NARANJAS DESHIDRATADAS [Recetas para la crisis]

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA
 

Hoy toca chapa.

Entrada para concienciar, lo siento! Me ha salido la vena.

Vamos a evitar a toda cosa cargarnos el planeta, a ver si es posible! Que digo yo que aprovechando que tenemos una crisis del tamaño de un planeta grande, como poco, podemos hacer algo por esa otra crisis que es la que de verdad importa.

Porque el dinero, vaquitas, os puede importar lo que os apetezca a cada una de vosotras, pero si necesitamos 1,5 planetas iguales a la tierra para satisfacer nuestras necesidades apetencias de consumo… la cuestión no va a depender de que nos quiera importar o no.

Si alguien desconfía de mi chapa, puede ver la mega-chapa contrastada y documentada del Living planet report y si le queda estómago, pues ya nos cuenta…

Así que vamos a ser buenos y a aprovechar recursos y de paso, ahorramos con estas sugerencias:

Reutilizar el agua de la ducha.
El agua nunca sale caliente desde el comienzo. El primer minuto de agua fría, se puede guardar para regar las plantas. No es cuestión de usarla para hacer sopa, pero las plantas no se quejarán y ahorraremos unos 600 litros de agua al mes. Otra opción: llenar el cubo de la fregona.

Las salsas, a un botecito.

Se acabó eso de fregar las fuentes de horno y sartenes tirando [tirar! pensadlo bien] los restos de salsas y fondos. Esto bañando unas patatas, un plato de pasta o un arroz, o incluso en un hojaldre luego enrolladito y horneado, es una maravilla, y un aprovechamiento estupendo.

Probemos cosas nuevas. 

Hay alimentos muy económicos como la soja texturizada, que dan mucho juego. También podemos utilizar arroz o patata como base de hamburguesas vegetales, que nos salen estupendas y muy baratitas. Es irresponsable comer carne y pescado sin parar [NO soy vegetariana, es cuestión de ser responsables con el entorno], hay que mirar con cariño a legumbres, cereales y verduras y hacerles un poco más de caso. Son más sostenibles.

Reciclemos.
Hay talleres de reciclaje hasta por Internet.
Las anillas de las latas sirven para hacer pulseras, cinturones y hasta bolsos.
La ropa vieja se puede tunear y reaprovechar, o reconvertir en pantallas de lámparas, bolsos, alfombras…
Las latas de atún y las hueveras son joyeros fantásticos.
Los bricks se convierten en originales monederos.

Demos una oportunidad a todas estas cosas que todavía sirven, y dejemos de ir por la vida uniformados con la misma ropa, los mismos bolsos y complementos, seamos diferentes!
 

Regalemos.
Magdalenas. Bizcochos. Galletas de canela. Bundt cakes. Cake-pops. Tartas de tres chocolates. Hojaldres rellenos. Galletas con chips de chocolate. Panes. Macaroons. Piruletas. Helados. Trufas. Bizcochos de plátano. Tartas de avellanas. Bombones.

Dejemos de consumir cosas absurdas que no sirven para nada, salvo para ocupar espacio y generar basura [adiós a los llaveros de “Estuve en Villalavirgen y me acordé de ti”, las camisetas horteras que acaban limpiando cristales, las figuritas de porcelana, los dedales con foto de la catedral del pueblo de tus tíos, las cucharitas de adorno con un relieve de la Virgen del Turista Pardillo, y un largo etcétera de despropósitos que todos, sin excepción, hemos comprado alguna vez].

Naranjas deshidratadas 4

INGREDIENTES

Naranjas
[Horno]
[Tiempo]

MODUS OPERANDI

Las naranjas deshidratadas son lo más sencillo que os podáis imaginar.

Solo necesitamos un poco de pulso o una buena mandolina para cortar rodajas de naranja lo más finas y uniformes que podamos. Ya está. Esto era lo difícil.

Colocamos todas las rodajas sobre una bandeja de horno. Las horneamos a 80º durante una hora, al cabo de la cual, damos la vuelta a todas y cada una de las rodajas, y las volvemos a meter a 80º, esta vez dos horas.

Si tenemos posibilidad de hacerlo [yo no la tengo] al darles la vuelta las pasamos a una rejilla. Esto es porque en el papel de horno puede quedar humedad y en la rejilla van a secarse mejor. Si las ponemos aquí desde el principio, se pueden deformar, hay que esperar a que hayan endurecido un poco.

Según el grosor del corte, tardarán más o menos, las vamos vigilando.

Estas naranjas se han deshidratado tal cual, sin azúcar y sin añadidos de ningún tipo. Son ligeramente amargas, porque así es como me gustan a mí. Sobre todo si después las baño en chocolate negro.

¿Qué hago si no las quiero amargas?

Plan A: Naranjas sin amargor. 
Pon una cacerola con abundante agua, y blanquea las rodajas unos 5 minutos para que suelten el amargor. Cuidado con no pasarte! A partir de aquí, las deshidratamos igual que si no se hubieran blanqueado.

Plan B: Naranjas dulces
Se pueden confitar primero, y deshidratar después. Para ello, preparamos un almíbar fuerte con el doble de azúcar que de agua, y cocemos las rodajas de naranja en este almíbar durante una hora. A partir de aquí, las deshidratamos, pero teniendo en cuenta que tardarán más tiempo en secarse.

 

 

20 thoughts on “NARANJAS DESHIDRATADAS [Recetas para la crisis]”

  1. Pues una chapa muy bien dada, todo hay que decirlo. Si tienes más razón que un santo, y si todos contribuyeramos un poco, dejaríamos un mundo mejor a nuestros hijos, nietos y demás.
    Tus naranjas deshidratas… una receta fantástica!!
    Besos.

  2. Para decorar pasteles o flanes, me encantan este tipo de recetas, además de un aroma delicioso que deja en la casa.
    También se pueden poner en conserva, aunque reconozco que no estoy muy “puesta” en cómo usarlo, la fruta confitada no es mi fuerte, quizás mejor deshidratada.
    Un besito, guapa

  3. Te voy a contratar para dar a mi hijo un curso intensivo sobre cómo ahorrar agua y luz que no veas…
    Lo del agua de la ducha me parece una gran idea, lo haré. El resto, suelo tenerlo en cuenta.
    Te doy otras dos que hago yo: pinto las cajas de las fresas y me quedan preciosas. Las utilicé para colocar libros y ya no se me caen de las estanterías.
    Lavo después de cada uso y tiendo las bolsas de congelar. Duran una barbaridad y como ya es habitual… habrá vecinas que pensarán que estoy loca, pero hace tiempo que no compro una caja de bolsas.
    Las naranjas así tienen que estar muy ricas y para mí sin azúcar, ideales.
    Lo hice con tomates y se me estropearon no sé mb pq.
    Un beso y sigue dándonos la chapa.

  4. Di que si! yo estoy totalmente de acuerdo,y, tampoco soy vegetariana, de hecho consumo carne, pero procuro hacerlo lo menos posible,y, desde luego no creo que para comer un pollo u otra carne sea necesario tener a los pobres animales en esas condiciones, ni tenerlos como si fueran un libro en una estantería… volvamos a lo de antes que solo se comía carne cuando era realmente necesario.
    Y por supuesto tenemos que ahorrar energía y agua ese bien tan preciado que como no cuidemos…..
    Jo! pues yo también me he puesto en plan reindicativo….
    Besos

  5. Está claro que es así. Y nada de conformarse con que lo que podemos hacer es bien poco en comparación con lo que deben hacer los verdaderos responsables (como si todo dependiera de los demás, de las grandes potencias económicas, etc.) porque, con esa excusa, no hacemos nada y así nos va…
    La receta de naranjas, estupenda para utilizar en un montón de preparaciones.
    ¡Saludos!

  6. Hija pues tienes más razón que un santo!! A mi me ha dado por recoger el aceite e intentar hacer jabón, y la verdad.. la cantidad de jabón que sale de un poquito de aceite! Yo tirar tiro poca comida, la verdad sea dicha, pero aún asi , sé que tiro demasiado, porque tiramos mucho! Me ha gustado mucho tu “chapa” y lo de las naranjas me parece muy buena receta, lo único malo que le veo es el consumo de luz, que dicho sea de paso, nos han metido por los ojos todos los electrodomésticos a luz, como la vitro etc… y ahora nos suben la luz, aunque la gran mayoría de lo que pagamos no es luz… si no impuestos. En fin… que tenemos que agudizar el ingenio a base de bien
    Un besazo

  7. “Una chapa” con mucha razón y sentido común sobre todo. Tenemos más de lo que necesitamos y tiramos más de lo que debemos, en fin, un despropósito.
    En cuánto a la naranja, me ha gustado mucho pues yo soy de las que se la comería tal cual como tentempié entre horas, me chifla.

    Besos

  8. Mira que estoy absolutamente deacuerdo con lo que dices, pero estas naranjas que no te niego tienen una pinta de morirse necesitan 3 horas de horno, Dios mío que gasto de energía para deshidratar una fruta….

  9. Creo que me va a encantar este blog! Yo también soy de naranja amarga.
    Nos conocimos ayer. Me quedé enganchada a tus dulces con nombre italiano, que ya no recuerdo. Pero no olvidé el nombre de tu blog, ya ves.
    Un abrazo.
    Belén

Habla ahora o calla para siempre...