QUICHE DULCE DE MANZANA [Con marketing olfativo mediante]

CAL 132,5 . HC 20,6 . PR 8,2 . GR 15,3 [100 grs]

 OLYMPUS DIGITAL CAMERA
 
Marketing olfativo.
Sí, sí. Olfativo. Marketing. Ver para creer [mejor dicho, oler para creer]

Esto me ha llamado tan poderosamente la atención que no me he resistido a compartirlo con vosotras, vaquitas mías.

He visto en uno de estos canales frikis de documentales extraños que ven personajillos como yo, un documental que hablaba de las nuevas tendencias en marketing.

Superado aquel clásico de música lenta para prolongar la estancia en el supermercado, y rápida para agilizar las cajas, y superada la práctica de tener en pleno mes de agosto el aire acondicionado de las tiendas a todo trapo [pobres niñas tras los mostradores con su plumas puesto y con cara de no entender el despilfarro energético] para invitar a entrar a las mismas, y de paso, comprar alguna cosita.

Superado el rollo zen de la colorterapia [rojo para motivar, azul para relajar…] y también el feng shui en la distribución de las tiendas [ya sabéis por qué algunos supermercados tienen los repuestos de coche detrás de los trastos del jardín].

Ahora nos seducen por la nariz. Toma ya!

Y es que han descubierto… la rueda. Vamos, que no hace años ni nada que las panaderías abren sus puertas y ponen el pan justo enfrente para que huela a pan y bollos recién hechos en la calle y te apetezca entrar.

 
Pero claro, que esto se sofistica. Ahora resulta que las inmobiliarias usan perfume de café recién hecho. Las bocaterías, a falta de aroma propio, usan un ambientador de pan caliente. Y los baños del Prat huelen a … ¡crema catalana! Hemos perdido el norte.
Y me pongo a investigar, por curiosidad simplemente, y averiguo cosas tan sorprendentes como que Pepsi perfumó con un aroma de vainilla y cerezas sus anuncios en determinadas revistas, que Pedigree puso pegatinas con olor a galletas para perro en determinados anuncios en tiendas veterinarias para que los perros tiraran de sus dueños pa’dentro, o que en una campaña para promover el consumo de leche se puso aroma a galletas en las marquesinas de los autobuses. Toma ya!

Y digo yo, con qué perfumaría mi blog, si esto fuera posible?

Pues vaquitas, pondría no un olor a guiso ni a pan, sino un olor con el que me sienta identificada. Uno de esos olores con los que se me pone sonrisa tonta. Y os vais a sorprender: olor a cebolla churruscadita. Ese aroma que desprende la cebolla cuando pasa de pochada a casi quemada, me fascina. Me recuerda a mi infancia. No sé que recuerdo tengo asociado a este olor, pero quemo la cebolla de mis guisos a propósito.

Creo que no iba a ser muy eficaz como herramienta de marketing, pero os aseguro que si mi blog huele a cebolla churruscadita entraría más – ergo, publicaría más cosas.

De momento, os dejo uno de los aromas más gratificantes en la cocina: manzanas en el horno… ¿las oléis?
 
 
INGREDIENTES
 
Pasta filo, 4 láminas
Almendras en bastoncitos, 50 gr
Manzanas dulces, 5 piezas o 700-800 gr
Limón, 1 pieza
Huevos, 4 unidades
Nata ligera para cocinar, 200 ml
Edulcorante equivalente a 150 grs de azúcar
Mermelada sin azúcar
 
MODUS OPERANDI
Se forra la base del molde con las láminas de pasta filo, una sobre otra. Se pueden pintar con un poco de aceite en spray [yo uso uno aromatizado a mantequilla que es la caña].
 
Se reparte la almendra molida por encima.
 
Se pelan las manzanas, y se cortan en láminas finas, una mandolina aquí ahorra muuuucho trabajo. Las rociamos con el zumo de limón y rallamos la piel encima. Las colocamos sobre la base.
 
Se baten ligeramente los huevos, y se mezclan con la nata y el edulcorante, para verter la preparación sobre las manzanas. 
 
Se mueve ligeramente el molde para que la mezcla penetre bien las láminas de manzana, y se hornea en el horno precalentado unos 40-45 minutos a 180º para hornos de aire.
 
Fuente: Los dulces de Lito [receta tuneada]

 

 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

19 Comments

  1. No solo se utilizan los olores para atraer a los clientes, la musica tambien influye,primero te ponen una musica tranquila que te invita a comprar mas relajadanete, vamos que a mas rato mas posibilidad de que cargues mas,y, luego conforme se acerca la hora del cierre la musica va in crescendo,o, lo que es lo mismo cada vez es mas rapidita para que asi aligeres la compra y te largues para cuando sea la hora…..anda y que no saben na’ estos del marketing.

    Por cierto la tarta buenisima, casi percibo el aroma de esas manzanas.
    Bsitos

    Reply
  2. Llevo tiempo sin pasarme por tu blog y me ha encantado leer tu entrada… Los del márketing siempre se les ocurre inventar la rueda o el agua caliente jejeje
    Rica receta, en invierno lo que más me gusta es el rico olor de la canela con manzanas al horno…
    Un saludo,
    Palmira

    Reply
  3. Pues el olor de esa quiche de manzana tiene que ser espectacular, jejeje.
    Lo del marketing olfativo me recuerda a un reportaje que leí sobre los restaurantes de “nueva cocina”, en el que hablaban de no sé qué cocinero del estilo de Ferrán Adriá. En su restaurante, cuando comías platos “marineros” (pescado, marisco…), ponían ALGAS en unos ventiladores de techo, para dar aroma de mar….
    Yo es que con algunas cosas flipo, jajajaja. No sé si lo harán en serio o por tomarnos el pelo.
    Un besote, guapa.

    Reply
  4. Muchas gracias por todos vuestros comentarios. Sé que no estoy contestando al día porque ando liada con cositas varias, pero no dejo de pasarme y dar las gracias por seguir ahí. Muaks. Muaks. Muaks. Muaks. Muaks. En fin.

    Reply
  5. Hola, vaquita!!! Je je je. Permíteme que discrepe contigo, porque por muy friki que seas, por tus comentarios, no te veo yo que seas de las que vas a esos programas testimonios de la tele, vaya.

    A mi el olor a cebolla chamuscadita no me inspira, así que no sé si perderías conmigo a una de tus seguidoras, pero si sabes echar un ojo a la cebolla, rehogarla en la sartén despacito, y ese olor que desprende me encanta. Me gusta mucho el olor del paquete de café reciéna abierto, del olor del limón en las manos. Son ideas, … nada más que ideas. Pero me temo que aún nos queda por esperar por el internet olfativo.

    La quiché dulce me parece que ha de estar divina. El contraste crujiente de la pasta filo, con la melosidad de la manzana ha de ser … delicioso!!

    Me voy, vaquita. Besos

    Reply
    1. Hola!

      Me alegra que te haya gustado! El aceite en spray yo se lo compré directamente al chico que los comercializa, porque es un conocido mío, pero no los vende al por menor. Los vende solo a restaurantes…

      Puedes pintar las láminas de pasta filo con mantequilla derretida, que es lo habitual, queda crujiente y delicioso!

      Reply
  6. margapeich

    Hola Ana. Tus recetas, no se por que no las e provado y tampoco se cocinar. Pero tus comentarios me encantan…..sigue asi. Y ya me cocinaras algo en navidades. Graciasssss

    Reply

Habla ahora o calla para siempre...