CREMA DE COLIFLOR, AJO Y JENGIBRE [Invierno]

CAL 91,4 · HC 8,1 · PR 6,3 · GR 4,5 [POR RACIÓN]

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
 

En invierno tengo siempre la sensación de que el tiempo se me escapa de los dedos, como si huyera a refugiarse a un lugar cálido y acogedor, y no quisiera pasear conmigo por las aceras frías de Madrid.

Madrid en invierno tiene algo más de 9 horas de luz [entre diciembre y enero].

Cuando el invierno es muy cerrado, se convierte en una ciudad que vive una noche que parece eterna, con cielos que alternan los distintos matices del gris. Esos días están predestinados a terminar en casa con una taza de té humeante y un trocito de bizcocho, por qué no, de jengibre.

A veces las nubes nos dan una tregua y dejan pasar el sol. Es maravilloso que en pleno invierno, de pronto, se escape un día luminoso y despejado. Esos días son para tomarse un helado y contemplar la luz [refugiada en la cafetería, con la nariz pegada a la cristalera].

O llueve. La lluvia a mí me invita a chocolate caliente, sin dudarlo. Llegar a casa mojada y encontrame un tazón de chocolate es algo que no tiene precio. Confieso que no suelo hacerlo, porque después de todo el romanticismo soy una persona cargada de prejuicios acerca de las cosas que engordan mucho, pero admito que es un placer como quedan pocos.

Todos los calcetines de lana, las bufandas, los jerseys gordos, abrigos y guantes, las sopas y los guisos trabaditos y humeantes, los estofados, las coles, no hacen que ame incondicionalmente el inverno como sí amo eternamente el verano. Lo vuelven amable. Le dan color, calor y a mí me hacen sentir apego por el frío, [un apego efímero pero sincero].

Con un cuenco de esta crema de coliflor, el invierno se ha tomado una pausa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA


INGREDIENTES
[4 RACIONES]

Coliflor, 800 gr
Leche desnatada, 400 gr
Ajo*, entre 2 y 4 dientes
Jengibre*, al gusto [yo puse unos 4 cm]
Comino
Pimienta de Jamaica
Sal
Aceite, una cucharada [15 ml]
*Para una crema equilibrada, lo ideal es usar el mismo peso de ajos y jengibre

MODUS OPERANDI

Se limpia la coliflor y se corta en trozos más o menos  uniformes. La ponemos a cocer en la leche con un poco de sal [se puede poner agua y leche a partes iguales, pero yo uso leche desnatada y no añado agua]. Tardará unos 15-20 minutos. Reservamos.

Cuando quede poquito para que esté cocida, pelamos y rallamos los ajos y el jengibre. Lo rehogamos en una sartén y cuando empiece a coger colorcito, añadimos un poco de sal, la pimienta y los cominos previamente molidos. Le damos unas vueltas rápidas y lo retiramos del fuego.

Ponemos en un robot de cocina o en un vaso para batidora [puede ser en la misma olla donde hemos cocido la coliflor] toda la coliflor junto al líquido de la cocción, y el contenido de la sartén, y lo trituramos.

Para los crujientes de ajo, se pone medio dedo aceite en una sartén [una muy pequeñita, puedes usar un cazo estrecho] y antes de llevarla al fuego, se añade un ajo laminado, con el aceite frío.

Se calienta a temperatura alta, y cuando el ajo comienza a dorarse se tiene que sacar rápido, por eso no conviene poner muchos ajos a la vez, los ajos tardan en dorar, pero se arrebatan muy rápido y se queman en un pestañeo.

El aceite sobrante se guarda en un tarrito para aliñar ensaladas o para freír filetes, está increíble.

Fuente: Puré de coliflor al jengibre con ajo negro de Gastronomía&Cia

34 Comments

  1. Las cremas en esta época del año en mi casa nunca faltan, y esta combinación de sabores me ha encantado. La presentación te ha quedado preciosa. Apetece ir a la cocina a por una cuchara, para poder paladear algo tan rico.

    Un besín.

    Reply
  2. Ay, qué bonito :) Y es que todo lo que comentas me encanta, y yo sí que amo el invierno. Me quejo del frío como cualquier otra persona, pero en realidad disfruto de los placeres que nos da (ese chocolate humeante cuando llueve es impagable!).
    Y las cremitas de verduras para cenar, qué ricas! Me encanta que hayas usado jengibre para darle un buen toque a la coliflor, lo haré la próxima vez :).

    Un abrazo

    Reply
  3. Ahora acabo de sacar mi crema de la TMX, plato favorito aunque no me apetezca debido a mi dieta. La tuya me parece muy original y me la llevo, tengo genjibre pero no tengo coliflor, pero eso se soluciona mañan. Estoy segura de que me va a gustar. Un besote

    Reply
  4. No te agibies que ya los días se van notando mas largos, fíjate ya a las 7 de la tarde seguimos teniendo luz…
    Me encanta la coliflor pero nunca la preparé en crema, tomo nota para estos últimos días de frío que nos quedan.
    Feliz semana.

    Reply
  5. Qué bien siemta una cremita ahora! La verdad que si, que sientan genial y parece que por un pomento el frío nos da un tregua. Fantástica combinación de esta cremita, el ajito y el jengibre le tiene que dar un buen puntito y es otra forma diferente de comer la coliflor.. a sorbitos :D
    Un beso!

    Reply
  6. ¡Ayyyy! Qué sensación más acogedora me ha entrado en el cuerpo :) Leer toda esa retahíla de romanticismo que te inunda en Madrid le hace a una sentirse con ganas de acurrucarse en el sofá, apagar la luz, poner una sonrisa y relajarse. Pero Madrid no es tan bucólico, aunque es una ciudad preciosa.

    Esta crema de coliflor … dime tú que la mezcla de sabores no es muy pesada. A mi se me hace un poquito cargante porque cada uno de esos ingredientes tiene una personalidad muy fuerte. Ojo, que no quiere decir que no me gusten … Nooo, para nada.

    Un beso

    Reply
    1. Ya… Madrid tiene sus días, desde luego!

      Ajo y jengibre lleva poco, no se nota demasiado, es decir, dan personalidad pero no inundan con su sabor la crema… es más bien suave (de hecho Soñador no protesta, y no le gusta el jengibre)

      Reply
  7. Su

    Ufff la coliflor no me encanta, pero si me dejas disfrazarla así, seguro que pico.

    Respecto a las endrinas, en efecto, son muy ácidas, pero se rebaja la acidez con el zumo de naranja y el azúcar y ya se puede poner en un postre. Me salió bien la jugada, debo admitir que jugué un poco a tientas.

    Un besote.

    Reply
  8. Maravillosa crema. Me gusta la combinación de ingredientes. Tengo que probarla :) A mí, con el invierno me pasa como a tí, no es mi estación preferida, aunque tampoco lo es el verano. Soy de las que o “se congelan” o “se asan”. No tengo termino medio, jajaja Así que quedo con el otoño y la primavera si vienen como tienen que venir, claro. Ultimamente las primaveras parecen inviernos. Y, en Cantabria, ya nos sobra agua, así que esperemos que no se cumpla eso de en Abril aguas mil.

    Besos.

    Reply

Habla ahora o calla para siempre...