LENGUAS DE GATO [Esclavos]

CAL 368,3 · HC 50,8 · PR 10,2 · GR 16,5 [100 G]

Lenguas de gato 4p Lenguas de gato 5p

Lenguas de gato 2p

Siento que me he convertido en una esclava a tiempo completo.

Y no sé si crear un sindicato o asumir mi condición de humana sumisa y dejarme de tonterías.

Vivo en la casa de una gata tricolor de cabecita blanca y orejas naranjas que cuenta con tres humanos a su servicio. 24h room service. Como en los hoteles. Pero sin pagar.

La gata en cuestión, no es que tenga lengua, que tiene aunque no la usa para hablarnos. Pero tiene unas dotes de mando y un liderazgo que ya quisiera para sí la misma Margaret Thatcher.

Sin hablar, es capaz de obtener de sus tres sirvientes humanos todo lo que se propone. Sin excepeciones.Esto es lo más parecido que he visto a ser dictador en un país remoto y pequeño. Nadie sabe que eres un dictador, y las Naciones Unidas no intervienen. Que ya podían.

Nosotros en algún momento, pensamos que podíamos educarla, reconducir la situación. Pero qué va. Mientras le dábamos lonchitas de pavo para que hiciera tonterías a cambio, estábamos siendo observados por ella, con la finalidad última de doblegar nuestras voluntades en base a lo que iba aprendiendo. Y ahora somos sus esclavos.

Le damos mimos durante alguna de las horas que pasa despierta, que tampoco son tantas, porque su principal ocupación diurna es: dormir.

Limpiamos y acondicionamos su arena, y si se nos olvida nos lo recuerda dejando algún regalito en el sofá. No sirve de nada castigarla, no es que no lo entienda, es que no le importa.

Tiene establecida una cuota diaria de chucherías, y no podemos comer una loncha de jamón de pavo sin darle un trozo como impuesto gatuno por ser humanos y comer pavo en su presencia.

Cuando quiere mimos, no suele tener en cuenta qué día o qué hora es. Esas cosas son asuntos de humanos por los que ella no se preocupa. No es casual que los gatos no usen reloj.

Sobre educarla… bueno… digamos que hemos pasado del “no te subas a la mesa” a “vale, pero lejos de la comida” y ahora… ahora es… bueno, ahora nos roba comida del plato delante de nuestras narices. Y punto.

Supongo que con el tiempo me iré acostumbrando. Tampoco es tan incómodo ser el esclavo de un gato. Cuando se acuesta en tu regazo y te ronronea… voy a darle un poquito de pavo, que hace mucho que la princesa no se come una loncha.

Receta hecha para Tia Alia

Lenguas de gato 6pLenguas de gato 1p
Lenguas de gato 3p
INGREDIENTES
 
Azúcar glas, 60 g
Harina de trigo, 30 g*
Maizena, 30 g*
Nata, 75 ml
Claras de huevo, 2 uds
Sal, una pizca
Cremor tártaro, una pizca [opcional]
Esencia de naranja o de azahar
 

*Si los huevos son grandes, usa 40 g de cada harina para compensar o la masa quedará excesivamente líquida, y una vez mezclado, no hay vuelta atrás.

MODUS OPERANDI

Precalentamos el horno a 225º antes de empezar.

Montamos las claras con una pizca de sal [y cremor tártaro si tenemos] y reservamos. El cremor tártaro ayuda a montar, pero no es imprescindible, solo es útil si lo tenemos.

En un bol, mezclamos bien las dos harinas, el azúcar, la nata y la esencia, hasta tener una pasta homogénea.

Sobre esta pasta añadimos las claras en tres veces, la primera podemos mezclarlas sin mucho cuidado ya que solo queremos aligerar la textura, y las dos últimas lo hacemos con movimientos envolventes y mucho cuidado para que no se bajen.

Si la textura resultante puede ir a una manga, puedes usarla y hacer líneas rectas de masa sobre papel de horno, del grueso de un dedo y con una separación de unos 3 dedos entre una y otra. Si la masa es demasiado líquida, no pasa nada, con una cuchara o con la misma espátula, pones porciones alargadas de masa sobre la bandeja de horno. No tienen que quedar regulares y perfectas, tampoco queremos que parezcan compradas.

Horneamos a 180º unos 8-10 minutos, hasta que los bordes estén doraditos. Sacamos las lenguas con el papel de horno, SIN MOVERLAS, y las pasamos a una rejilla, papel incluido. En 5 minutos las despegamos del papel y las dejamos en la rejilla directamente. Si las tocas estando calientes, se rompen.

Sólo extenderemos la masa que vayamos a hornear, el resto lo dejamos en el bol. Cuando vayamos a meter la siguiente tanda [estas cantidades dan para dos tandas] la ponemos en otro papel de horno sobre la bandeja y la pasamos inmediatamente al horno, no la dejamos reposar extendida, porque se desparrama.

Para el montaje del pastelito

Montamos un poco de nata con azúcar, y con una manga pastelera con boquilla grande redonda, hacemos un zigzag sobre una lengua de gato. Colocamos otra encima y repetimos la operación. Sobre la de arriba ponemos un poco de mermelada, la mía es de cerezas con vainilla.

7 thoughts on “LENGUAS DE GATO [Esclavos]”

  1. No hay problema por usar el horno,aqui en el norte se lleva bien el calor ,ademas estas lenguas se hacen en un abrir y cerrar de ojos y quedan bien ricas.
    Me gusta ese milhojas que has montado.besinos

  2. Qué ricas. Soy fanática de las lenguas de gato. Yo tuve un gato también hace años pero no conseguimos llevarnos bien. Igual es que soy un poco rebelde e intenté levantamiento contra su dictadura militar que no prosperó. Él siguió siendo el comandante en jefe y yo me quedé de rebelde escondida en la selva. Intentábamos evitarnos aunque cuando le llegó su hora lloré mucho. Nos queríamos en el fondo.
    Besitos guapa.

  3. Ay, lo que he sentido no tener tiempo para hacer también esta receta… Pero no se me va a escapar, soy super fan de las galletas sin mantequilla que estén ricas (algo enooooormemente difícil, créeme) y estas tienen que ser un vicio acompañando heladitos… Las haré seguro. Y mi ama es de especie perruna, no muy diferente de tu princesa gata, no es que sea un consuelo, pero me alegra saber que no soy la única esclavizada…

  4. Yo me puse AA en la cocina para así no darme pereza encenderlo en verano.Unas lenguas así tan bien presentadas son muy apetecibles en cualquier momento del día, siempre y cuando doña gata no te las “robe”
    Bss

  5. jajajajjaa, adoro a las personas que amais asi a los gatos! me parece de admirar, el amar tanto a un ser que como bien dices va a la suya, pero que realmente es un zalamero que os embelesa…me parece precioso!jajajajajajaa. y estas lenguas de gato no me importaria probarlas! Hambreeeeee!

  6. Es que los gatos son geniales. Nos pensamos que nosotros los adoptamos a ellos, pero es totalmente al revés :)
    Las lenguas de gato se ven muy ricas, y así montaditas… uuuummmm… qué rico!!!
    besos

  7. Jajajaja… parece que describes también mi casa en la que vive un gato con dos esclavos, no sé como hacen pero no se les puede decir que no, será porque ponen a ronronear y a frotarse con tus piernas y porque sabes que mejor les das lo que piden o sabes que la cosa terminará malamente!
    Las maravillosas lenguas para el invierno que mi horno está de vacaciones…
    Besos.

Habla ahora o calla para siempre...