Dumplings en caldo de verdura, de Yotam Ottolenghi

DUMPLINGS EN CALDO DE VERDURA [Reinicio y re-posesión de uno mismo]

CAL 335,5 · HC 43,9 · PR 9,8 . GR 12,4 [POR RACIÓN]

Dumplings en caldo de verdura, de Yotam Ottolenghi

Primer post del año.

¿Qué, como ha ido la cosa?

Voy a suponer que has sobrevivido a las Navidades todo lo más dignamente que has podido, y que a estas alturas has comenzado a trabajarte la conciencia apuntándote a yoga, meditación y zumba, y has llevado la báscula a la caja fuerte del banco hasta que pase el roscón y vuelvas a ser tú. Bien. Estás en el camino de tu recuperación personal.

Porque esto de ahora, no eres tú. Igual que esto de ahora, tampoco soy yo. Por fuera no se nota, pero por dentro nos ha poseído el espíritu del descontrol. Y lo sabemos.

Pero no sufras, la posesión navideña tiene los días contados. Con el último trozo de roscón [allá por la semana que viene, a finales, y convertido en pudding] el encantamiento se rompe y todos volvemos a nuestro ser en cuerpo y espíritu. La parte del cuerpo cuesta un poco más, porque el cabrón de espíritu navideño nos ha encogido la ropa. Pero apretujados o estrenando ropa, volvemos.

¿Y por qué sé que te ha poseído el espíritu navideño? Bueno, eso sólo lo sabes tú, haz un acto de conciencia y dime, sinceramente si, un año más…

  • Te has prometido [por tu Nordic Ware] mantener la compostura durante la cena anual de empresa, pero las fotos que rulan por ahí insisten en dar una imagen de ti que no es exactamente… decorosa. Y tú no recuerdas en qué momento te subiste a la mesa a bailar El Venao con la anciana madre de tu jefe.
  • Te creíste a salvo de absurdas tentaciones de turroncitos y memeces de esas, y cuando la bandeja de surtido navideño te pasó cerca te descubriste engullendo cual orco los alfajores y los mantecados con papel y escupiendo pequeños trozos de bandeja al terminar.
  • A ti no te gustaba el roscón, por eso del regusto a ron que deja, pero los copazos de ron con hielo que te metiste pa’l cuerpo en nochevieja te hicieron cambiar de idea y ahora te comes el bollo y no sólo el relleno.
  • Este año te sentías libre de regalos idiotas y [no sabes cómo] te has apuntado a tres amigos invisibles, y por alguna extraña razón te has fundido la visa hasta derretir el plástico comprando bufandas, bombones y paraguas. Le has hecho un regalo al gato y le has comprado galletas decoradas a tu hamster.
  • Te creías liderando una cruzada contra el capitalismo de la Navidad. Pero hiciste una excepción. Lo entiendo, ese perfume estaba tan barato… Esos guantes eran tan bonitos… Aquellas botellas de vino te venían tan bien para pasar el año… El abrecartas de angelitos en pelotas era tan buena oportunidad… Tu paraguas del año pasado estaba tan viejito… Y siendo justos, tú no tenías un par de botas marrones medio-tacón alto pero cuadrado-media caña-con borreguito. Justo esas, no las tenías.
  • Te habías jurado por snoopy que en Navidad ibas a comer sopa, verduras a la plancha y pescadito al horno todo el tiempo que comieras a solas. Pero claro, a tu madre le gusta tanto el cocido que el día que vino a verte, como no ibas a hacérselo para cenar. Y a tu vecina le chiflan los torreznos, y de la que pasó a darte una carta equivocada de buzón pasa mujer, que he hecho café para desayunar y… justo iba a hacer torreznos, que los bordo! Pero sí, después de los torreznos te hiciste una dorada a la espalda, que tú no eres de incumplir promesas así porque sí.
  • Cada año guardas ese vestido ochentero de lentejuelas con hombreras sólo por los buenos recuerdos, y cada año en nochevieja te lo pones otra vez. Y te ves a ti misma vestida como un árbol de navidad, con el vestido de lentejuelas, los zapatos de charol color champán y el collar de espumillón. Pero como cuando sales de casa ya vas borracha como un piojo, te das cuenta de todo cuando te enseñan las fotos.

Bien. ¿Nos hemos reconocido, tal vez?

Queda una semana. O unos días, según tus tiempos para terminarte todos los restos del roscón de nata, del de trufa, de ese sin relleno y de uno que habías comprado sin gluten y no sabes por qué…

La parte de la recomposición moral y de decoro, la dejo en tus manos. La parte de iniciar una nueva vida libre de azúcar la podemos hacer juntas. Y de la mano de Yotam Ottolenghi, que este mes ha sido nuestra estrella en #cookingthechef.

¿Te sirvo una poca?

Dumplings en caldo de verdura, de Yotam OttolenghiDumplings en caldo de verdura, de Yotam Ottolenghi

INGREDIENTES
[2 RACIONES]
 
Para los dumplings
Patata, 100 g
Nabo, 100 g
Ajo, 1 diente
Aceite, 1 cucharada
Harina, 55 g
Huevo, 1 ud
 
Para el caldo
Aceite, 1 cucharada
Zanahorias, 2 pequeñas [150 g]
Apio, 2-3 ramas [150 g]
Cebolla, media [100 g]
Ajo, 4 dientes
Tomillo, 1 cucharadita
Perejil, un puñado
Pimienta, 5-6 bayas
Laurel, 2 hojas

Ciruelas secas, 4 uds

MODUS OPERANDI

Vamos a hacer ambas preparaciones al tiempo, para acortar al máximo la elaboración [que no es rápida de por sí]: Coceremos las verduras de los dumplings, pondremos en marcha el caldo, retomaremos los dumplings para triturar la mezcla y volveremos al caldo a última hora, sólo habrá que llevarlo a ebullición y cocer los dumplings.

Lo primero que hacemos es poner al fuego una olla pequeña con agua y sal y dejamos que hierva. Mientras este agua coge temperatura, pelamos el nabo y la patata. Lo ponemos en la olla que tenemos esperando, y cocemos ambas verduras 20 minutos o hasta que estén tiernas.

Mientras la verdura cuece, vamos a ponernos con el caldo.

Preparamos las verduras: Cortamos la cebolla en cuartos, y el apio y la zanahoria en bastoncitos [al final de la cocción, vamos a desechar la cebolla y utilizaremos el resto]. Limpiamos los dientes de ajo.

En una olla grande ponemos a calentar una o dos cucharadas de aceite. Cuando tenga temperatura, pochamos ligeramente las verduras que acabamos de preparar [cebolla, ajo, zanahoria y apio] hasta que tengan un tono ligeramente dorado, unos 5 o 10 minutos.

Añadimos a esta olla las hierbas [tomillo, perejil, laurel], la pimienta, las ciruelas secas, y agua abundante. El caldo tendrá que reducir durante una hora, calcula que al final queden dos raciones de sopa [siempre puedes corregirlo sobre la marcha].

Y dejamos que se cocine, a fuego bajo, entre una hora y una hora y media.

Dumplings en caldo de verdura, de Yotam Ottolenghi

A estas alturas, el nabo y la patata que tenemos cociendo para los dumplings deberían estar listos. Los sacamos del agua de cocción, la desechamos y devolvemos la olla ya vacía al fuego.

Ponemos una cucharada de aceite y salteamos un diente de ajo hasta que esté un poco dorado. Añadimos a la olla las dos verduras y las dejamos 2 o 3 minutos para que pierdan la humedad. Se desharán por el camino, no pasa nada, vamos a triturarlas. 

Pasamos las verduras [patata, nabo, ajo] a un cuenco. Añadimos el resto de ingredientes de los dumplings [harina, huevo, sal y pimienta] y lo trituramos hasta tener una pasta lo más fina posible. Tapamos, y lo llevamos a la nevera como mínimo 30 minutos.

Dumplings en caldo de verdura, de Yotam Ottolenghi

Mientras hacemos todo esto, nuestro caldo se va haciendo despacito, lo dejamos tranquilo hasta que la masa de los dumplings haya reposado media hora [o hasta una hora, si tienes tiempo]. Vigilamos que no se quede sin agua. Si nos parece que ya está todo lo cocido que queremos, podemos retirarlo del fuego y retomarlo una vez la masa esté preparada.

Una vez la masa está fría y reposada, retomamos el caldo. Lo primero que vamos a hacer es colarlo, para retirar los tropezones. De las verduras que hemos usado, rescatamos la zanahoria y el apio y desechamos el resto. Probamos el caldo y ajustamos la sal.

Llevamos el caldo a ebullición y empezamos a hacer los dumplings. Usaremos dos cucharas. Nos colocamos cerca del fuego, con el bol de masa cerca de la olla. Mojamos ambas cucharas en caldo, cogemos con una de ellas una porción de masa del tamaño de una quenelle pequeña [una croquetita] y le damos forma pasando la masa de una cuchara a otra varias veces hasta que tengamos una quenelle más o menos apañada [la masa es difícil, con las cucharas mojadas se gestiona medio bien].

Dejamos caer el primer dumpling en el caldo, y continuamos haciendo quenelles de masa. Los dumplings están cocidos cuando lleven flotando en el caldo medio minuto. Si ves que se apelotonan en la olla, es aconsejable sacarlos a un plato conforme estén cocidos. Si hay superficie para todos, no haría falta.

La verdura podemos añadirla al caldo justo cuando estemos terminando de hacer los dumplings, para que no nos estorbe en el proceso. Sólo hay que darle un minuto más para que coja la temperatura.

 

33 thoughts on “DUMPLINGS EN CALDO DE VERDURA [Reinicio y re-posesión de uno mismo]”

  1. Desde luego un plato de lo mas reconfortante para después de los excesos de Navidad, una delicia sin duda!
    Pues tengo que decirte que este año a mi “no me ha poseído” el espíritu de la Navidad, me lo he tomado muuyyy de tranqui y ya viendo que queda poco para que esto termine me alegra y me anima, me estresa mucho todo lo que tiene que ver con la Navidad, estoy deseando que acabe y volver a la vida normal.
    Besos y Feliz Año amiga espero que estas Navidades, tan diferentes para ti, hayan ido lo mejor posible.
    Nieves

  2. Que rico el caldo!! (Hasta con apio) . Yo he sido buena este año… creo que demasiado buena, pero aún me quedan dos días para resarcirse 😉. Me ha encantado Ottolengui y tu receta!!. Besotes!!

  3. ains, qué débil es la carne y que poco vale la palabra. yo fui a comer con un amigo la semana pasada. Mientras esperaba la hora, me dije, “nada de menú, sólo ensalada que en este sitio la hacen muy completa y nada más”…llegamos, veo en la carta canelones, que yo nunca como canelones en los restaurantes, y que pedí? canelones…que se que cocinan muy bien en ese restaurante del barrio, y cómo estaban “pecadoramente deliciosos”… Pues eso. Menos mal que todo termina. En mi caso no habrá pudding de rosco, los hago para regalar, no me quedo ninguno.
    Los dumplings, ideales,…. creo que me haré varias raciones.
    Besos guapa y mil gracias!

  4. Este plato bien calentito tiene que entrar genial. Tengo ganas de ver si mis hijas descubren de qué están hechos los “dumplings” y cómo protestan y se lo zampan.

  5. Pues sí, he sobrevivido a las Navidades y no tengo queja, ha habido un poco de todo: excesos y no-excesos. Ahora volvemos a un ritmo más normal, que yo siempre me lo salto por que si no me resulta de lo más aburrido. Y dicho esto, confesarte que me encantan este tipo de sopas y ahora apetecen un montón ¡qué bien has elegido!
    B7ssss

  6. Qué rico! Me ha encantado la receta y los comentarios…jajajaa
    Yo tampoco soy de excesos navideños ni de ningún otro (si no se cuentan las compras compulsivas y las entradas en las perfumerías y toendas de cocina o ferreterías). Me ha parecido tu receta lo más sencilla y se ve estupenda y sana. Besos y feliz año

  7. Jajajaja, siempre me parto contigo (salvo cuando me tocas la fibra sensible, que también lo haces muy bien ;) ), aunque esta vez no me he sentido identificada en nada :P.
    Mi Navidad es tranquila y un poco fuera de clichés, la disfruto como una enana lo que puedo y paso mucho de cumplir con supuestas obligaciones. Me paso un poco con los dulces, sí, pero sin sentirme culpable, ni de coña ^_^.
    Aunque tengo que decir que salvo Nochebuena y Nochevieja, en casa hemos comido muy normal, y mucha verdura con platos murcianos típicos de la familia, que para mí son comfort food total :).

    Me apunto a estos dumplings, qué bien te han quedado! Ottolenghi nos inspira bien :D

    Un abrazo

  8. Yo he conseguido, Oh milagro, no engordar nada y comer bastante “sanote” durante estas fiestas. El plato, perdón platazo, que has elegido me encanta. Si es que este hombre todo lo que hace esta bueno. Besitos!!

  9. Yo soy de esas que no solo piensa, está convencida, que la vida es para estar en ella, disfrutarla, amarla, sentirla y más, con todas sus consecuencias aunque no todas sean de nuestro agrado, pero lo importante es estar vivos y disfrutar de platos como este que hoy compartes con todos nosotros.

    Un beso

  10. Sabes qué me pasa en Navidades, cada año? aparte de comer, te digo todo a sí, porque he sucumbido a la cena, a los turrones, al amigo invisible y a todo lo que me tocaba, el gimnasio también, pero poco (la verdad). Pues me pasa que cada Navidad aprendo algo nuevo y me desprendo de alguien viejo, y esta no ha sido diferente, ahora no me lo tomo a la tremenda perooooo…Paso a los dumplings que me gustan mucho, y no me dejan negatividad alrededor, además Ottolenghi no me ha decepcionado por ahora, al menos en Navidad ;) Besos de año nuevo

  11. Absolutamente de acuerdo con tus reflexiones en cuanto a la Navidad y la dieta, a estas alturas de enero he pasado ya por todos los estados, desde la euforia más contestataria e irreverente contra mi buen juicio, hasta el más profundo propósito de enmienda para el año nuevo, pero eso sí, también te digo que ya no caigo en grandes arrepentimientos, he superado mis lamentaciones post-fiestas para pasar a una relajada recuperación antes de obsesionarme con la Operación Bikini ;-))))) Al margen de nuestras disquisiciones, tus dumplings tienen pinta de sanotes y pueden encajar muy bien este mes en mi dieta.
    Besos!!!

  12. jaajajaaja… Ana, lo que me he reído… Y mira, me has hecho sentir mejor. Más que nada porque yo me he librado de todo ese aglutinamiento navideño… eso sí, las galletas que me ha hecho mi cuñada para traerme a Holanda, esas son “mi tesoroooooooo”. jaajaja.
    La receta que has escogido de Yotam me ha gustado mucho.
    Besos y feliz inicio de año

  13. Me descojono con tus posts!! A ver, yo ya hago deporte, ya estudio inglés, sigo una dieta saludable… Vamos, los objetivos primordiales están cumplidos pero aún quedan por ahí ehh Ah y este año he aguantado sin amigos invisibles toooooma jajaja Me ha costado unas cuantas explicaciones pero no estaba el horno para bollos. Y hablando de bollos, a pesar de haber comido más dulce y más cantidad me sigue entrando la ropa aunqeu alguna cosa viejita sí que había que renovarla jajaja Y sobre la receta, fantástica! Qué te voy a decir.

    besos

  14. Estas que te sales con tus posts jajaja..Desde luego reconozco que en algo me he reconocido de los dices.
    Una buena combinacion la de estos dumpling y con este caldo que desde luego apetece y mucho.
    Bss

  15. Ummmm!! me puedes servir dos cuencos o tres :P que a estas alturas de las navidades ni me acuerdo pero hace un frío de narices y con este caldito tuyo seguro que entro en calor rápidamente. Me encanta tu receta!!
    Un abrazo

Habla ahora o calla para siempre...