SOPA DE CHOCOLATE BLANCO CON MOUSSE DE FRUTOS ROJOS [Curiosidad blogger]

 CAL 521,9 · HC 46,0 · PR 16,4 · GR 33,9 [POR RACIÓN]

Sopa chocolate 2 Sopa chocolate 4
Sopa chocolate 3 Sopa chocolate 5

 

A ti también te ha pasado.

Has ido a un restaurante, y te has enamorado en silencio de uno de los platos de su carta. Desde ese momento, has pasado de soñar con un romance loco con Brad Pitt a soñar con muslitos de pollo, salsa de soja, creo que sabía algo a cardamomo y ¿cómo ha conseguido ese crujiente?

Todo blogger se reconoce en este cuadro. La primera, yo.

Y es que no tenemos remedio. Vamos a un restaurante, probamos algo que nos maravilla y nos deja en un estado de embobamiento atocinado que es como cuando te enamoras pero en más friki, y necesitamos volver a probarlo. Es más, necesitamos enseñar al mundo nuestro descubrimiento. Y esto en ningún caso pasa por invitar a todo el mundo al restaurante, claro.

Así que en un arranque de empoderamiento cocineril, en el que nos creemos Arzak, se nos suben las ínfulas y decidimos intentarlo. ¿Por qué no?

Si total, nosotros somos… bloggers.

A veces, contamos con la ayuda inestimable del cocinero, que nos chiva algo de la receta. Pero ojo, los cocineros son muy suyos y no siempre te lo pondrán fácil. Y a veces ocurre que intentas emular ese rollito crujiente de cordero sobre emulsión de cebolla caramelizada, y lo que obtienes es dos trozos tristísimos de cordero flotando en una sopa de algo requemao. O que conviertes ese ravioli sin ravioli de peras y chocolate cubierto de pétalos de flor, en un pudding de pera con pegotes de chocolate a mediofundir con dos pétalos de geranio por encima. Y la bronca de tu madre cuando te pilla con las manos en su maceta.

No, no vamos a hablar ahora de aquella bavaroise de manzana asada dentro de un pétalo de caramelo de pimienta. No lo haremos. Con lo fácil que se veía en aquel vídeo de Youtube aquello de soplar el caramelo y hacer los pétalos… y aquello de que los bomberos tuvieran que venir alertados por una vecina…

Y esta es la historia de la sopa de chocolate blanco que os traigo, solo que por una vez con final feliz, no porque yo sea muy lista sino porque el plan era muy fácil.

Todo empezó en un restaurante caro al que fui de celebración de alguna cosa que no recuerdo ya. Me enamoré perdidamente de un postre que consistía en una sopa de chocolate blanco con frambuesas frescas, sencillo, y lujurioso.

Muy lujurioso.

Ni corta ni perezosa, le pregunté al camarero que cómo lo habían hecho, y obtuve como respuesta lo siguiente “Es super fácil: solo lleva chocolate blanco, yogur y nata”. Bien, al menos tengo los ingredientes. Son tres, la cosa no se puede poner tan difícil.

A partir de ahí, corrieron las tabletas de chocolate blanco, y las pruebas y errores con diferentes tipos de nata, texturas [montada, semimontada, líquida] y de yogures. Lo intenté y lo intenté, y obtuve siempre cosas razonablemente comibles [es lo bueno de tener solo tres ingredientes y que estén buenos independientemente de lo que les hagas], y lo seguí intentando hasta que di con la receta que, para mi gusto, resultó perfecta.

No sé ya si era similar a la original [creo que era más líquida, pero eso planteaba mayores dificultades para comerla, a mí me gustó un poco más cremosa por una cuestión puramente práctica], o no tenía nada que ver, pero a mí, me gustó. Y a mis comensales, también.

Obtuve la fórmula de la felicidad [de mi felicidad, al menos] con nata para montar, un chocolate de buena calidad [imprescindible] y yogur líquido sin azúcar.

Sobre eso, iba poniendo según el momento, o bien frutos rojos frescos, o bien un jarabe de frutos rojos si no había forma de conseguir unas frambuesas aceptables en el mercado.

Llevo haciendo esta receta desde hace más de 15 años, es más, la publiqué en un foro allá por 2003 y el éxito fue total entre los lectores.

Y ya os podéis imaginar ahora la cara que se me quedó cuando me veo la sopa de chocolate blanco en la carta de Yayo Daporta. Que no sé como la hace él, ni como la presenta ni qué utiliza, pero yo con la mía soy tan feliz, que en verdad no le voy a pedir la receta.

No es excesivamente grasienta, ya que lleva bastante yogur [a ver, de dieta dieta… no es] y hoy he decidido acompañarla de una mouse de frutos rojos, en lugar de sus habituales frutitas repartidas por el plato, por eso de esforzarme un mínimo, y una estructura de chocolate negro que da el contraste necesario y además, acompaña muy bien al plato.

Pero volviendo a lo básico, normalmente la sirvo simplemente acompañada de frutos rojos frescos, y es perfecta, no necesita más.

 Sopa chocolate 1

INGREDIENTES
[4 PERSONAS]
 
Para la sopa de chocolate blanco
 
Chocolate blanco, 100 g [ni se te ocurra usar un chocolate barato, esto se paga caro, gástate un euro y medio… o arruinarás el postre]
Nata para montar, 50 g
Yogur natural líquido, 200 g*
*Si no tienes yogur natural líquido, puedes usar en su lugar un yogur griego. Si decides usar uno normalito, ponlo en un bol, y con las varillas bátelo con energía durante dos minutos hasta que sea totalmente cremoso. Los grumos son tu peor enemigo aquí.
 
Para la mousse de frutos rojos
 
Frutos rojos variados, 200 g [los congelados sirven perfectamente]
Nata para montar, 150 g
Claras de huevo, 4 [unos 160 gramos de claras]
Azúcar, 100-150 g, según tu gusto
Gelatina, 6 láminas
Cremor tártaro, 1/4 cucharadita [opcional]
 
Para decorar
Chocolate fondant
Grosellas
 
MODUS OPERANDI
 

La sopa de chocolate blanco

Antes de empezar, tendremos el chocolate troceado en onzas o más pequeño. 

En un cazo pequeño ponemos a calentar a fuego bajo los 50 gramos de nata. Una vez lleguen a ebullición, retiramos el cazo del fuego. Inmediatamente añadimos el chocolate, y lo removemos hasta que se funda por completo. No es necesario volver a calentarlo, pero si por alguna razón lo fuera, hazlo con muchísima precaución y al mínimo de calor, puede quemarse.

Con el chocolate y la nata completamente integrados, añadimos el yogur y lo mezclamos hasta que sea homogéneo.

Lo dejamos enfriar a temperatura ambiente. Si tienes prisa, usa una cubeta llena de agua con hielo y pon dentro el cazo con la sopa, remueve hasta que se enfríe para que lo haga de manera uniforme. No te aconsejo que lo metas caliente en la nevera, porque a veces [no siempre, pero a veces pasa] salen grumos y eso es lo peor que te puede pasar, la textura arenosa es terrible.

 Sopa chocolate PaP 1

La mousse de frutos rojos

Ponemos la gelatina en un recipiente con agua fría para que se hidrate. La dejamos reservada.

En un cazo [si tienes Thermomix, úsala] calentamos los frutos rojos con dos cucharadas de azúcar. Una vez la fruta esté bien caliente [5 minutos] la trituramos, bien con una batidora, bien usando Thermomix, y añadimos la gelatina. Lo seguimos calentando un minuto para que se disuelva, y reservamos.

[Si no te gustan las pepitas, cuela el líquido. Yo no lo hice, a mí no me molestan y creo que dan un toque crujientito muy bueno.]

Reservamos hasta que esté tibio, necesitarás como mínimo media hora pero no lo dejes más de una hora.

Una vez el jarabe de frutos rojos esté tibio, continuamos. No lo dejes enfriar demasiado, la gelatina tardará entre 2 y 3 horas en cuajar, y no queremos que se cuaje el jarabe, queremos que la gelatina sujete la mousse. 

En un bol limpio y seco, ponemos las claras, mejor si están a temperatura ambiente, y el cremor tártaro. Metemos las varillas a velocidad baja y lo mezclamos un minuto, solo para que se integre.

A velocidad alta, montamos las claras hasta que formen picos blandos. En este momento, comenzamos a añadir el azúcar, lo haremos en cuatro o cinco veces mientras seguimos montando a velocidad alta, y continuamos montando hasta que formen picos duros y estén brillantes [esto es, que la marca de las varillas se mantenga en las claras y no se baje]. Reservamos las claras.

En otro bol, montamos la nata. No es necesario montarla muchísimo, solo que coja algo de volumen. Ten en cuenta dos cosas sobre la nata: cuanto más fría esté mejor montará, y la nata que mejor monta es la que tiene más del 35% de materia grasa, no falla.

Recapitulemos: Tenemos el jarabe de frutos rojos con la gelatina sin cuajar, las claras a punto de nieve con el azúcar [es decir, el merengue] y la nata montada.

Sopa chocolate PaP 2

En el bol de la nata añadimos en varias veces el jarabe de frutos rojos y lo vamos mezclando con una espátula y algo de cuidado para que no se baje mucho. Sobre este mismo bol, añadimos las claras en tres veces, mezclando bien cada vez antes de añadir más. La primera vez no es necesario un cuidado exquisito, vamos a aligerar la textura, pero los dos últimos tercios de las claras los incorporamos con movimientos envolventes y un cuidado impecable, para que no se bajen.

Lo llevamos a la nevera hasta que se enfríe. Podemos guardarlo tal cual en el bol, usar vasitos, moldes de silicona o improvisar moldes con un aro de emplatar y un poco de papel de horno.

 Sopa chocolate PaP 3

La decoración de chocolate

Es tan sencillo como calentar chocolate, y hacer con él una rejilla con la ayuda de un biberón de repostería [recuerda no odiarme cuando lo estés limpiando]. Lo haces sobre un acetato o papel de horno, formas un tubo, lo sujetas con un par de pinzas y lo dejas enfriar. En las fotos se ve muy bien. Conté con la colaboración del vikingo que para estas cosas tiene más maña que yo.

Sopa chocolate PaP 4

Si te parece muy engorroso, puedes hacer la decoración en plano y clavarla en la mousse para dar altura.

Un truco casero: Si no has templado el chocolate [yo no lo hice] se quedará mate y su aspecto será un poco feo. Espolvorear azúcar glass a cascoporro lo disimula bastante.

 

El montaje

Sobre el plato colocamos la mousse de frutos rojos. Colocamos encima la decoración de chocolate y las frutas elegidas, y espolvoreamos con azúcar glas. Incorporamos la sopa en el plato con cuidado.

A disfrutar.

47 thoughts on “SOPA DE CHOCOLATE BLANCO CON MOUSSE DE FRUTOS ROJOS [Curiosidad blogger]”

  1. Confieso mi miedo de bloguer al chocolate blanco, siempre me quedan grumos así que por eso soy fan del chocolate negro al 100% de cacao, jijiji, oye que me quito el sombrero con tu postre y prometo seguir tus consejos para hacer esa sopita tan rica.
    Abrazos.

  2. Yo no me corto en preguntar al camarero si me puede dar alguna pista de recetas que me gustan, lo he alguna vez, aveces se tiran mas el rollo y otras menos pero cuando me enamoro de algún plato, tenga o no alguna pista, lo reinvento en casa.
    Pues mira que bien te ha venido esta receta chica que debes ya bordarla, por la pinta, profesional y super apetecible ;-)
    Besos
    Nieves

  3. Jajajaja, a mi me pasa igual que a ti!!! Yo hago hasta fotos de las cartas de los restaurantes…. Un plato precioso y muy rico seguro. Besos!

  4. Me ha encantado y que bien explicado que juego de texturas, en definitiva una maravilla!!!
    Besitos y Bon Appétit ;-)
    Fácil con Bela By Isabel Barcia

  5. Me encanta tu enamoramiento lujurioso y me quedo con el tuyo. Creo que es lo más bonito que he visto en tiempo y seguro que está de morirse de gusto.
    Antes de que me entre mono, me voy a ver algo menos rico.
    Besotes

  6. Ana nuestras cocinas se transforman en laboratorios de vez en cuando.

    Contigo el refran ……. el que la sigue la consigue se cumple al 100 %, ya sabemos que en esta ocasión han merecido la pena tantas pruebas.
    En foto se ve estupendo y elegante tu postre, me anoto la sopa de chocolate que seguro que me va a encantar y ya le veo mil posibilidades y combinaciones.

  7. Pues esta sopita bien explicada es un regalo impresionante que nos has hecho y muy resultona, de la decoración de chocolate negro ya no digo nada…. te ayuda un vikingo XD!!

  8. Pues esta menda siempre pregunta por la receta al camarero pero no suelo tener respuesta que no sea es secro del cociner@ asi que me quedo con las ganas eso si luego intento emularlo sin que llegue a parecersele jajaja.
    En fins que lo bien que lo pasamos despues intentando descubrir ese ingrediente secreto no nos lo quita nadiae.
    Esta sopa de chocolate blanco ademas de estar de rexupete te ha quedado espectacular la presentacion es de 20 points ya le gustaria a muchos restaurantes presentar un postre asi .
    Bicos mil y feliz finde wapa.

  9. Ay sí, yo también me he enamorado (obsesionado, más bien) con más de un plato de restaurante, aunque luego no me atrevo a intentar emularlos en casa. El chocolate blanco no es mi pasión pero reconozco que bien usado, y de calidad, es estupendo para ciertos postres, como este caso. El acompañamiento me parece genial, y es que los frutos rojos sí que me chiflan :).

    Un abrazo

  10. Supongo que tiene su morbo encontrarse en la carta de un restaurante con estrella un plato que una lleva realizando años…. y cierta satisfacción interior. Me alegro que nos hayas puesto tu versión aunque la hayas mejorado. Creo que el mouse le queda muy bien…aunque en simple, sólo frutas ha de ser muy bueno.
    El rulo de chocolate, parece fácil…pero yo tampoco soy tan habilidosa y no tengo vikingo personal..jajaja pero prometo intentarlo al menos una vez. No has dicho como desengancharla del papel, pero imagino que sale fácil.
    Felicidades una vez más, tus recetas y textos un placer!!!!!

  11. Jajaja, me ha encantado el truco del azucar glas a cascoporro. Sigo partiéndome de risa. Yo es que veo complicado todo en esta receta. Y veo mucho nivel por estos lares. Felicidades. No sé si me atreveré con esta receta algún día.

  12. Hola Ana! No me he olvidao de tí eh,jejeje. Vengo de excursión a ver qué me he perdido. Empezando por esta receta, he de decirte que te ha quedado como toda una profesional. Ese rulo de chocolate, que sí que tú dirás que es fácil, pero yo no lo veo tanto, te ha quedado superchulo. Esa sopita de chocolate blanco me la apunto que tiene que estar muuy rica. Un besote!

  13. Esta mañana lei tu receta, me llegó al correo, pero no pude comentarte porque mi tfno va fatal .
    La mezcla de nata chocolate y yogurt la he probado, un día inocente de mi, mezclé por pura intuición y me pareció que había encontrado la fórmula de la cocacola. Después me di cuenta de que no había descubierto nada jajaja, Pero bueno, doy fe de lo rico que está!!
    Esa mousse es lo más y el enrejado me parece divino, me veo incapaz de hacer algo asi.
    Te ha quedado un postre de los que arrancan una ovación entre los comensales. Me dan unas ganas irremediables de copiarte que no te imaginas.

  14. Ana, que precioso el plato ¡¡¡ espectacular te ha quedado. Yo me enamoro de todos los platos a no ser que sean horrrrrorosos¡¡¡¡ Me encanta comer en restaurantes de esos que tu bien sabes ….. El chocolate, que bien lo has manejado, me declaro una negada con el, me cuesta, tendré mas amenudo para superarlo, lo tuyo es maestría.
    Magnífico el plato, la presentación y magnifico Yayo, que me ha encantado.
    bssss desde Almeria

  15. Además de que tiene que estar riquísimo, te ha quedado precioso y muy bien explicado. Por cierto, que buena idea para la decoración- Probaré!! Un abrazo

  16. Si que es verdad que el chocolate blanco mejor del bueno, y aunque a mi no me apasiona por el exceso de dulzor reconozco que la sopa me gustaría probarla, el contraste con la mousse debe ser estupendo, y la decoración con chocolate preciosa, habrá que practicarla, jajaja

  17. Pues no sé como estará la de Yayo, pero la tuya tiene una pinta espectacular. Jajaja, a mí también me pasa lo del enamoramiento y el consiguiente “vamos a probar en casa”
    Un abrazo
    Vicky

  18. A mi me pasa, pero no me atrevo a hacerlo y no sé si tengo paciencia para prepararlo así, desde luego debo de aprender, como blogger a hacer estas presentaciones, desde luego en casa alucinarían, Te doy las gracias por ese estupendo paso a paso en el que enseñas como hacer esta obra de arte que presentas. viendote parece fácil, pero sé que no lo es, felicidades!!
    Besos y feliz domingo!!

  19. ¡Qué placer cuando logramos, tras prueba-fracaso, lo que estábamos buscando! Tal vez pueda ser que tu postre no haya resultado igual a aquel que probaste cuando fue amor a primera vista; sin embargo, ésta que es tu mejor versión, después de tanto trabajo y empeño, seguro tiene mucho mejor sabor que cualquier otro. Por cierto, se ve estupendo, tentador y muy bien presentado. ¡Brindo por no bajar los brazos hasta lograr el objetivo (en especial si no se necesitó de la intervención de bomberos, la guardia civil o los paramédicos Jajaja)! ;)

Habla ahora o calla para siempre...