MOUSSE DE PLÁTANO [Sanidad universal ya]

CAL 217,2 · PR 18,7 · HC 4,9 · GR 13,9

Mousse platano 2

Mousse platano 1Mousse platano 5

 

[Con esta receta participo en el Concurso “Recetas sanas, ligeras y equilibradas” para celebrar el 30 Aniversario del Hospital General Universitario de Elda]

A mí los plátanos me recuerdan a los elefantes.

Y más en concreto, a un elefante. Sí, los puristas me diréis ahora que los plátanos son para los monos y todo eso, pero para mí, los plátanos son para los elefantes, que yo voy por libre.

Yo sé que todo el mundo asocia los elefantes a África, a los circos, a los grandes faldones de terciopelo y las trapecistas que hacen piruetas en sus lomos. Yo no.

Mi primer recuerdo de un elefante es del zoo de un pueblo cercano al mío, un zoo que cerró hace muchos, muchos años. En concreto, recuerdo su enorme y áspera trompa entrando por las ventanas del coche en mitad del safari [entended lo que quiero decir aquí con safari] para coger una bolsa de plátanos que mi abuela llevaba en su bolso para dar a los monos.

Es una suerte que los monos de ese zoo prefirieran con mucho los caramelos de violetas [no preguntéis] a los plátanos, porque con tales maneras, no nos quedó más remedio que darle a ese elefante la bolsa entera, cualquiera discute en esas condiciones!

No puedo evitar una sonrisa cuando pienso en aquel zoo de mi infancia, donde los monos te daban la mano a través de la jaula, y te cogían los caramelos. El león estaba en una exigua jaula central cerrada solo con un pestillo, que uno de mis compañeros de cole abrió en una excursión. Por fortuna el león no vio nada, otro niño se chivó a la profe y todo quedó en un tirón de orejas. Que siempre es mejor que volver con un par de niños menos y dando explicaciones embarazosas.

Allí vi mis primeras jirafas y toqué por primera [y única] vez el lomo de un delfín. Luego te hacían una ruta con leones en libertad, que esos sí que nos miraban con los ojos golosos esperando a que algún insensato decidiera hacer fotos desde fuera del coche…

Ya veis. Que cuando pienso en elefantes ni siquiera pienso en Bostwana. Qué cosas, como nos condicionan los recuerdos. Aún puedo sentir el tacto de la trompa áspera de aquel elefante que se iba con el bolso de mi abuela y que coló su trompa por la ventana delantera para llegar hasta mitad del asiento de atrás, de uno de aquellos R5 donde viajábamos apiñada toda la familia para pasar el día.

Y todo eso me viene a la cabeza para hablaros de este postre que he elegido para los pacientes del hospital universitario de Elda. Creo sinceramente que si bien no es el postre más ligero del mundo, bien se merecen un homenaje, y en todo caso, un homenaje con un bajo aporte graso y muy poco azúcar.

 Mousse platano 3

INGREDIENTES
[4 PERSONAS]

Plátanos maduros, 6 uds [400 gr]
Nata líquida, 200 ml [para montar]

Café soluble, 2 cucharadas
Ron, 3 cucharadas [45 ml] *opcional
Fructosa, 50 gr [o 100 gr de azúcar]
Canela, para espolvorear
 
 
MODUS OPERANDI
 
La gracia que va a diferenciar nuestro mousse de cualquier mousse sencillo y ramploncete, es que vamos a asar los plátanos con el ron antes de empezar. Este momentito de horno les va a dar un punto distinto, y vamos a conseguir un postre rico sin meter calorías por un tubo a base de nata.
 
Para asar los plátanos, solo hay que ponerlos en una fuente, rociarlos con el ron [opcional, se puede omitir o cambiar por otro licor] y tenerlos unos 15 minutos en el horno a 200º.
 
Una vez asados, los trituramos en un robot de cocina junto al café soluble, aprovechando todos los restos del ron que queden en la fuente. Yo hice menos cantidad, y los espachurré con el tenedor. La textura no quedará igual de fina, tenlo en cuenta. Una vez triturados, los reservamos.
 
Por otro lado, montamos la nata con unas varillas y cuando haga picos blandos, añadimos la fructosa en dos o tres veces hasta que esté montada pero no excesivamente dura.
 
Añadimos la nata a la crema de plátano, primero una tercera parte de la nata, mezclamos sin demasiado cuidado, y después el resto de la nata en dos veces, con movimientos envolventes, como si estuviéramos trabajando con claras montadas.
 
Reservamos en la nevera al menos dos horas antes de servir, y en ese momento lo espolvoreamos con un poco de canela o de cacao en polvo.
 
Mousse platano 4
 
 

13 thoughts on “MOUSSE DE PLÁTANO [Sanidad universal ya]”

  1. Pues a mi los pátanos me encantan y cuando se ponen un poco pasaditos se hace una mousse como esta y los aprovechas muy bien, Es muy rica y tambien sana, comes fruta fresca disfrazada de un rico postre. Mucha suerte en el concurso. Bs.
    Julia y sus recetas.

    A mi que me gustan mucho los plátnos esta mousse, me encanta. Ademas está muy bien para cuando tienes uno plátanos pasadillos para aprovecharlos. Mucha suerte en el concurso. Bs.
    Julia y sus recetas.

  2. Si lo es Ana. Exigirme demasiado?? Habla con mi Pocacosa y te contará las lágrimas derramadas porque siempre estoy exigiéndome más y más. Hay veces que hay que parar. Pero en este caso el que algo quiere…y yo quiero. Besos cosa guapa y menudo mousse de plátano.

  3. Qué bueno!!!! esta mousse debe resultar deliciosa, la verdad es que me encantan este tipo de postres y cuando llevan fruta aún más.
    Gracias por tu participación y la verdad es que no lo estáis poniendo difícil al jurado.

    Besos,

Habla ahora o calla para siempre...