GALLETAS CRUJIENTES DE MAÍZ Y ARÁNDANOS [Princesas]

 CAL 511,8 · HC 67,4 · PR 5,1 · GR 25,0 [100 G] [UNA ODA A LA FELICIDAD]

Galletas maiz arandanos 2 Galletas maiz arandanos 5 Galletas maiz arandanos 6 Galletas maiz arandanos 8  

Nunca he entendido esto de que de pequeña tenías que querer ser una princesa.

Yo era como todas las niñas de mi edad. Jugaba con muñecas y me disfrazaba de princesa en fin de curso. Al menos, mientras no decidía por mí misma.

Y no tardé en darme cuenta de que esto de ser princesa, yo en realidad no lo entendía mucho. Porque tú eres princesa para hacer lo que te de la gana, no lo que te digan, no?

Y ahí empezó a chirriarme la cosa.

Las princesas van a los bailes y yo me iba a saltar al monte y a buscar ranas en las charcas.

Las princesas llevan largos vestidos y zapatitos de tacón y a mí esto me parecía poco práctico para ir al monte, la verdad. Los tacones se hunden y no veas los vestidos como se ponen de barro…

Las princesas tienen boca de fresa y cintura de avispa porque comen cosas finas para ser siempre bellas y sublimes y decorar mucho, y yo comía bocatas de chorizo y bollicaos.

Así que no terminaba de verme yo como princesa.

Luego está lo del príncipe azul. Tú tienes que esperar pacientemente a que venga un príncipe a rescatarte, y luego te casas con él. Muy bien. ¿Y si no te gusta, que?

Si es un idiota egocéntrico y engreído, un tonto con ínfulas o un pavisoso bobalicón, ¿qué haces?

Sí, como  solución temporal y de aquíahora puedes revolcarte en el pajar con el mozo de caballerizas, que seguro que es menos pánfilo y más impetuoso, pero… así como solución a largo plazo a mí esto se me queda corto.

Porque luego tienes que hacer vida de mujer delicada y sosaina, y a mí eso no me seducía. Mi vida ideal consistía en saltar charcos, cazar lagartijas, subir árboles y tapias, explorar descampados y jugar al churriva que es un juego de esos brutos de los pueblos con niños saltando sobre otros niños. Nada propio de princesas.

Tampoco me disgustaba armar legos, y más tarde tampoco le hacía ascos a irme de chatos y de patxaranes a los baretos punkarras del pueblo.

Y la verdad, un traje de princesa para beber calimotxo en el suelo de un bar… uf… no termino yo de verlo práctico. Te pones perdida y como te de una vomitona, que empezar a beber tiene esas cosillas… ejem… no te quiero contar al día siguiente para frotar ciertas manchas de un vestido de tul. Ni de broma.

Y por más que yo ya no me estaba sintiendo identificada en el mundo rosa gominoloso de las princesas de cuento con purpurina y tules, y me empezaba a apetecer más bien poco ser rescatada por la primera rana con aspiraciones con la que me tropezara, cada navidad llegaban al árbol las muñecas, los tules y los juguetes rosas que te enseñan a ser una buena esposa y madre desde antes de que eches dientes.

Y no lo entendía. No sabía por qué se suponía que tenía que aspirar a ser algo que… yo en realidad… no quería ser!

Y por qué toda la gente mayor se empeñaba en decirme cosas de princesa, como Y pones vestiditos a tus muñecas? Y ya sabes hacerte la cama sola? Vas a jugar a los castillos y que te rescate un niño?

Y yo, me quedaba mirando como alucinada, y les decía… pues no… me voy al monte a ver si cazo una rana y con suerte no se convierte en un príncipe azul, que eso es un lío que no veas, que se pone pesado con eso de que me quiere cuidar y nosequé rollos más y yo seré una niña, pero me cuido sola… bueno, cuando me caigo patinando y me pelo las rodillas me cuida mi madre pero vamos… así en general…

Si un día tengo hijos, creo que les voy a enseñar a que piensen en lo que quieren ellos, no sé, me da a mí que es más útil para la vida… no?

Galletas maiz arandanos 7Galletas maiz arandanos 3
INGREDIENTES
[2 BANDEJAS, UNAS 30 GALLETAS]
 
Harina fina de maiz [tipo Maizena], 100 g
Harina de trigo, 100 g
Mantequilla, 100 g
Azúcar glas, 60 g [puede ser normal, pero pierden mucha textura]
Yemas de huevo, 2
Levadura, 1 cucharadita
Sal, 1 pizca
Vainilla, al gusto
Arándanos deshidratados, 50 g
Ron, 2-3 cucharadas soperas [si hay niños, usa zumo de naranja]
 
 

MODUS OPERANDI

En un bol, pesamos las dos harinas y les añadimos la levadura y la sal. Una vez pesadas, las tamizamos en otro bol y reservamos.

En el primer bol [le pasamos un papel para limpiarlo un poco] ponemos las yemas de huevo y el azúcar glas, y lo montamos con una varilla eléctrica [o a mano, pero cuesta un poco]. Las yemas están montadas cuando comiencen a estar blanquecinas y espumosas y hayan doblado su volumen.

A las yemas ya montadas, añadimos las harinas y las mezclamos un poco, no mucho porque aún no podremos trabajar esta masa. Añadimos por último la mantequilla en pomada junto a la vainilla, y ahora sí lo amasamos bien hasta tener una masa lisa y bien integrada.

Galletas maiz arandanos PaP 1

Hacemos una bola con la masa, la envolvemos en papel film y la dejamos reposar como mínimo 30 minutos fuera de la nevera [si vamos a dejarla más tiempo, la metemos a la nevera y la sacamos 20-30 minutos antes de continuar].

Mientras la masa reposa, ponemos a macerar los arándanos en ron. Lo más cómodo y eficiente es usar una bolsita apta para uso alimentario. Metemos todos los arándanos en una esquinita bien achuchados y rellenamos con ron. Cerramos la bolsa sacando bien el aire, y el ron queda repartido y mojando los arándanos uniformemente. Pero también puedes ponerlo todo en un vaso y moverlo de vez en cuando.

Una vez tengamos la masa reposadas, y los arándanos hidratados, continuamos. Sacamos los arándanos del ron, estrujandolos bien con las manos para sacar todo el líquido que podamos. Este ron lo guardamos para hacernos un carajillo o para aromatizar un bizcocho.

Añadimos los arándanos a la masa, y la mezclamos ligeramente, lo justo para integrarlos. Ponemos a precalentar el horno a 250 ºC, y aprovechamos para reposar la masa otros 5 minutos.

Galletas maiz arandanos PaP 2

Formamos las galletas. Cogemos una porción de masa, hacemos una bolita, la aplastamos un poco con la palma de la mano y la ponemos en la bandeja. No es imprescindible, pero si tenemos una bandeja de galletas nos vendrá fenomenal. Si no la tenemos, las ponemos en la bandeja de horno dejando 3 dedos de espacio entre ellas, porque van a crecer.

Galletas maiz arandanos PaP 4

Las horneamos a 180 ºC [bajamos el horno] unos 10-15 minutos, con la bandeja a altura media, calor arriba y abajo.

Las dejamos enfriar 5 minutos en la bandeja y sólo entonces las pasamos a una rejilla para terminar el enfriado. Si se mueven antes, están tan calientes y húmedas que son frágiles y se rompen.

 

Galletas maiz arandanos 4

12 thoughts on “GALLETAS CRUJIENTES DE MAÍZ Y ARÁNDANOS [Princesas]”

  1. Ana qué ricas las galletas! Con arándanos y la harina de maíz supongo que buenísimas!
    Me parece muy acertada tu opción sobre la educación….si es que nos han contado unas historias y cuentos…y luego la realidad es otra..
    Besos

  2. Ana y cómo puedo hacerlas sin gluten? Más harina de maíz? En lugar de trigo garbanzo?
    Sobre las princesas, mi madre aun recuerda que a los 8 años me pasé un día llorando xq me negaba a ir de princesa a la fiesta de disfraces del colegio. Era un vestido rosa y horrible que mi prima nos había dejado. Al final tuvo que ir a comprarme uno de bruja y fui la niña más feliz del mundo!!!!

  3. Yo dejé de jugar con muñecas muy pronto, cuando empecé a tener uso de razón. Recuerdo una Navidad que a mi hermano le regalaron un maletín muy chulo de micromachines y a mí una muñeca, y pasé de ella al instante y me puse a jugar con los cochecitos inmediatamente, qué fracasados se sintieron mis tíos xD.
    El caso es que nunca sentí que tuviera que ser una princesa, o querer serlo, o jugar a serlo, ni nada. Mis padres en eso se portaron bien, y es que siempre nos potenciaron juegos más instructivos (legos, playmobil, mecano, bicicletas). En el campo también corría por el monte, trepaba por árboles y saltaba en los charcos, mucho más divertido!! Y me disfrazaba en el cole de indio, con el disfraz de jefe (de niño, por supuesto, el de india con mini falda no me parecía práctico). Odiaba el color rosa, además xD.
    Pues sí, al final que cada niño juegue y se ilusione con lo que le guste, sean princesas o lagartos ;).

    Uy uy, galletas con harina de maíz, con el vicio que le tengo al maíz ahora mismo (creo que es una consecuencia de las vacaiones en Portugal). Me llevo un par!

    Un abrazo

  4. hola!! unas galletas para mi!! las veo muy apetecibles y con el maiz yo también estoy haciendo cosillas, no pensé en galletas y al ver las tuyas me han gustado. Por cierto cuando venga el principe azul, verde o como sea, que se pase por mi casa, jaja que le hago unos cuantos encargos.,… jeje. Un beso!

  5. Creo que es de las entradas con las que más he reído. Aquí en la cams, aún medio grogui y venga la risa. Pues sí, yo tampoco te veo de princesa y creo que la infancia que tuviste es para recordar.
    Las galletas muy ricas, pero yo sin mantequilla y ya no serán las mismas. Imagino que bien duras.
    Justo ayer, hice pan de maíz y a pesar de la masa madre y los plegados, no subió. Nunca me queda bien.
    Besazo

  6. jaaaa! así que tu de princesa nada de nada! pues yo la verdad es que no recuerdo es etapa creo que nunca he querido ser princesa! para que veas como estamos dirigidos desde pequeños, dándonos ciertos valores!! pero bueno, que me llevo estas galletitas para desayunar! feliz jueves!

  7. Hola Ana! Suscribo tus palabras, yo ahora soy madre y sí, también pienso que cada uno tiene que ser lo que quiera ser no lo que imponga la sociedad porque es lo “mejor”. En cuanto a las galletas, lo de hidratar los arándanos no se me había ocurrido pero creo que de esta manera están más blanditos. Lo tengo que probar. Un besote!

  8. A mi me pasaba un poco como a ti, y oye.. que tampoco es que me haya ido mal en la vida, he conocido princesas mucho más frustradas de lo que yo puedo sentirme en un día de bajón,
    Tiene que ser muy aburrido ser princesa… casi que prefiero ser reina, de las de los cuentos, que mandan más :P
    En cuanto a las galletas… que decirte, si son caseras, y a mi las galletas caseras me pirran todas

Habla ahora o calla para siempre...