BIZCOCHO DE PIÑA [Lapa]

Una lapa.

Me acaban de hacer una lapa. Sin preaviso. A punto he estado de desatar mi cólera contra el tipo que me la ha hecho y decirle cuatro cositas. Se ha librado porque soy un encanto. Bueno, y porque era más grande que yo.

Una lapa, en Madrid y supongo que más ciudades con metro, es una forma de colarse. De entrar al metro sin pagar.

En Madrid el acceso al metro es a través de tornos [los hay mecánicos de metal que giran para que pases, y un sistema electrónico de puertas que se abren unos segundos en las estaciones más modernas]. La estación donde suelo cogerlo tiene tornos mecánicos.

Hacer una lapa es pegarse a un viajero que entra al metro con su billete y pasar los dos a la vez por el torno. Normalmente la lapa se hace en confianza: con tu pareja, con un amigo o amiga, alguien que además está avisado de que te vas a adherir a su espalda para pasar juntos. Por no pillar a la gente por sorpresa.

Si no tienes con quien hacer una lapa y te quieres colar lo normal en ese caso es pegar un salto al torno. Se exige un mínimo de forma física, claro. O buscar a alguien a que te inspire buen rollo y pedirle permiso para hacerle una lapa. A mi me lo han pedido un par de veces y he accedido. Si se hace manteniendo la distancia de seguridad necesaria [ronda el centímetro] y con educación, pasamos los dos, o las dos, según sea el caso. Y una vez un señor me lo ofreció porque mi abono no funcionaba, era primera hora de la mañana y no había taquillero que viniera en mi ayuda. Y pasé haciendo una lapa a un desconocido, con su permiso y sin apenas tocarnos, claro.

Lo que no se debe hacer nunca, pero nunca nunca, es una lapa a traición. Eso jamás. Y menos aún a alguien que no conoces. Y eso es lo que me acaban de hacer a mi. He pasado el torno del metro y un chico que no se de donde ha salido de pronto estaba pegado a mi. Y sin distancia de seguridad. Vamos, que ha pegado un salto, se ha adosado a mi y de pronto he pasado de ir sola por el metro a tener la mandanga de un desconocido adosada a mi trasero. Sin anestesia ni nada.

Y cuando le he gruñido, en lugar de disculparse me ha atizado un tía ni que lo pagarás tú. Y mira, eso ya, no. Que yo no pago el metro no es verdad, que sale de los impuestos de todos. Y al margen de eso, el gruñido no ha tenido que ver con que se haya colado que lo mismo no es ni asunto mío, sino con que me haya hecho una lapa a traición.

Una lapa en la que ha invadido por completo mi espacio personal, sin avisar y por la espalda. De pronto he notado el cuerpo de este muchacho pegado a mí, y sí, que han sido unos segundos, menos incluso, pero me han parecido totalmente prescindibles. Entiéndase que no me he sentido en absoluto acosada ni era esa la más remota intención del chaval que solo buscaba entrar al metro, pero no son formas.

Que las cosas se pueden hacer bien. Tú no tienes billete, necesitas viajar por el motivo que sea, y no puedes pagarlo o de verdad no te viene bien el precio disparatado que tiene el transporte, que bajo mi punto de vista es un servicio de primera necesidad, y oye, me pides una lapa y yo me dejo. De verdad que sí. Que yo soy super maja. Pero pasar a traición… ese muchacho se ha columpiado y en lugar de mi colaboración lo que se ha ganado es un bufido, y le ha estado bien empleado.

Pero mira, es sábado, estoy escribiendo esta entrada en el metro mientras vuelvo a casa porque me ha pillado el toro y el chaval me ha dado una historia para contaros. ¡Algo bueno hemos sacado!

Receta de bizcocho de piña asaltada vilmente al blog de Cocineando con Rosa, en la edición del #asaltablogs de este mes.

BIZCOCHO DE PIÑA

CAL 367,1 · HC 39,0 · PR 8,2 · GR 20,5 [100 G]

INGREDIENTES

  • Piña en conserva al natural,1 lata pequeña [400 g aprox]
  • Harina de almendra, 100 g
  • Azúcar, 175 g [en la original, 250 g]
  • Mantequilla*, 125 g [en la original, 200 g]
  • Ralladura de un limón
  • Huevos, 5
  • Harina, 200 g
  • Levadura, 15 g
  • Sal, una pizquitina [algo así como una puntita de cuchillo, muy poca]

*La receta está etiquetada como sin lactosa. La cantidad de lactosa de la mantequilla no es muy elevada y muchos intolerantes podemos tomarla, pero hay mantequillas sin lactosa en el mercado. Y esta receta no tiene poca cantidad, tenlo en cuenta.

Para hacer el bizcocho de piña, lo primero que haremos será precalentar el horno a tope para que vaya cogiendo temperatura. Además, encamisamos el molde y lo reservamos [encamisar un molde es engrasarlo con mantequilla, y espolvorear harina para que se adhiera a la mantequilla].

En un robot de cocina [o en un bol si lo hacemos con batidora de varillas] ponemos la harina de almendra, el azúcar, la mantequilla ligeramente blanda [no fundida, sólo a temperatura ambiente], 4 cucharadas soperas del jugo de la lata de piña y la ralladura de limón. Mezclamos despacio los ingredientes para que se integren mínimamente, y batimos hasta que empiece a espumar la mezcla.

En este punto empezamos a incorporar los huevos. Lo hacemos de uno en uno. Abrimos el huevo en un cuenco [lo haremos así para evitar que pueda caer cáscara dentro del bol con la masa, ahí será más complicado gestionarla], lo incorporamos a la masa con el robot en marcha y hasta que no esté completamente integrado no añadimos el siguiente.

Una vez hayamos integrado los 5 huevos, añadimos la harina con la levadura y la sal incorporadas. Lo mezclamos despacio hasta que se integre bien, si lo hacemos con robot usaremos la pala mezcladora en lugar de las varillas. Si hemos usado batidora es mejor hacer esta parte a mano con una espátula.

En este punto, terminamos de preparar el molde. Cortamos la piña como mas nos guste y ponemos los trozos en el molde como mejor nos cuadre. Yo los he puesto en los laterales, pero pueden ir al fondo o incluso arriba y servir el bizcocho sin darle la vuelta, esto es a tu criterio. No hacemos esto antes porque el líquido de la piña puede afectar al encamisado del molde y la podemos liar. Es mejor hacerlo justo antes de volcar la masa. Dicho esto, sólo queda volcar la masa, alisarla ligeramente, y hornear el bizcocho: 35-40 minutos a 180 ºC. Para ver si está hecho hay que ir pinchando, hay hornos que van más rápidos que otros [el mío va a todo trapo, casi siempre me dicen que en otros hornos las recetas necesitan algo más de tiempo, tenlo en cuenta].

Lo he servido con un glaseado sencillo hecho con azúcar glas y zumo de limón.

33 Comments

  1. Toñi sempere

    Magnífico asalto, tu historia me es desconocida, completamente, vivo en un pueblo donde el transporte público brilla por su ausencia.
    Que apetitosa se ve esa tarta dios!!

    Reply
  2. Me parece que hemos sacado dos cosas , una saber que es una lapa , pues si te soy sincera no tenía ni idea , claro es que no voy en transporte publico casi nunca , por no decir nunca , y la segunda y mas importante este maravilloso bizcocho , que por experiencia ya se que está muy bueno .

    Reply
  3. El clásico bizcocho de piña que nunca cansa y gusta a todo el mundo. Este debe ser la madre de todos…¡vaya pinta tiene!.
    Con harina de almendras no he probado nunca pero por el aspecto que tiene, no hacen falta palabras. Buen asalto, sí señora!!
    Bss

    Reply
  4. Hola Ana;
    siempre he tenido los codo muy afilados, y si de marcha se me ha arrimado un tío por detrás, ya sea pidiendo en la barra o similar, le he hincado el/los codos con una fuerza poderosa hacía atras. Una vez casi desgracio a mi novio del momento por entrarme por detrás sin avisar.
    El bizcocho perfecto, con gran aporte de fibra de la piña, que a veces se nos quedan las latas de piña aburridas en la despensa.
    Besos y abrazos

    Reply
  5. No sabía lo que era hacer la lapa pero después de leerte te puedo confirmar que a mí tampoco me haría ninguna gracia de llevarme esa sorpresa… un mínimo de seguridad siempre debe existir, al menos ese centímetro que aunque poco algo es… No se si yo, además de gruñir también habría mordido..
    Mejor me quedo con el bizcocho que has preparado, seguro que está bastante bueno. Besos.

    Reply
  6. fijate que yo había hecho alguna vez una lapa pero con amigos, pero me pasa lo que a ti y el lapero ese se lleva un cruce de cara con mi mano q lo flipa, que la gente se coge unas confianzas q lo flipas, y encima que te salte con la frasecita típica que la gente no se da cuenta que esas cosas salen de nuestro bolsillo, y tan pancho que se habrá quedado y que seguro q lo volverá a hacer.
    Oye este bizcocho que buena pinta tiene, así de esos de mojar y que bien y colocadita la piña despues del horneado, que disfrutes de la semana y cuidado en los tornos, besos

    Reply
  7. ChupChupChup Silvia

    Hola! pues a mi me falta hacer este bizcocho que no he probado nunca, Me gusta la piña y le doy poco uso en la cocina, la verdad es que no se por qué, me lo adjudico! Besos.

    Reply
  8. No hay historias como las tuyas en la blogosfera jajajaja. El bizcocho tiene una pinta muy rica! Yo hacía uno de piña parecido pero hace mucho que no lo preparo, te ha quedado estupendo este. Un beso!

    Reply
  9. Pues yo por una lapa entendía un manotazo en la nuca…nunca lo había oído tal como lo cuentas! tiene que ser bastante desagradable, aunque te confieso que me ha hecho mucha gracia como lo explicabas.
    El bizcocho , riquísimo se ve!!
    un beso

    Reply
  10. Miquel

    La técnica de “la lapa”es una técnica común por desgracia en nuestra sociedad. Cada vez hay mas control con las nuevas puertas aquí en Barcelona pero en los pasos de tornos todavía pasa. A mi personalmente solo me ha pasado una vez y me encare con el y encima me amenazo a mi¡ De todas maneras tu manera de contarlo esta muy bien.
    Un bizcocho que siempre queda bien y apetece.
    Feliz semana
    Bss

    Reply
  11. Pues mira el metro no lo pagas tú, pero el abono transporte ese que te da la libertad de pasar por los tornos del metro, ese sí sale de tu bolsillo.
    En fin, al próximo un buen codazo y listo.
    Tu bizcocho rico, rico, bonito/ bonito, a este si le hacía yo la lapa.
    Bss

    Reply
  12. Que buena pinta, yo lo he preparado una vez y sale muy rico, tengo que repetirlo, me han entrado ganas de piñaaaa jejejeje
    En Madrid ya sabemos que hay de todo, a mi no me gusta que se cuelen, yo pago y me joroba que se cuelen, o todos pagamos o todos gratis pero es imposible con todos los que somos controlarlo y estoy contigo que el lapa así ni de coña, yo gruño y muerdo si hace falta jajajaja
    Ala que ya se me pasa, feliz reto guapetona
    bess

    Reply
  13. Ana, la historia de la lapa… vaya tela! por cierto, no sabía que hacer eso en el metro se llama lapa, nunca te acostarás sin saber una cosa más.
    Sobre la receta que me has robado, te quedó un bizcocho precioso, escogiste buena receta, buen asalto, este bizcocho me encanta!
    Gracias y muchos besos.
    Rosa Angel

    Reply
  14. Anda que….menuda jeta y aun te dice que ni que pagaras tu, jajaja. No sabía yo tampoco que se llamaba lapa a eso, prefiero las lapas marinas, mira tu, jeje. A mi me da mucha rabia notarme un bulto pegado a la espalda.
    El bizcocho riquísimo tiene que estar, he leído encima harina de almendra? yummmmiiii!!!! :P :P que gozada de sabor ha de tener, jajaja. Y te ha quedado espectacular, me atrevo a decir que no quedaran ni las migajas :P
    Besote!!!!

    Reply
  15. Menuda historia la de la lapa…a ver si el muchacho sabía de este delicioso bizcocho de piña que has preparado y se ha pegado tanto por si aún te quedaba algún trocito. Un besico cielo.

    Reply
  16. Pues no me ha pasado nunca, la verdad, pero si que he visto como lo hacen, que caraduras!! jajaja. En fin , yo me quedo con tu bizcocho , que me ha abierto el apetito, tiene una pinta buenísima, me apunto la receta. Besitos.

    Reply
  17. Andreíta come de todo

    jajajaja No hay quién nos cuente esas historias en todo blogger! Lo de lapa se le queda corto…
    En cuanto al bizcocho, unn clasico en kla cocina de mi ebuelita, nos lo lleva haciendo desde niños y me encanta! ¡Buen asalto!
    Besos

    Reply
  18. Margot Segura

    Desconocía el término de la lapa y me ha parecido fatal que te lo hagan sin avisar, a mi no me apeteceria sentir en mi trasero nada que no haya sido previamente invitado…ea! y dicho esto, tu bizcocho me encanta, sencillo y muy rico! Buen asalto!

    Reply
  19. Pues después de 6 años viviendo en Madrid acabo de aprender algo de la jerga propia jajajaja no sabía que a eso se le llamase “una lapa” :) Siempre se aprende algo nuevo.

    El bizcocho de piña me encanta y me parece genial la idea de ponerle también harina de almendra, siempre lo he hecho solo con harina normal :) Seguro que le da muy buen sabor.

    ¡Un saludo!

    Reply
  20. Maryjose Alvarez Jimenez

    Que curiosa tu historia…no sabia lo que era una lapa, en Malaga llevamos pco tiempo con metro y yo lo uso poco, pero estaré atenta por si se me pega alguien con esas intenciones jajaja. Y de la receta que te digo, deliciosa! Un beso!

    Reply
  21. Natalia Cortes

    Ya sabré que es una lapa por allí en caso de un día conocer Madrid, que la gente abusiva no va tampoco conmigo, que no se pierde nada con avisar y ya está, pero tienes razón, más cuando antes te contestan de esa manera como saliendo a deber…, de tu bizcocho una delicia, la piña es una fruta que me encanta en bizcochos o a la manera brasilera de acompañar churrascos, luego de comer montón de carne, viene la piña asada con canela y algunas veces un poco de azúcar mascabado, tarannnn un postre delicioso que ayuda a digerir toda la proteína que hayamos metido en nuestro cuerpito.
    Besos

    Reply
  22. Como te entiendo que te hayas cabreado a mi me da una rabia cuando lo hacen a traición como tu bien dices, si veo que tienen la intención de hacerlo sin decir nada paso tan deprisa o me paro de golpe para que no pasen, pero una vez uno me pillo desprevenida y con un mal día y fue tanta la bronca que le eche al chaval , que no se ni como me atreví por que no me gustan los conflictos y este si que era mas grande que yo, que luego el chaval no hacia mas que pedirme perdón, al final me hizo hasta sentirme mal jajajajaj
    Bueno a lo que vamos que te ha quedado un bizcocho de 10, que no veas que pinta tiene. muy buen asalto.

    Reply
  23. Mira un término nuevo que hemos aprendido, la verdad es que viví muchos años en Valencia y cogía a menudo el metro, y nunca me hicieron una lata, debe intimidar un rato la verdad. Por cierto ese bizcocho de piña se ve delicioso.
    Besitos itos

    Reply
  24. Croketypot

    Pues parece que el estrés de la lapa ha beneficiado al bizcocho, te ha relajado y te ha quedado magnífico. Lo he notado por la piña que ha quedado muy bien alineada. jeje. Precioso. Un beso.

    Reply

Habla ahora o calla para siempre...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.