PASTA CON SALSA DE REMOLACHA [Remolachas al poder]

Tengo remolachas. Muchas remolachas.

Eso es el resumen de mi vida esta semana. Aunque también podría deciros que tengo nabos. Muchos nabos. En fin.

No sólo tengo remolachas. Además, están cocidas. Todo comenzó con unas remolachas que eché a cocer para una ensalada. Como las hice en olla exprés, metí todas las que tenía. Así me dará menos pereza usarlas. Que como pensamiento, oye, tiene su lógica y todo.

Pero es que resulta que estamos a comienzos de la primavera, aquí hace frío [en mi casa, en concreto, algunos días hace más frío que en la calle, por eso de los reajustes térmicos de la primavera] y no suele apetecerme comer ensaladas frías [más bien alguna templada, o ensaladas invernales de tubérculos y hortalizas]. Total, que usé las remolachas para alguna ensalada que otra, de esas de acompañamiento, pero el taper seguía sin vaciarse. Que cocí 7 u 8 piezas, así, #aloloco. No preguntéis, lo hice y punto.

Y llegó el fin de semana, y en el fondo de la nevera, un taper con remolacha y media me miraba desafiante. Yo hacía por ignorarlo, pero las remolachas son muy persuasivas cuando quieren. Tenía que hacer algo con ella. Me reclamaba. Y corría ya peligro de acabar mal. Así que como el día salió fresquito y no estaba yo para más ensaladas, se me ocurrió hacer una salsa para pasta. Improvisando y un poco a lo loco, apañé una salsa que está a medio camino entre un pesto y una salsa convencional. Con los mínimos ingredientes que pude, para gastar la máxima remolacha, es decir, toda la que me quedaba.

Y como quedó muy rica, apunté la receta en mi cuaderno, para cuando tenga remolachas cocidas a lo loco, o abra envases de remolachas [esos que siempre traen tres piezas, no sé muy bien por qué, y que luego sobran dos].

Y la traigo para el #reciclandosabores de mi amiga Rossgastronomica. Porque vale la pena hacerlo.

PASTA CON SALSA DE REMOLACHA

2 PERSONAS | CAL 421,9 · HC 58,8 · PR 12,8 · GR 15,8 [POR RACIÓN]

INGREDIENTES

  • Macarrones integrales, 150 g
  • Para la salsa:
    • Cebolla, 35 g [1/8 de cebolla, más o menos]
    • Puerro, 35 g [medio puerro mediano]
    • Aceite, 1 cucharada
    • Remolacha cocida, 150 g
    • Vinagre, 1 cucharadita
    • Caldo de verduras, 250 ml
    • Almendras crudas, 30 gramos

MODUS OPERANDI

Antes de hacer nada, llenamos una olla con agua suficiente para cocer la pasta, y la ponemos al fuego. Podemos añadir un poco de caldo si queremos, yo uso este caldo de verduras casero en pasta que siempre tengo en la nevera. Dejamos que se vaya calentando y pasamos a la salsa.

Picamos la cebolla y el puerro en juliana. Ponemos el aceite a calentar en una sartén, y cuando tenga temperatura añadimos ambas verduras. Las pochamos a fuego medio hasta que empiecen a estar transparentes.

Mientras esto ocurre, cortamos la remolacha en dados pequeños [como ya está cocida y al final vamos a triturar todo, no es super importante que sean regulares, eso sí, que no sean grandes]. Y aparte, en un mortero majamos las almendras hasta reducirlas a polvo, o algo parecido.

También podemos poner la pasta a cocer, el agua debería estar ya hirviendo. La cocemos los minutos que indique en el envase, y si no dice nada, así muy en genérico y con todas las advertencias de que cada pasta es diferente, los macarrones blancos suelen tardar alrededor de 8-10 minutos, y los integrales 10-12. Muy orientativo, aviso. Tendrás que ir probando el punto.

Una vez pochadas las verduras de la sartén, añadimos la remolacha, el vinagre, y las almendras. Damos un par de vueltas y añadimos el caldo de verduras. Lo dejamos cocinarse en conjunto unos 10-15 minutos.

Cuando ya esté listo, trituramos el resultado.

Y sólo nos queda escurrir la pasta, y servir la salsa por encima. Fácil, ¿verdad?

13 Comments

  1. Adoro las remolachas pero nunca las he cocido yo misma, siempre las compro cocidas, tengo que probar.
    Ésta salsa me parece ideal además de super bonita, menudo color da a cualquier plato.
    ¿Y una crema calentita para esta semana que parece que viene fresquita?
    Besos
    Nieves

    Reply
  2. Uuuy con lo riquísima que es la remolacha asada (igual que los nabos, aunque tú eso ya lo sabes bien!) :D.
    Me encanta la remolacha aunque mancha lo que no está escrito. Y luego deja, ejem, marcas en el baño (qué susto me di la primera vez que hice pis tras un atracón de remolacha xD).
    Creo que nunca la he combinado con pasta así, se me ocurre también mezclarla con una especie de pesto o algo del estilo! Tiene muy buena pinta, la verdad. Apuntadísima.
    Ah, yo también sugiero hacer una crema caliente con las remolachas cocidas; o fría, para cuando llegue de verdad el calorcito.

    Un abrazo

    Reply
  3. tu y tu momento nabo, que mal suena y ahora aparecen las remolachas… jejeje original y me puedo imaginar el sabor y que tengo que hacer para confirmar, y puestos a darte ideas, bizcochos, muffins puedes gastar mucha mucha remolacha y sino me pasas un poco pero ya cocida jejejje besos y feliz y dulce semana!!!!

    Reply
  4. Patty Frattini

    Ana, muy buena idea eso de aprovechar la cocción y el tiempo de chup chup… yo también hago esas cosas locas y después me estoy acordando de toda la familia (del horticultor). Nunca he cocido remolacha y mucho menos varias. Recuerdo que para un Cooking the Chef hice un bizcocho maravilloso de un portugués (no me acuerdo el apellido) que era una delicia, remolacha con chocolate que eso sí me pareció una idea loca, mucho más que la tuya de cocer 8 remolachas.
    Esta pasta la tendría que probar, por lo que no seguro sería o or la pasta integral. ¿Por qué? No lo llego a entender bien. Quizà hagas la luz en mi estrechez “cocineril” italiana. Un plato muy curioso y si dices que estaba rico, te creeré.
    Besos .

    Reply
  5. Victoria E

    Ana,esa salsa es todo un acierto,no solo por lo rica que tienen que estar sino por el maravilloso color que le otorga al plato¡¡¡
    Besitos¡¡

    Reply
  6. Wowwwww que pintaza tiene esa pasta con esa salsa, pues oye que me han dado ganas de probarla, jajajaja, pero juro que no coceré una olla llena de remolachas, uyyy que miedo verlas cada vez que abriera la nevera observándome, jajajaja.
    Besote!!!!!

    PD: a ver que cueces la semana que viene, jeje, una olla de nabos? :P

    Reply

Responder a Rosalía de la Rosa Santos Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.