MUFFINS INTEGRALES DE AVENA [Dentistas]

CAL 348,1 · HC 48,6 · PR 8,5 · GR 13,3 [100 G O APROX 2 MUFFINS]

Muffins integrales avena 1Muffins integrales avena 3Muffins integrales avena 5

Me da miedo el dentista.

Bueno, miedo. Quien dice miedo quiere decir: pánico.

Terror, canguelo, miedito, caquita.

Voy, porque mi boquita es una alegría tras otra, y cada vez que entro en un dentista me florecen 7 caries y 2 endodoncias y “son diez mil”. O más.

De nada me sirve la disciplina de comer sin azúcar desde hace años, limpieza a fondo con enjuague caro de farmacia y una seda dental que tendré que incluir en los plazos de la hipoteca. Me salen caries. Se me desmadran.

Y voy con miedo. El dentista, que por suerte está buenorro [al menos no me mete las zarpas en la boca un cayo malayo, que oiga, todo se agradece] me teme cuando me ve. Y en lugar de las clásicas preguntas que te hacen los dentistas ¿Has notado molestias esta semana? ¿Has tomado algún antibiótico? Me mira con suavidad [y desde una distancia prudencial] y me pregunta ¿Cómo estás hoy? ¿Te encuentras más tranquila?

Porque sabe que en el momento que siento el tacto del potro de tortura sillón entro en crisis, mis neuronas se concentran en la tarea de hundirme en el sillón hasta desaparecer, y me bloqueo. En ese momento podrías decirme que me ha tocado el escaparate entero del 1-2-3, con un juego de ollas y sartenes, un Ford fiesta amarillo y el apartamento en Benidorm, que no atinaría ni a salir corriendo.

Porque para mí la acogedora y amable salita de dentista es un lugar inhóspito lleno de potenciales amenazas y armas afiladas que terminarán por sacar cosas de mi boca.

Y que nadie trate de convencerme de que no pasa nada. Pasa. Y mucho. Pasa que se rompe el dique de la endodoncia y me abraso la garganta y estoy tres días comiendo papilla. Pasa que me salen depósitos de calcio en las encías y una endodoncia en tres sesiones dura 8 horas. Pasa que la combinación ibuprofeno + nolotil + amoxicilina no me cura una infección que me tiene sin dormir tres noches. Pasa, y punto.

Pasa que con el bruxismo que acompaña mi cuadro clínico he reventado la corona de porcelana de una de mis cuatro endodoncias. 

Así que no me preguntéis por qué me produce ansiedad el dentista. Me la produce, y punto. Y ni estando como un queso me parece un buen plan ir a verle.

Yo para ir al dentista, necesito sedación. O una botella de coñac, que vendría a ser lo mismo pero no me podría ir sola a casa después.

En algunas provincias lo permiten. En Cuenca, puedes pedir sedación en el dentista. En Cuenca los cobardes ven sus derechos recogidos, y pueden pedir ser tratados sin conocimiento sufrimiento.

Pero en Madrid no. Y como encuentre un dentista que trabaje los sábados en Cuenca con la consulta cerca de la estación de autobús, creo que voy a plantearme esa solución. Supongo que la sedación incluirá algunas horas en la clínica, pero cuando quiera ver Cuenca voy en mi tiempo libre.

De momento y como medida preventiva, sigo preparando en casa mis dulces diarios de desayuno, que son pan casero o dulces sin azúcar o con azúcar integral de caña no refinado y de origen ecológico. Que con todo eso yo creo que no hace caries. Y como tenía que asaltar a Gallecookies para esta edición del #asaltablogs, pues me he adaptado la receta a mis necesidades y a mis caries potenciales. 

Muffins integrales avena 2

Muffins integrales avena 4

INGREDIENTES
[12 MUFFINS]
 
Aceite de oliva, 40 g
Puré de manzana, 60 g
Huevo, 2 uds [mejor si son de gallinas felices]
Harina integral, 100 g
Azúcar morena integral, 100 g
Levadura, 3/4 cucharadita
Bicarbonato, 1/2 cucharadita
Avena, 80 g
Sal, una pizca
 
Notas de la asaltadora 

Me he concedido un par de licencias. Bueno, una ha sido consecuencia de la otra. Tengo por costumbre aligerar en la medida de mis posibilidades todas las recetas que caen en mis manos, y utilizo infinitas veces el truco de sustituir parte de la grasa de una receta de repostería por puré de manzana o compota.

Por norma, sustituyo 100 g de cualquier grasa por 60 g de puré de manzana y 40 g de aceite de oliva, y rara vez se nota en el resultado final, que sube igual, sabe igual y su aspecto exterior es el mismo.

Ojo, esto no se puede hacer siempre. A veces la parte grasa del asunto es la más importante y la que otorga el carácter a un dulce, por ejemplo no se me ocurriría sustituir la manteca de las perrunillas por este invento. Y para galletas en general no lo hago porque la grasa debe solidificar una vez fría para permitirnos trabajar la masa. Pero en todo tipo de bizcochos, muffins y similares, no me falla. Una vez hemos hecho esto, hay que añadir media cucharadita de bicarbonato junto con la levadura, porque será una masa algo más pesada y necesitará una ayudita extra para subir bien.

MODUS OPERANDI
 

Empezamos por preparar el puré o compota de manzana, si no lo tenemos ya hecho. Sólo tenemos que cortar muy menuda una manzana y ponerla a cocer con un poquitín de azúcar, para que caramelice ligeramente. Una vez esté cocida, la trituramos y podemos usar este puré una vez haya enfriado.

Precalentamos el horno a 225º [lo bajaremos, pero así se compensa la pérdida de calor al abrir la puerta y el frío de los moldes].

En un bol, ponemos el puré de manzana y el aceite, añadimos el azúcar y lo batimos con unas varillas hasta que esté muy bien integrado [Nota: en la foto del paso a paso veréis otro ingrediente a un lado, es un culillo de azúcar y canela que sobró de unos snikerdoodles y que añadí a la masa por aprovecharlo, una cucharada sopera más o menos] .

Con esta mezcla bien integrada [foto 3 del paso a paso] añadimos los huevos y lo volvemos a batir bien.

Sobre la mezcla de los líquidos, añadimos la harina bien tamizada [como es integral quedará el salvado en el tamizador, lo añadimos igualmente], la levadura, el bicarbonato y la avena, y lo mezclamos con una espátula hasta que quede bien integrado.

Es importante no batir de más las masas, porque endurecen en el horno, hay que mezclarlas siempre lo justo, sin pasarnos.

Ya solo nos queda rellenar las cápsulas más o menos hasta 2/3 de su altura, y meterlas en el horno que bajaremos a 180º unos 15 minutos. 

Muffins integrales avena PaP
 
Muffins integrales avena 6

33 thoughts on “MUFFINS INTEGRALES DE AVENA [Dentistas]”

  1. Ya somos dos, autentico pánico con el dentista aunque con los años parece que se va suavizando (será que ya solo voy una vez al año) y suerte que por lo menos el tuyo está buenorro, jajaja…el mio aquí es simpático que también se agradece oiga, jejejej :P
    Besotes guapa

  2. jajaja para mi el dentista y el ginecólogo son como dos demonios, dos monstruos, dos seres que me causan pesadillas y muy malos rollos, así que cuando voy a alguno de ellos, lo paso fatal, el por qué? Pues no sé, miedo irracional supongo, sin embargo he entrado en quirófano para lo del estómago y tan lista…

    Por otro lado, tus muffins se ven extraordinarios, no compro casi nunca harina integral o de otros cereales, se ve que ya va siendo hora, no? Me gusta cómo te han quedado.

    Besos

  3. Se ven fenomenal estos munffins.
    El azúcar con un buen cepillado de dientes se quita pero… has pensado que las caries se van desarrollando por deficiencia de minerales en la alimentación otro añadido extra la mala combinación de alimentos.
    Un saludito

  4. Me he reído un montón con tu entrada, jejej y no porque me ría de tu miedo, porque a mí también me da terror el dentista, si no por la manera de explicarte, me encanta! Los muffins tienen un aspecto buenísimo, además me encanta la avena tanto en el dulce como en lo salado o en el pan, le da un sabor delicioso! :)
    Un besote!
    Raquel

  5. Tienen una pinta estupenda <3 Además con el bombo justo y más bien sanotes, como ami me gustan, ideales para llevar al trabajo o a media mañana, me han gustado!! Tomonota^^
    Besitos guapa

  6. Te comprendo perfectamente, porque yo también soy de las que no paran de cuidarse los dientes y tienen un montón de problemas… Menos mal que con estos muffins se te deben quitar las penas durante un rato y olvidarte de dentistas buenorros, jaja. Qué ricos deben de estar!! Así que me quedo con tu receta…

    Un besazo

    PD. Por cierto, el bacalao no es desalado. Lo pongo en agua junto con los garbanzos 24 horas para que se desale. Luego, ya no añado sal. Pruébalo y me cuentas…

  7. Hoola Ana!
    buen truco ese de la compota de manzana, lo tengo que experimentar. Los muffins, los cup-cake o magdalenotas no son mi pasión pero de cuando en cuando alguna madalena cae, soy una antigua y les llamo mega madalenas. Mola mucho la labor didáctica que haces respecto a los productos que utilizas, las gallinas felices parece que van irrumpiendo en nuestras vidas, ya es hora de pasar del3 al 0 !
    Lo del dentista, tema escabroso donde los haya!!… y caro de c…

  8. Por partes:
    Me ha encantado lo del truco de la compota de manzana, yo que soy anárquico con los pesos y esas cosas, me lo apuntaré para cuando haga algún bizcocho o algo así, aunque no hago muchos.
    Lo del salvado que se separa al tamizar también me ha gustado, mola saber esas cosas.
    En cuanto al dentista…
    Yo soy como tú, cada vez que voy parece una partida de bingo, cuando se pone a cantar caries a la vez que va diciendo números. Pero afortunadamente de momento la cosa se ha quedado ahí, ni endodoncias ni nada.
    Eso sí, hace años que me esfuerzo inconmensurablemente para no sentir miedo en ninguna circunstancia. Te juro, y no es coña, que una vez se me cabreó la dentista porque me quedé frito mientras me hacía una limpieza… y es que el sillón era tan cómodo y el ruidito constante del torno… y vamos, que me quedé dormido y me tuvo que despertar y se mosqueó.

  9. Qué ricas. Pues mira, empiezo por la receta que si no se me olvida. Tengo yo unos muffins tb con avena en las que pongo puré de manzana y son de los que más me gustan del mundo mundial. Yo creo que sí se nota la diferencia pero para bien. No sabría explicarte lo que noto yo en ellos pero por el aspecto del interior de los tuyos es lo mismo, es como si se mantuvieran jugosos y húmedos, como un buen muffin debe ser, no abizcochado como una magdalena, pero a la vez son ligeros, no sé, esponjosos. Es como si lo consiguieran todo a la vez. Y ahora que lo dices, va a ser por eso, porque llevan muy poca grasa y el puré de manzana! Pues yo sólo lo hago en esa receta pero viendo que es aplicable a otras lo voy a “extrapolar” también! Gracias por el dato!

    El dentista: tengo que decirte si no lo has deducido tú sola que sospecho que sí, que como te toque mala boca, da igual lo que hagas. Hay gente con buena boca y gente con mala boca. En mi casa la mala boca es de mi padre y la buena de mi madre. Yo tengo la de mi padre. Las veces que esta que aquí escribe ha ido al dentista espero que te consuelen porque no te voy a quitar el miedo pero al menos no te sientas sola.
    Lo que no paso yo es miedo. No sé si es porque lo he incorporado a mi rutina de sacrificios como el levantarme temprano o el vivir con el dolor de riñones… pero ya no paso miedo. Lo del dique de la endodoncia me ha dado dolor hasta a mí, eso sí. De las peores cosas que he vivido yo: mientras me ponían un implante en un trozo de mandíbula pequeño porque me lo habían tenido que extirpar por un quiste (esta es otra historia pero me falta un trozo de mandíbula) el cirujano maxilofacial hacía su agujero con el taladro (es un taladro en toda regla) y de repente… CLAC. Y le veo que coje unas pinzacas y empieza a estirar de algo, y a manipular, y venga a abrirme la boca más y más que la comisura ya se me rajaba…. Y cuando le pregunto que qué pasa, me dice que SE LE HA ROTO LA BROCA Y SE HA QUEDADO DENTRO DEL HUESO EL TROZO Y QUE NO LO PUEDE SACAR….
    Hala. Para que te sientas comprendida. Yo ya no tengo miedo.

  10. Dentista y ginecólogo…uffffffff, me da igual que me operen, que me rompan los huesines para recolocarlos, pero esos dos que se acerquen poco y productivo……uffffffffff. Por otra parte, el asalto…tengo que probar lo de la manzana, me parece una idea genial. Te han quedado estupendos.
    Besoooooooooos

  11. Qué buena pinta! Me gusta tu idea de sustituir parte de la grasa por puré de manzana. Además de más sano, le tiene que dar un sabor muy rico.
    En cuanto a lo del dentista…tengo la suerte de que lo sufro bien, pero no sabía que había sitios en los que podías pedir sedación! Prefiero lo de la botella de coñac ;) Jajajaja
    Muás

  12. No me hables de dentistas que llevo un año que lo único que hago es visitarla… y yo soy de las tuyas, PÁNICO se queda corto… siempre voy con mi madre, no puedo ir sin ella (aunque tampoco me sirve de mucho porque estoy igualmente caga de miedo) pero bueno, sé que mi mami está ahí… y a pesar de ir un poco “drogui” porque tengo ansiedad y me tomo tranquimazin, da igual, el pánico es tal que la ansiedad y la tensión no dejan actuar a la anestesia y aún haciendo efecto me tienen que chutar 4 veces… eso sí, luego cuando me levanto de ese precioso sillón (que es bonito porque es lila pero es que me cae mal) es tal la tensión que tengo encima que no puedo ni moverme, es como si me hubiesen dado una paliza…
    Mi dentista si que te seda si quieres pero son 400€ más, pero claro, solamente seda en cirugias, periodoncias…
    A mi en lo que va de año me ha salido una caries debajo de un empaste que se ha hecho pulpitis (infección en la pulpa del nervio) lo que me ha llevado a una endodoncia, otra endodoncia en otra muela y antes de que termine Abril tengo que hacerme unos curetajes… así que solamente de pensar en ello me pongo malísima…
    En definitiva, te entiendo perfectamente… muchísimo!!!
    Cambiando de tema, me parecen unos muffins deliciosos, integrales… mmm… me encanta lo integral… ñam ñam!! ^_^
    Un gran asalto, yo ni me di cuenta que estaba porque lo mismo hubiese caído, me gusta mucho!!!
    Besitos y ánimos, estamos las dos igual…

  13. Que ricos y amorosos se ven esos muffins, me han encantado!!! Intentaré hacerlos para mis hijas y por supuesto con huevos de gallinas felices, que mi hija mayor me tiene del tema, que me las tiento…jajajaa
    Por cierto lo que me he llegado a reír con tus visitas al dentista buenorro, a mi me pasa igual. Me dan pánico y me agarro al sillón que parece que lo vaya a arrancar, menos mal que no tengo que ir muy a menudo, que si no un día lo arranco…jajajaa
    Besos y feliz semana!!!!

  14. Hiii yo también le tengo pánico a los dentistas y que quieres que te diga ni buenorros me gustan. En cambio esos muffins me encantan y me queda avena o sea ya mismo. Besos.

  15. Muchacha no me hables de dentista que yo fui porque me dolía una muela, y pensé que tenìa caries. Pues no me equivocaba, tenía caries pero no en esa sino en otras tres muelas y en las del juicio. Venga a empastar y a quitar muelas, ay mi madre, si lo sé no voy jajaja. Y lo que me queda….
    Por cierto voy a apuntar tu truco de aligerar las recetas, me ha gustado y más si está tan cerca la operación bikini jajaja.
    Un besote!

  16. Después de haber sufrido un par de operaciones por mala praxis de una odontóloga (te podrás imaginar por lo que me ha tocado pasar: infecciones, raspajes del hueso maxilar, sufrimiento del color que más te guste, noches sin dormir, etc.) entiendo perfectamente tu sensación-sentimiento para con el dentista. No es que antes de todo ello me encantara ir, pero es seguro que no le tenía la fobia que ahora le manifiesto. En fin, creo que es una de las situaciones más borders y estresantes por las que nos toca transitar a la mayoría de los humanos…
    En cuanto a los muffins que has preparado, se los ve bien sabrosos y sanísimos con las sustituciones que hiciste. Es que muchas veces, la receta queda más liviana (en todo sentido) y no por ello menos sabrosa. Éste es un caso ejemplo, queda claro ;)

  17. Ay esos dentistas que nos traen de cabeza…! Muy ricas la muffins con la avena, por cierto me apunto lo del el puré de manzana como sustituto de grasa.
    Un besito,
    Angi

  18. Me encantan tus historias jajajaja. Y también me han encantado tus muffins de avena anticaries, tomaré nota por que yo tengo casi todas las muelas y dientes empastados… Según mi dentista (que no está buenorro) soy propensa a las caries y no hay mucho que hacer :( aunque la verdad, yo tampoco intento ponerle remedio por que me encanta el dulce jajajaja.
    Besos

  19. Buff…¡y a quién no le da pánico un dentista! Yo ahora que tengo que ir todos los meses por el tema de la ortodoncia, me voy acostumbrando, pero NO MOLA NADA….

    En fin… oye ¿Y ESOS PAPELES DE MAGDALENAS? Está chulíiiiiiiisimos. Super-piratosos-alsaltabloguicos.

    Jeje

    Cada día me sorprendo con tus truquis. Puré de calabacín espeso en vez de bechamel, puré de manzana para las grasas de los bizcochos… ¡Eres el milagro antigrasa! :D

    Un besazo!!!

Habla ahora o calla para siempre...