POLOS DE SANDÍA Y PEPINO [La vida en Texas]

CAL 41,1 · HC 9,2 · PR 1,0 · GR 0,0 [100 G] 

Polos sandia 1 Polos sandia 2

El mundo es un lugar para valientes.

Porque hay que tenerlos muy bien puestos para, en ciertos momentos de la vida [pasados los 18 y la libertad sin condiciones] hacer las maletas y largarse, familia incluida, a vivir al otro lado del mundo.

Si dijéramos que te vas… no sé,  a Seychelles, Islas Fiji, Isla Reunión [las islas molan] o incluso, por qué no, a Miami… pues la cosa digamos que tiene como otro swing, otro rollito, algo así como “voy a sacrificar un huevo de cosas para… ¡irme al paraíso! Yeaaaaah” Y tan contento que te vas tú, maletas, medianaranja, churumbelas y periquito.

Pero es que Bea, a donde se va, es a Texas.

Sí, Texas.

No es California, ni Hawai, ni siquiera Dakota del Sur. Es Texas. Uau.

¿Y eso de Texas, qué es lo que es?

Pues mira, para saber lo que es Texas uno se va a la wikipedia. Lo que te voy a contar es lo que creemos los españolitos que es Texas. Que es más divertido. Y casi del todo cierto.

Texas es…

  • Un sitio lleno de praderas y de búfalos, y de tíos gordos que montan los búfalos [no, los buenorros descamisados solo existen las películas, la realidad es mucho más dura]

  • Un sitio donde los tíos gordos después de escacharrarles los huesos a los pobres búfalos, se van de barbacoa y se comen tres vacas enteras con salsa barbacoa del supermercado, y un barril de cerveza por barba

  • Ese lugar donde las patatas chip de bolsa se venden por sacos como si fueran pienso, y las familias las sirven para comer al lado de los bistecs a la parrilla

  • Si vives en Texas, lo haces en un rancho, no en una casa [porque en Texas no hay casas tal como las entendemos aquí], y necesitas un sistema de megafonía para llamar a la familia a cenar

  • Si tienes un hijo, no le regalas un andador, le compras un toro mecánico junior para que las piernecitas le vayan cogiendo forma de paréntesis y de mayor ande como un texano auténtico, con no menos de 50 cms de distancia entre ambas rodillas y las piernas arqueadas.

  • Y por Navidad podrás adquirir en tu tienda de juguetes habitual, pequeños rifles de asalto de Barbie o de Bob Esponja, además de los juguetes más convencionales [lazos para los rodeos, coronas de Miss Belleza Infantil y esas cosas sosainas que se regala a los niños].

  • Para salir a la calle deberás llevar el uniforme oficial de texano: vaqueros marcando paquetón, camisa tejana [of course] con corbatín, revólver con funda de cuero, sombrero de cowboy y botas de tacón y punta afilada. Si no vas así serás tratado como un disidente estético.

  • Si vas a vivir a Texas, deberás adquirir un vehículo por cada miembro de la familia. Sin un trasto que gaste mucha gasolina no puedes ni comprar el pan, que allí todo es muuuuuuy grande, es lo que tiene vivir en ranchos y no en pisitos.

  • Aquí lo que se lleva es el creacionismo. El hombre desciende de Dios. El mono desciende de Dios. La cocaína desciende de Dios. La mujer desciende de un cacho de costilla del hombre. Por si alguien lo dudaba, los Bush también descienden de Dios y hay que quererlos.

  • Hay una concentración inusual de personas que quieren acabar con la humanidad. Por eso, deportes de riesgo en Texas no son el alpinismo, la espeleología o el vuelo sin motor. Para vivir emociones fuertes allí lo que haces es ir al Instituto o a tu oficina de correos y esperar que no estalle una bomba o que un parado aburrido no se líe a armar un genocidio. 

  • De todos modos, como no hay sitio para todos en las cárceles, los texanos hicieron una ley que dice que no es delito matar a alguien siempre y cuando le digas cómo y cuando lo harás. Qué educaditos que son. 

  • El ocio se divide en: Rodeos, autos locos y carreras de camiones. Luego está la fiesta de graduación. Ya.

  • En Texas si eres chica, puedes hacer dos cosas: ponerte la falda plisada de largo bajo la rodilla y acudir a misa con la mirada baja y gesto devoto, o pintarte como una furcia y salir a la calle a buscar sexo sin condiciones. No hay lugares intermedios. Eso sí, puedes ser las dos cosas al mismo tiempo, todo es cuestión de gestionar bien tu día.  [Tranqui, Bea, que me estoy riendo de los estereotipos, tus niñas estarán seguras dentro de su bunker rosa]

  • Texas es el lugar privilegiado donde las chicas de vida alegre no necesitan elegir con quien quieren tener sexo, porque en realidad da lo mismo, y nunca le preguntan a ningún señor si es senador ni nada por el estilo, porque todos sabemos que los hombres de reputación intachable nunca irían a esos sitios.

  • Si eres gay, Texas no es tu lugar. Los gays en Texas solo gustan a la brasa, especialmente los varones. No olvides que hay una ley que prohíbe expresamente el sexo anal, cuidadín con eso. No te salgas de la línea recta[l]. 

  • Y por último, en Texas podrás comer cosas tan típicas como hamburguesas a la barbacoa, costillares a la barbacoa, pollo a la barbacoa, vegetales con salsa barbacoa… si no te gusta, siempre podrás alimentarte de batidos de fresa. O irte a casa de Bea a ver si te invita a algo que no esté enterrado en toneladas de salsa barbacoa [¡resiste Bea, resiste! ¡La paella no lleva salsa, aunque te supliquen de rodillas!]

Yo por si acaso, y como veo que esta chica se nos va ya de ya, he decidido saquear su nevera y llevarme sus últimas sandías, total pa lo que le queda… seguro que no le importa compartirlas!

Polos sandia 3

 

INGREDIENTES
[12 POLOS DE TAMAÑO MINI]
 
Sandía, 300 g
Pepino, entre un cuarto y medio pepino, a tu gusto
Limón, medio
Fructosa, 2 cucharadas [o 4 cucharadas de azúcar]
Agua, 2 cucharadas
 

MODUS OPERANDI

Lo primero de todo es hacer un almíbar con la fructosa [o azúcar] y el agua. Es tan sencillo como llevarlo a ebullición y una vez disuelto, retirarlo del fuego. Lo puedes hacer al micro si no tienes un cazo chiquitito.

El almíbar ayudará a que no se cristalice del todo el polo y le dará mejor textura. La cantidad es para una sandía muy dulce, te recomiendo que la pruebes antes de empezar y ajustes el dulzor a tu criterio.

Una vez tengamos el almíbar hecho, es cuestión de meter en un robot de cocina o licuadora todos los ingredientes de nuestro helado, y triturarlos a velocidad máxima. 

Si tienes un robot ultrapotente tipo Thermomix, o una licuadora, no será necesario tamizar la mezcla resultante. Si tu robot es más sencillo, puedes colarla para que no queden tropezones.

Ya solo falta rellenar los moldes para helado, y dejar en el congelador. El tiempo dependerá del tamaño de los moldes, lo tendrás que ir comprobando.

Y si tus moldes son como los míos, esta monada de Silikomart, puede que te surja un pequeño problemilla de na: una vez introducido el palito en la ranura del molde, verás que queda un poco de espacio, que el palito no tapa completamente el hueco. Y claro, no podrás verter la mezcla sin que se salga. Estos moldes no están pensados para mezclas totalmente líquidas como la que tenemos entre manos, que es puro agua, sino para mezclas mucho más cremosas.

Si te ocurre esto la solución es sencillísima: Primero de todo, dejamos los palitos insertados en el molde. Después, calentamos un poco de chocolate [una onza bastará] en el microondas hasta que se derrita por completo, y con ayuda de un pincel pequeño o una cucharilla, pintamos el hueco que queda sobre cada palito rellenando con chocolate esa abertura chiquitita. Metemos los moldes al congelador 5 minutos y con el chocolate ya frío, puedes rellenar los moldes sin riesgo de desparrame.

[Aquí es cuando confieso que no siempre miro que la tarjeta de la cámara esté puesta antes de hacer fotos, ejem]

Eso sí, verás que quedan unas gotitas de chocolate en el culete de los polos. Bueno, eso no es necesariamente un problema.

Polos sandia 4

22 Comments

  1. jajajaja… ya no necesito ir a Texas me lo has descrito estupendamente ¿has estado? jejeje… espero que no hayas “acoj…ado” a Bea mas de lo que debe estar y desde ya te digo que creo que a mi me faltarían webs para irme hasta a las islas Fidji ;-)
    Unos polos estupendos para estos calores!!
    Besos
    Nieves

    Reply
  2. Jajaja!! Me meo. Te tengo que decir que gracias al subidón de buenas vibraciones que me estáis mandando ahora mismo me iría al mismísimo corredor de la muerte de cualquier prisión de…. Texas!! a discutir con cualquier alcaide de peli chunga. Hoy estoy que no hay quién me pare gracias a vosotras!!
    Eso sí, lo de la megafonía para llamar a cenar a la familia te juro por el Dios padre de George Bush que lo he visto en una de las casas que visitamos con el de la agencia inmobiliaria. Too much.

    Jamía, que no sé qué decir, que estoy que flipo y que me encanta que hayas participado. Que es algo muy bonito esto que me está pasando hoy y que no me lo esperaba para nada.
    Muchas gracias por hacerlo posible. Eres lo más y te echaré de menos.

    Un beso enorme
    Beatriz

    Reply
  3. Ana como siempre tus post son geniales. Me he reído un monton y me ha encantado la de los gays!
    Te olvidaste de que naces y ya te regalan el permiso de armas y te olvidaste también de que en Texas creen que son diferente al resto de los USA…son como los catalanes de USA… no en vano su lema es “Don’t mess with Texas”
    Geniales tus polos, superrefescantes … y unas fotos que apetecen!!!!
    Besos

    Reply
  4. jajajaj… a ver, te has olvidado de que es la patria chica de Sheldon Cooper, de las famosas gambas que pescaba Forrest Gump y de que hubo una época maravillosa en la que todo Texano quería parecerse a Lee Marvin y conducir un Cadillac con unos enormes cuernos en el extremo del capó para apartar pusilánimes europeos proclives a mostrarse gays de las carreteras polvorientas del estado de la estrella solitaria.
    Dicho esto, divertido homenaje y estoy seguro de que con el calor que hace en Houston se van a poner hasta las patillas de estos polos

    Reply
  5. Menos mal que Bea está de subidón y no la has amedrentado con la fotografía “typical texana” ajaajaajaja… Yo casi que con Bea me veré por skype, no creo que aguntase tantas dosis de realidad americana… jajaajajaja
    Muchísimas gracias por participar… siempre es un placer leerte.
    besos

    Reply
  6. julieta cocina y punto

    Bueno Ana, si se va a Austin es otro rollo totalmente distinto, mucho más europeo, donde ser gay no es ningún problema, la gente no lleva pistola y tienes cultura y sobre todo música en cada esquina literalmente, es un paraíso, en serio. Espero que disfrute, todo tiene cosas muy buenas y yo me iba a Texas ahora mismo sin pensarlo. Por cierto los polos tienen una pinta buenísima, la pena que en Cork estamos jodido de frío y me veo más tomando una sopita. Un abrazo!

    Reply
  7. catypol

    Madre mía, lo qué se puede hacer en Texas!!! menos mal que no es de allí sino de aquí y al menos vendrá a “equilibrarse” a España de vez en cuando, al menos a comer jamón, chorizo y paella, jajajaja, la entrada es muy divertida desde luego, pero los polos me reencantan.

    Reply
  8. Menos mal que Bea ya ha ido y hoy está de subidón , porque tras leerte dan ganas de salir corriendo y hacia el otro lado .. Lo mejor la sandia que le has mangado de la nevera a Bea , estos polos son perfectos para bajarle los humos a estos texanos colgados .

    Reply
  9. jajajaja, como siempre como una cabra, casi me meo con los gordos, aplasta búfalos!!!! ajajajajajajaa! Ahora tengo antojo de helado…me estas creando necesidades me voy a chivar a mi parejo y verás tu….

    Reply
  10. Eres increíble, cada día me dejas con la boca más abierta cuando vengo a verte y confieso que reservo este momento para los días en los que necesito sacar sonrisa!!!
    Nadie duda de que texas sea exactamente lo que dices, pero tu forma de describirlo es maravillosa..especialmente lo de los Gays a la brasa y el sexo anal…creo que casi no me caigo de la silla de lo que me has hecho reír!
    Espero que tu amiga resista con dignidad y mantenga la bandera de la paella bien alta no permitiendo que la coman con salsa BBQ ;)
    tus polos me encantan..pero para que mentir, vendría verte aunque publicases una m… pinchada en un palo ;)

    Reply
  11. En Texas nosotros nos hacíamos caquita cada vez que teníamos que bajarnos del coche en una gasolinera. Nos llevábamos las típicas miradas por debajo del ala del sombrero de cowboy que decían sin hablar “you-don’t-belong”. En fin… en realidad no tuvimos ningún problema real, y al final se quedó más en una sensación que en un problema, pero sí, de todos los estados que cruzamos desde Georgia a California, puede que Texas fuera el menos welcoming. Lo cual no quiere decir que uno pueda encontrar su huequito y ser feliz allí donde vaya, ¡es cuestión de actitud y una chispita de suerte!

    Reply
  12. Jajjajaja lo que me he reido al leerte eres lo mas de lo mas seguro que Bea tambien se lo habra pasado pipa leyendote ahora que no se yo si despues de leer todo esto estara muy tranquila en Texas que miedito da anda que no hay locos ni na ,pero como alli cualquiera puede tener un arma siempre se podra comprar una e ir alerta como las chicas de los Angeles de Charlie .
    Espero que resista y no le ponga la salsa barbacoa a la paella jajaja , unos tios de mi marido estuvieron unos años viviendo en Japon y tenian una olla electrica para cocer arroz , vamos que como alli no se cocina ollas no tenian o no las supieron encontrar asi que ella hacia alli la paella de aquella mera pues alli el marisco no es como el de aqui y el pescado al igual que las carnes esta envasado y cortadito osea que no sabes que parte te estas comiendo realmente ,asi como el arroz con leche por suerte solo eran dos pues la olla no era muy grande jajaja.
    Bueno no me enrollo mas que dentro de un ratin me tengo que poner a preparar la comida que esta semana trabajo en el turno de tarde y las mañanas se pasan volando.
    Los polos divnisimos y esa mezcla de sandia y pepino me ha encantado a ver si se los hago a mi costillo que le gusta mucho la sandia y los helados de hielo como el los llama jajaja.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    Reply
  13. Ana, me has hecho reír mucho con el estereotipo del texano y de Texas misma ;)
    En cuanto a la receta, creo que estos polos/helados de palito (aquí le llamamos así) han de estar deliciosos, refrescantes y sanos con los ingredientes que has escogido. Me encanta la receta.

    Reply
  14. Jajajaja! Qué buenos son los texanos… Aumque he de decir que me identifico bastante con ellos en eso de comerme una vaca con salsa barbacoa… mmmm…
    Y después para rebajar umo de tus polos!

    Reply

Habla ahora o calla para siempre...