PASTEL ‘AFTER WELLINGTON’ [Navidad]

CAL 305,2 . HC 4,3 . PR 26,0 . GR 19,7 [POR RACIÓN]

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA
 

Después de la tormenta viene la calma.

Después de la Navidad, el gimnasio.

Después de la Nochebuena en casa, la paz. Y los restos.

Las claras que sobraron de la mousse de turrón. Los recortes de hojaldre de los cuernos rellenos de crema. Las lonchas sueltas de embutidos y quesos varios. Los canapés de la vergüenza. La salsa de manzanas con pasas. Los huesos y verduras del consomé. Los cuatro trozos de merluza rellena que hiciste por si alguien quería repetir. Los huevos de codorniz que rellenaste con toda tu santa paciencia y al final resulta que es que “estas cosas tan modernas con alcaparras y anchoas no nos gustan“. Y un laaaaargo etcétera de descabales varios.

Claro que si has superado la ruidosa presencia de tus tres adorables cuñadas y sus más adorables todavía tres sobrinomonstruos más dos sobrinarepollos y otra sobrinamacarra [más mona esta última], has soportado estoicamente los gritos de tu madre histérica corriendo de la cocina al salón y del salón a la cocina [a pesar de que pusiste ese cartel de NO PASAR BAJO PENA DE MUERTE en la puerta de la misma], has soportado las críticas constructivas de tus cuñaditos del alma, la chillona y colorista felicitación de tu vecina del quinto, la presencia vegetal de tu hermano mayor en el sofá, y a tu hermana pequeña revolviéndote el cajón de los cosméticos…

¿que es una nevera desordenada después de todo?

Sacando fuerzas de flaqueza, después de haber limpiado hasta los tornillos que sujetan las manillas de las puertas, de haber escudriñado cada rincón de la casa vaporetta en mano cual csi buscando restos humanos, de haber cocinado sin parar durante dos días con sus dos noches [porque en sueños también organizas, a ver si vamos a perder el tiempo ahora] y haber atendido con tu mejor sonrisa a todos tus invitados no sólo la Nochebuena sino también la comida de Navidad [faltaría plus]… se fueron los invitados. Llego la calma. Sssshhhhh que paz. Y queda… aja! Limpiar todo de nuevo, vaciar la nevera y organizar los restos. Ea!

Ay que bonita es la Navidad. Acabo de sacar dos pasajes al Caribe para el 21 de diciembre de 2010. Va a ser una verdadera lástima no poder celebrar la Navidad en familia! Pero qué bonita va a ser esa Navidad…

Y vamos a lo que estamos.
Que después de zamparnos un hermosísimo solomillo Wellington que copié a Bea [ese que va en un hojaldre relleno de una salsa de setas con foie] se me quedaron descabalados: unos trozos de solomillo, que cociné al whisky para poder congelarlos y tengo descongelando ahora mismo sobre un radiador; y un buen montón de la farsa de setas que congelé en tarros para reutilizarla más adelante.

Y aquí vamos, a mi comida de ayer, dando un nuevo aire a la farsa del Wellington que da nombre a mi pastel improvisado. Las raciones pueden parecer justitas, porque aunque engaña el tamaño, es bastante contundente. Yo lo serví con una ensalada de col como plato único y fue perfecto.



INGREDIENTES [4 PERSONAS]

Berenjena, 150 gr [elegir una berenjena lo más recta posible]
Aceite, 3 cdas o 45 ml

Para la farsa de setas y foie [he calculado las proporciones para hacer 150 grs, que es la cantidad que utilicé]
Setas congeladas, 100 gr [para ocasiones más domésticas usar champis]
Chalotas, 2 ud
Ajo, 1 diente
Foie micuit, 50 gr [o paté de lata]
Vino blanco, 50 ml o 3 cdas
Sal, pimienta

Para la carne
Carne picada de pollo y pavo, 400 gr [también sirve ternera, cerdo o mixta]
Huevo, 1 ud
Hierbas aromáticas al gusto [puse tomillo, orégano y perejil – 1 cta de cada]
Especias al gusto [puse cúrcuma y nuez moscada – una pizca de cada]
Ajo picado, al gusto [usé ajo deshidratado y puse 1 cta]
Sal, pimienta

MODUS OPERANDI

Antes de empezar, cortamos la berenjena en lonchas lo más finas posibles y dejamos en agua con sal unos 10 minutos. Pasado este tiempo, sacamos y ponemos en un escurridor.

Preparamos la farsa de setas y foie

Pochamos en una sartén las chalotas y el ajo bien picados.Los reservamos.

En la misma sartén, salteamos las setas a fuego fuerte y cuando están comenzando a coger color, añadimos la chalota y el ajo, junto con el foie en virutas, bajamos el fuego y lo vamos removiendo para que se integre.

Añadimos el vino blanco y dejamos reducir unos minutos, no hace falta mucho.

Reservamos esta farsa para que pierda temperatura.

[*] Si me permitís una observación, en futuras ocasiones añadiría un huevo crudo batido a la farsa una vez templada, porque encontré que le faltaba un pelín de consistencia al servir el pastel.

Pastel after wellington PaP 1
 

Preparamos la carne

La carne se prepara simplemente añadiendo las hierbas y especias, el ajo, el huevo batido, y salpimentando. Se mezcla todo bien y se deja reposar para que asienten los sabores.

Preparamos el pastel

Lo primero de todo es la berenjena.

Secamos bien bien las láminas, y las pasamos ligeramente por la plancha con un chorrito de aceite, hasta que estén blanditas y manejables [nunca crujientes, o se romperán].

Forramos un molde de plum cake [alargado] con la berenjena. Para estas cantidades he usado un molde de 22 cm. Ponemos dos láminas al fondo a lo largo para hacer de base, y a partir de ahí vamos cubriendo los lados con láminas puestas del centro hacia afuera dejando que sobresalgan del molde un buen trozo.

Pastel after wellington PaP 2
 

Ponemos en la base una capa de carne, sobre esta otra de farsa de setas, y sobre la misma otra de carne y otra de setas [las capas que salgan, a mí me salieron dos de cada]

Cerramos el pastel y horneamos. El horno precalentado a 200º, 30 minutos. Si nuestro horno va fuerte de arriba cubrir el pastel con papel de aluminio para que no se tueste demasiado.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Desmoldamos y servimos.

 

Contribución a HEMC#40: Platos con sobras

14 thoughts on “PASTEL ‘AFTER WELLINGTON’ [Navidad]”

  1. Si es que no lo podemos remediar……SOMOS MASOQUISTAS! Je jeje.
    Pero me apunto a ese viajecito, aunque eso me recuerda a una peli que he visto hace poco.
    Los protagonistas huyendo de la familia en Navidades y poniendo mil excusas para disfrutarlas solos, en paises exoticos.
    Por cierto, que hambre me ha entrado al ver tu pastel. Debe estar divino. Se me hace la boca agua, porque todavia no he comido.
    Un beso.

  2. Bueno, lo que me he reído con tu relato, guapa…
    Creo que el año que viene nos vamos a encontrar “unos cuantos” pasando las Navidades en Tailandia, el Caribe o Egipto, jajajaja…. Me siento totalmente identificada. Y eso que esta vez no hubo muchas protestas (por imposibilidad física del personal, mayormente, jejeje).
    El pastel me lo copio: ¡todo lo que lleva me encanta!.
    Un besote.

  3. jejeje, tu tenías una cámara espia puesta en mi casa y has descrito mi navidad, jajajaja.

    me encanta este pastel, me encanta la cobertura de berenjena , lo copiaré metiéndole mis propios restos de nevera, vayas a pensar que eres tu sola la que tiene restos… jajajajaa.

    besos.

  4. Gracias por hacerme reir con tu relato de las fiestas y de la familia … Suerte que en casa son mas tranquilos que sino alguno no llega vivo hasta reyes !
    Me ha gustado mucho tu idea de pastel de berenjena rellena. Apuntada la receta, muchas gracias !
    Un saludo ,
    Palmira

  5. jajajaa parece un relato de terror, qué exagerada, con lo que mola la Navidad en familia!!!y te lo vas a perder las proximas navidades? jajaja
    Y el Wellington éste esta para empezar a comerselo y no parar, aunque le falte un huevo crudo a la farsa, que no lo habia notado, pero lo apunto muy bien para no equivocarme. Besososos

  6. Esto… y te marcas esto después del follón de las Navidades? eres mi ídolo… no solo le echas sabiduría y buen hacer a la cocina, además tu filosofía de la vida es clara y precisa. Sobre todo con lo del Caribe.

    Yo he decidido no esperar más y, aunque no sea al Caribe, el mes de Junio me largo de minicrucero con una amiga para hacerme una limpieza espiritual (también limpieza de ahorros, jejeje). Al Mediterráneo que me pilla más cerquita, pero crucero al fin y al cabo. Y sin maridos. No me lo creo todavía, pero este fin de semana hacemos las reservas. Fijo. Hay que aprovechar las ofertas…

    Besos.

Habla ahora o calla para siempre...