ALMEJAS A LA MARINERA [Y bragas a un euro]

CAL 86,3 · HC 5,0 · PR 4,2 · GR 3,7 [100 G]

Almejas marinera 1 Almejas marinera 2

Almejas marinera 5

Bragasauneurooooooooooooooo bragasauneurooooooooooooooooooooo ¡¡¡Niñas!!! Bragas a un euro, la que no se tapa el chichi es porque no quiere!

Y así, venden bragas en mi barrio.

Nada de delgadas modelos desfilando con alas de encaje, ni de sutilezas tales como insinuaciones, medias palabras o miradas provocadoras.

En mi barrio somos prácticos. Las bragas no te las pones para convertirte en supermodelo photoshopeada al instante, te las pones por una cuestión práctica: conviene ir por la vida con el chichi tapado.

Y para eso, con un euro te sobra.

Luego ya podemos entrar en disgresiones sobre si más monas o menos monas, encajes, algodón o nylon, braga, braguita, arrefajo o tanga. Pero para ir por la vida, no hay que complicarse ni un poquito de na.

Yo tengo un puñao, un poco de cada cosa, y me voy apañando con ello. Y tengo las bragas de ligar, que son mágicas. Te las pones y ligas. ¿Y por qué? Porque son enormes, están raídas y tienen rayas amarillas y negras y una abeja maya en mitad del trasero. Y ya sabéis lo que dicen de la ley de Murphy… no vas a ligar el día que vas conjuntada y mona, no… eso no tendría gracia.

Ahora están fuera de uso, pero las conservo por los buenos recuerdos ^_^

Una de las primeras cosas que descubrí cuando empecé a vivir sola fue que todas mis bragas no eran suficientes. ¿Cuanto es eso? Tantas como necesites para sobrevivir un ciclo de lavadora entero. Es decir, si rebuscas en el cesto de la ropa, rescatas unas, las lavas a mano y las tiendes en el radiador… no tienes suficientes. Esto ocurre porque cuando uno se divide a la mitad, pone lavadoras cada el doble de días. Luego dejas de vivir sola otra vez y entiendes que para comprimir todo aquello en un cajón vas a necesitar algo de ayuda… y hacer un poco de criba.

El vikingo no dice nada, con algunas excepciones. Pero a veces pongo unas braguitas [que quede claro: yo solo tengo braguitas, y monas] en la mochila del gimnasio y cuando salgo de la ducha y voy a cogerlas… hay otras.

El otro día le pillé in fraganti dandome el cambiazo, y al menos estoy tranquila con respecto a mi equilibrio mental: no se me va tanto la cabeza, es que, efectivamente, eran otras.

Desde luego, todo esto no deja de ser una grave injusticia y un agravio comparativo. Y me refiero al hecho de que la zona de ropa interior femenina ocupe una planta propia de cualquier tienda de moda, mientras que para ellos como mucho tienen una columna con “boxers-slips-y algún tanga despistado”.

Y no puede ser. Que una se esfuerza en ir mona por la vida y ¿Cómo nos lo pagan? Con calzoncillos abanderado, o como toda sofisticación, boxers de cuadritos.

Me niego. Quiero tangas masculinos de encaje ya. Y si les pica… también a nosotras!

Almejas marinera 3

Receta elaborada para el Reto de Tia Alia, organizado este mes por Cocinando un abril encantado
INGREDIENTES
[APERITIVO PARA CUATRO]
 
Almejas, 500 g
Cebolla, media [80-100 g]
Vino blanco, medio vaso [100 ml aprox]
Harina, una cucharada sopera
Pimentón, 1/4 de cucharadita
Ajo, dos dientes
Aceite, 1 cucharada
Perejil
Sal
Agua
 

MODUS OPERANDI

Lavamos las almejas en abundante agua por la arena que puedan conservar. Reservamos.

Limpiamos y picamos la cebolla muy menuda, y la ponemos a pochar en una sartén con una cucharada de aceite y un poco de sal. Cuando esté ya blandita, añadimos la harina, removemos hasta que no haya harina cruda, añadimos el pimentón, removemos bien otra vez y en menos de un minuto echamos las almejas y el vino blanco.

Es importante que la harina no se quede cruda, y que el pimentón no se queme. Esta será toda la complicación de la receta. Una vez superado este punto, la vida te sonreirá y las almejas se portarán bien.

Con las almejas en la sartén, les damos un par de meneos para que entren en calor y dejamos que el vino reduzca un poco y evapore el alcohol.

En este tiempo preparamos en  el mortero una majada de ajo y perejil, bien machacado, y lo desleímos con un poco de agua. Si pones una pizca de sal a los ajos no saltarán, pero ojo, que ya hemos puesto sal a la cebolla, no te pases!

Cuando el vino haya reducido a la mitad, añadimos a la sartén el contenido del mortero y un poco más de agua, medio vaso aproximadamente, y ponemos una tapa. Las almejas tardarán en abrirse unos 2 o 3 minutos, puedes dejar que se cocinen hasta que la salsa esté en su punto pero no te recomiendo tardar más de 5 minutos.

Si la salsa está muy líquida, es mejor retirar las almejas, reducirla sola el tiempo que necesite y volver a echarlas para darles un meneo final.

Almejas marinera 4

23 thoughts on “ALMEJAS A LA MARINERA [Y bragas a un euro]”

  1. Descohonada estoy. Yo tengo más poco glamour…. Soy tan práctica que todas mis bragas son de ese tremendo color visón (los visones no son de ese color, no entiendo el nombre) o como yo le llamo, color Bridget Jones. Por qué? Porque no se transparentan, y yo no tengo tiempo de pensar en conjuntar braga y sujetador así que como para añadir el conjuntado con la ropa “exterior”. Sujetadores, mismo tema. Leí una vez en una revista de estas que promenten contarte todos los secretos de las celebrities para ser como ellas, que el rosa tpco se transparenta y no es tan anti-líbido. Pero yo no me lo creo.

    Oye, qué tamaño tienen esas almejas no?? Madre mía, qué bocado de bicho tan bueno tienen!
    Besitos.

  2. Hace tiempo que no voy al mercadillo que se hace aqui una vez al mes por que generalmente el dia 6 de cada mes que es el dia que se celebra me toca trabajar pero el lunes que viene descanso e igual me paso por que no es que compre alli ropa pero viene un señor que trae unas legumbres caseras que estan de aupa asi como un pan de centeno casero que idem .
    La verdad es que los que se dedican a los mercadillos tienen un arte que ya lo quisiera yo por que hay que ver como se venden algunos anunciando sus bragas o sujeta levanta entre piernas como gritaba uno una vez que vamos si con esos ajustadores tu marido no te hacia el amooo te devolvia to el dinero del ajustador y el doble amos que aun asi no vi que se los quitaran de las manos por que glamur para el asunto tenian bien poco jajaja.
    En fins que si el bikingo te cambia las braguitas que llevas al gym sera porque las ve muy sexis y quiere que te las pongas solo para el jis..jis.
    Las almejas de relujooooooooooo ademas de estar de muerte relenta no lo siguiente reto mas que superado.
    Que tengas una feliz semana y si tienes descanso desde el jueves disfrutes mucho de esos cuatro dias .
    Bicos mil wapa.

  3. Me ha encantado venir al “mercadillo” hace mil que no voy a uno y eso de ponerse a chillar tanto si son tomates como bragas me deja presente que estoy en España, ains!
    Pero, entre bragas y almejas me quedaré con las segundas, chist! que las pescaderas también chillaban en sus tiempos, ahora ya no…mientras me como un platito de almejas que están muy ricas.
    Un besito

  4. Ains, que me estoy imaginando a la señora que vende las bragas en tu barrio a voz en grito sin pudor ni vergüenza ninguna, y puede que incluso, si tienes dudas de si te quedan bien o no por la talla, sea capaz de ponértelas por delante del “susodicho miembro” para comprobar si se te ajustan bien o no.

    Yo tuve una temporada, mucho tiempo atrás, en que la lencería con cierta sofisticación me encantaba. Ahora, que ya me estoy haciendo mayor, voy a lo práctico y a lo sencillo y huyo de encajes, colorines y floripondios. Hacerse mayor te da ese punto de practicabilidad que no te daba la juventud, que por mucho que la bendigamos, no es perfecta.

    Lo que veo perfectas son tus almejas. ¡Oops! Dicho así, y hablando de bragas, queda fatal. Pero tú me entiendes, y como tú, todo aquel que haya llegado hasta esta entrada por las almejas a la marinera. Y salsa, salsa, cuanto más, mejor. La excusa de la receta son las almejas, pero lo que está de vicio es la salsa.

    Besos.

  5. Qué me gusta a mi un mercadillo, oiga!! jaja. Y lo que más me gusta es esa forma de vender bragas y sujetadores…
    Estoy con el comentario de arriba, vaya forma sutil de asociar ideas… Eres la caña!!
    En cuanto a las almejas… me encanta comerlas de esta manera, acompañadas de una buena cervecita, son uno de los mejores placeres de la vida. Ya ves… con qué poco me conformo!

    Un besazo y disfruta de las vacaciones.

  6. Ay xiqueta, siempre que vengo me parto y ya vas por la segunda edición sobre bragas. A la espera de la tercera que será ya lo más de lo más. Igual una sobre las bragas abeja maya, que me has dejado intrigada, tanto que casi no he mirado las almejas. Uy, eso suena fatal.
    Bueno que un plato genial y las almejas no son de a euro. Besotes

  7. Jajajajajaj todo sea un simple euro para taparse el chichi!! Yo también lo he oído alguna vez, las mujeres gritando a todo volumen como si de su último día de vida se tratara y me hace muchísima gracia, pero nunca me he comprado nada. Bueno miento, una vez de más peque me compré unos calcetines de esos con cera para ir por casa y no resbalar, y ¡aún los tengo!! Mientras cantan podemos disfrutar de estas pedazo de almejas, que tienen una pinta con toda esa picada y esa salsa, que rebañaría la olla, la verdad es que te han quedado genial, solo he probado los mejillones la marinera pero ya tengo ganas de esto!!

  8. Entre almeja y almeja me parto enterita, jaja. Yo soy de las que las acumulo, no las almejas, que de esas doy buena cuenta rápida, sino de la lencería que además me gusta de la llamada “fina” (nunca he entendido el mote, podían llamarla de la de “dejateloscuartos”), otros tienen otros vicios, que se le va a hacer. Pero volviendo a las almejas, ¡menuda salsa rica! Yo creo que es uno de esos aperitivos que enganchan a cualquiera. Todo un acierto.

    Bss

    Elena

  9. jajajaja, venga nena 3 bragas 20 duros, venga nena que me las quitan de las manos!!!! vamos que si el chumino no quieres mostrar, a mis las bragas me has de comprar!!! ajajajajaja…que casi haces que me mee encima! ajajajaja, que buenos recuerdos, me he reído mucho!, pero hay algo que me trastorna… porqué narices el vikingo te cambia las braguitas (ideales y monisimas de la muerte) por otras!?

    Y el recetón…que decirte me ha encantado!!!!!!! estoy ademas bajita de hierro y creo que mis glóbulos están salivando así que no tardaré en hacerla!!!! ummmm…genial encanto!!!

  10. Nenaaaaaaaaa, que tengo la braga-fajaaaaaaaaaaaa :P jaajajajja
    Oye, yo suelo estar de acuerdo contigo, pero imagina a mi marido con tanga de encaje me resulta antimorbo total… jaajajajajaja
    Por lo demás el plato de almejas me parece delicioso!!!
    besos

  11. Jajajaja, la verdad es que no se espera uno semejante historia revuelta con unas almejas a la marinera ….aunque pensandolo bien igual tiene sentido …… jajaja. Y que vivan las bragas a un euro !!!!!

Habla ahora o calla para siempre...