las duchas donde si no andabas lista te tocaba hacerlo con agua ya fria asi que hasta el infinito y mas alla quede de esas adorables mujercitas con piel de cordero.
    Mi hijo tambien va a un colegio de monjas por que esta a cinco minutos de casa pero ahora los tiempos han cambiado y los doncentes ya no son monjas a no ser tres de las cuales dos estan apunto de jubilarse el resto son mayores y viven en la casa que esta unida al mismo.
    Los puerros asi tienen que estar de rexupete no tardare en hacerlos no sabes lo que me has tentado con esa vinagreta uuuummmmm te han quedado endemoniadamentepecaminosos osea de relujoooooooo.
    Bicos mil y feliz finde wapisima.

  21. JAJAJA yo iba a un club en el que las piscinas estaban separadas , las mamis con sus hijos ( si eran chicos hasta una determinada edad ) en una y los padres y jovenes en otra . Cuando hicieron la piscina cubierta entonces era dias pares para hombres .e impares para mujeres . No quedaba otra pues no teníamos una piscina mas cerca de casa . Supongo que en ese club tampoco pondrían mejillones, almejas ni puerros jajajaa

    Una receta estupenda , creo que mas de una cuando comamos puerros en casa nos acordaremos de tu historia

  22. de miradas sucias va la cosa. Mentes retorcidas!!!! jajaja, muy buena la intro. Los puerros me los quedo para mi. Buscaré una monjita de esas y me lo comeré de una vez delante suya. Lo que viene siendo “directa al infierno”

  23. Después de verle el huevo al vecino de tu padre vengo a verte el puerro que te ha quedado genial y muy fresquito, deja de hablar de estas cosas que se sube el tono jejeje.
    Un besazo

  24. Me he reido con tu intro y al mismo tiempo un poco horrorizada con las mentes de aquellas monjitas, increíble! Nunca se me había pasado por la cabeza que un simple puerro se pudiese ver de aquella manera.. En definitiva, la receta sencilla y buenísima, con unas fotos preciosas! Gran asalto guapa!! Besos

Habla ahora o calla para siempre...