QUESO AZUL VEGANO [Ni queso, ni azul]

Queso azul vegano Queso azul vegano, con okara de almendra Queso azul vegano, con okara de almendra

Esto es como lo que pasa con los príncipes azules. Que los conoces un poco y son ranas disfrazadas. Pues lo mismo igualito. Tú ves queso azul vegano  y tus papilas gustativas se dilatan de placer anticipado. Porque tú amas el queso sobre todas las cosas, y el queso azul sobre todos los quesos. Y sabes que decir queso azul es tan genérico como decir comida porque no hay relación alguna entre un potente cabrales y un stilton, pero a ti te da lo mismo. Es queso azul y tú eres vegano o intolerante a la lactosa, y lo quieres.​

Y acabas de ver unas fotos donde yo te he colado un queso azul vegano. Y me estás leyendo y ya has empezado a odiarme, porque te estoy contando que esto ni es queso, ni es azul. Es más, ni sabe a queso, ni recuerda el sabor del moho del queso azul con la misma potencia. Pero oye, que si eres vegano o intolerante a la lactosa, esto va a interesarte igual. Si vienes de hacer leche de almendras, también te interesa. Mucho.

La cosa es que no puedo tomar algunos lácteos, porque soy intolerante [puedo tomar otros, según la cantidad de lactosa, pero leche en ningún caso]. Y como la leche vegetal es carísima y además consume una cantidad de plásticos inaceptable, me hago mi propia leche de almendras. Barata y responsable. Y de la leche de almendras, queda un residuo, que es la fibra de la almendra que no ha sido triturada, y que se llama okara. La okara que obtengo cada vez que hago bebida de almendra [vamos a dejar de llamarla leche, que parecemos acomplejados] la guardo en un tarro dentro del congelador. Cuando el tarro se llena, descongelo todo, y veo que uso le doy.

La okara como tal es como pasta de almendra, sólo que más líquida y un poco desaboría porque parte del sabor ya lo hemos quitado. Pero es rica y nutritiva. Y con ella se pueden hacer infinidad de quesos veganos, que es a lo que venimos.

A la okara le he añadido un poco de levadura nutricional [no confundir con levadura de cerveza, no es lo mismo], que tiene un ligero sabor a queso. No a queso azul, más bien a queso… no sé, a mí me recuerda al cheddar o al emmental, ese tipo de quesos. Además he puesto un poco de alga chlorella en polvo, que da un leve sabor a hongos [a alga, en realidad, pero como no está hidratada puede dar el pego] y un color verduzco que casi pasa por azul si no le ponemos la lupa. Y esto, debidamente aderezado y colado con un paño de gasa, da un queso vegano que no es queso ni de lejos, pero que tiene muy buen sabor, una textura ideal para untar y nos permite aprovechar toda la okara acumulada en el congelador.

Así que como no podía ser de otra manera, os traigo esta receta con #reciclandosabores de mi amiga Rossgastronómica, a ver que os parece!  Para hacerla, me basé en esta receta de Reinas y repollos y la adapté a mis necesidades [a la okara, en realidad].

Queso azul vegano, con okara de almendra

  Queso azul vegano, con okara de almendra

 

QUESO AZUL VEGANO

[200-250 g aprox]

CAL 378,7 · HC 3,1 · PR 11,5 · GR 36,0 [100 G]

INGREDIENTES
Zumo de medio limón
Vinagre de Umeboshi, 1½ cucharada [sirve un vinagre aromático: arroz, sidra…]
Sal, ¼ cucharadita o menos
Levadura nutricional, 1½ cucharada
Orégano seco, 1 cucharadita
Alga chlorella, ¼ cucharadita [vale alga spirulina, nori, wakame… siempre en polvo]
 

*En lugar de okara, se pueden usar 150 g de almendra o de anacardos triturados con 90 g de agua

MODUS OPERANDI

Partimos de toda la okara descongelada, si la teníamos guardada en el congelador.

En un bol ponemos la okara, y añadimos la sal, el limón y el vinagre. Removemos bien. Incorporamos la levadura nutricional y mezclamos. Esta levadura dará el sabor a queso, yo recomiendo probar el punto de la mezcla antes de seguir y decidir si queremos poner una poca más.

Queso azul vegano, con okara de almendra

Mezclamos completamente, y de la pasta resultante retiramos a un bol más pequeño un tercio del total. A este tercio apartado, le añadimos el orégano seco y el alga chlorella, o la que hayamos elegido para dar color. Lo mezclamos hasta tener una pasta de color uniforme.

Queso azul vegano, con okara de almendra

Una vez listo, devolvemos el contenido del bol pequeño al grande, y lo mezclamos en tres o cuatro movimientos toscos, para que no se integre del todo. Queremos que queden vetas de color, no tener una pasta de aspecto uniforme.

Ponemos la pasta en una tela de gasa o paño fino de algodón, lo cerramos haciendo una bola, y presionamos para sacar el exceso de agua. De esta forma la bola de queso se compactará y se convertirá en algo muy similar en textura al queso azul, y perfecto para untar en tostadas.

Queso azul vegano, con okara de almendra

14 Comments

  1. Libia

    Oinsssssss!!!!! Yo quiero, yo quiero, yo quiero!!!! Me encanta Ana. A ver si encuentro las visitas que me faltan y lo hago. Besos gordos!!!

    Reply
  2. Ahora somos mujeres luchadoras con principios solidos y metas reales, no buscamos príncipes de ningún color nos valemos solitas, no ¿ Ana :-)))
    Con los quesos pasa lo mismo no queremos hacer sufrir, ni matar animales y como algún nombre tiene que tener su “homónimo vegano” pues eso!!!!! que mucho más rico y saludable segura, sin explotación animal bien!!!!!! por tu queso que no es queso jjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj
    Un saludito

    Reply
  3. Pues mira que quesico tan chulo te ha quedado. Me encanta, porque aunque no siempre me hago la leche vegetal casera, la okara sólo la usaba para hacer gofres. Y la clhorella dichosa, que si no es en un batido verde no sé donde meterla, tendrá una estupenda salida.
    Genial Ana.

    Reply
  4. Hola!! me lo adjudico sin pensar más. La receta es genial, parece queso azul, y es que te ha quedado igualito a la vista. Me gusta todo lo que lleva, así que queso vegano zul…. ven a mi cocina!

    Reply
  5. Ana !! me encanta !! tu no queso azul !! El queso azul como buena asturiana me rechifla, bueno en realidad me encantan todos los quesos. Y este daba algo por una rebanada ademas sin lactosa, aunque a mi los quesos no me hacen daño. yo me llevo la receta que la semana que viene viene mi hijo y le voy a hacer leche de almendras que es lo que toma. y guardare la okara. Siempre me encanta venir a vete porque aprendo muchísimas cosas y me encantan tus recetas preciosa. Esta me rechifla.
    BesInos
    El toque de Belén

    Reply
  6. Patty Frattini

    Ana, pues sí, ves “Azul” y las papilas empiezan a funcionar, me encanta, aunque no soy ni vegana ni intolerante (en nada) y adoro cualquier queso, en casa no lo pueden ni oler y por desgracia, literalmente. Así que imagínate, comiendo queso a escondidas ja ja ja

    Una receta muy chula y nada fácil creo, encontrar los ingredientes, aquí no hay casi nada que se salga de lo común, menos mal que “san online” me salva muchas veces.

    Con lo de las leches vegetales no estoy muy de acuerdo, al nombre me refiero, solo está aceptada la de almendras por un tema cultural. Solo son leches la de cabra, oveja o vaca, te lo comento pues el otro día cayó en mis manos un artículo de El País muy interesante sobre esto y sobre lo perjudicial que puede ser la soja y muchos de sus productos así como el aloe, sobre todo para mujeres embarazadas, increíble, no tenia ni idea.

    En fin me he enrollado.

    Besos y si me das uno de aperitivo lo acepto encantada.

    Reply
  7. A ver si a la próxima que nos veamos llevas un poco en un tarrito en ese maravilloso bolso lleno de sorpresas que usas :-)
    Tengo que probarlo!
    Y no me voy sin decirte que estás loca y que no se de donde sacas el tiempo y la “imaginación” para preparar este tipo de recetas.
    Tu talento está desaprovechado jajaja…
    Besos
    Nieves

    Reply
  8. Pues mira no he preparado leche de almendras pero si de soja y con la okara preparaba unos bizcochos riquisimos , es una pena que la haya dejado de preparar por que si no ponia en practica tu receta , me ha encantado tu idea de reciclar la okara,asi ,seguro que esta de rexupete.
    Bicos mil wapa.

    Reply
  9. Pues mira ahora que esta tan de moda en gastronomía el Trampantojo, este queso azul parece eso, porque en realidad engaña al ojo.
    Ya tenía ganas de ver como demonios habías preparado esta receta y la verdad es que me ha sorprendido al leerla.
    Chica lo que no se ocurra a ti no se le ocurre a nadie.
    Muchas gracias por ser tan generosa y aportar una receta estupenda a reciclando.
    Bss

    Reply
  10. Pues si que me has engañado, y me pica la curiosidad por probarlo que no sustituirlo por el queso de los que nos aprovechamos de lo que nos da la naturaleza como es la leche y sus deliciosos quesos. Una delicia mas para nuestras mesas en la terraza acompañando la cerveza de solecito sin pasar frío eh ;p Me encanta tu reciclaje, feliz día, besos!!!!!!!!!!!

    Reply

Habla ahora o calla para siempre...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.